martes, 19 de junio de 2018

Aniversario simbólico

Foto: La Gaceta Salta
El 20 de junio de 1820 se recuerda el fallecimiento de Manuel Belgrano.Su vida refleja dos aspectos muy valiosos: su adhesión a una causa contrapuesta a sus intereses profesionales, ya que él no era un marginal del sistema; y el otro, su ductilidad, dado que era abogado y no dudó en asumir la responsabilidad militar de encabezar el Ejército del Norte. Era un profesional que supo convertirse en revolucionario y también conducir un ejército.
Como hombre de negocios que era, supo dar paso a la austeridad de la función pública y de morir pobre luego de haber dado todos sus bienes a un proyecto de nación aún incipiente.
Y lo recordamos por algo tan valioso hoy como entonces: la creación de un símbolo visible para guiar a las fuerzas en el campo de batalla; la institución de un emblema que trasmitiera por sí sólo los valores y el coraje de un pueblo: la bandera.
En estos tiempos líquidos podemos verla e identificarnos con ella en un estadio y emocionarnos cuando se la viste en forma de casaca deportiva.+)

viernes, 15 de junio de 2018

Un siglo de traformaciones traumáticas


El 15 de junio de 1918 estallaba la Reforma Universitaria en Córdoba que abría el gobierno universitario a una mayor participación de los estudiantes y que pregonaba la autonomía universitaria, el cogobierno, la extensión universitaria, la periodicidad de las cátedras y los concursos de oposición.
Paralelamente, la Universidad de Buenos Aires introducía modificaciones en forma silenciosa.
A un siglo de producidas tales modificaciones habría que analizar el resultado de la participación de los estudiantes en el gobierno universitario, ya sea en el armado del plan de estudios como en la selección de profesores, por ejemplo.
Esta clase de protestas tienen efectos catárticos y muchas veces sirven para calmar los espíritus y emprender nuevos caminos. Pero medio siglo después se produjo el Mayo Francés y un año más tarde sucedió la versión argentina, el Cordobazo.
Está claro que lo que ha perdido fuerza durante este siglo es la autoridad académica. En los colegios se puede ver con ve nitidez el trato que los alumnos y sus padres dan a los docentes. Estos, por su parte, ya no viven en forma honorable; son humildes proletarios de la educación y sus agremiaciones son elocuentes al respecto.
Aquella célebre Reforma Universitaria de 1918 suele ser identificada como uno de los efectos producidos por la Ley Saenz Peña de Voto Universal, Secreto y Obligatorio, sancionada cuatro años antes y que permitió el acceso de las grandes masas y sectores populares al poder, personificado en la presidencia radical de Hipólito Yrigoyen.
En el mundo sucedían hace un siglo la Revolución Rusa y, poquito después, la Primera Guerra Mundial, con la consecuente modificación del poder mundial que derivó un cuarto de siglo después en la Segunda Guerra Mundial, de cuya posguerra emergieron la Guerra Fría; su reacción, los afiebrados 60; la Carrera Espacial, y una serie de invenciones tecnológicas que transformaron la cultura, la economía y las instituciones políticas y sociales.
Pasaron 50 años del Mayo Francés y las transformaciones culturales siguen estando a la orden del día, como si fuera algo novedoso y positivo.
¿No bastó un siglo de enormes transformaciones para que el mundo empezara a despertar a una nueva era? ¿Cuánto más debemos esperear? ¿Qué más sucederá?

jueves, 14 de junio de 2018

Matador

Foto: Cronista.com
Hoy comienza a disputarse la Copa del Mundo en Rusia.
Un 14 de junio hace 40 años Mario Alberto Kempes, “el Matador”, hacía los dos goles a Polonia en Rosario -nos habían ganado en la edición anterior- y nos proyectaba hacia la primer conquista argentina en la historia de los mundiales.
Para quienes éramos chicos, esos recuerdos son imborrables. Gritamos, sufrimos y reímos y, por un momento, todos tiramos para el mismo lado, a pesar de que para muchos el término "Matador" significara algo terrible por esos días.
El deporte, como las bellas artes, pueden construir puentes hacia donde parece imposible llegar; y, entre los deportes, el fútbol es pasión de multitudes.
Que esto sirva para matizar los sentimientos de los muchos que hoy quedamos desgarrados por el resultado de la votación en Diputados en favor de la Legalización del Aborto y para quienes eso del "Matador" cobra nuevamente otro significado.
Aprendamos a perdonar, a dar vuelta la página y a amar a nuestros hermanos por sobre todas las cosas.
Que el fútbol no sea solamente un divertimento, una distracción, sino el motivo para encontrarnos con nuestro prójimo y, más allá de las diferencias, dejarnos confundir en un abrazo.
Dios quiera que, en los próximos días, podamos volver a gritar todos juntos "¡Vamos, Argentina!"

lunes, 11 de junio de 2018

G7: esta imagen lo dice todo

Bundesregierung/AFP / Jesco DENZELFoto tomada por un fotógrafo oficial para el gobierno alemán, el 9 de junio de 2018 en La Malbaie, en Quebec, del presidente estadounidense Donald Trump, sentado, frente a la canciller alemana Angela Merkel y los otros participantes del G7

¿Una fotografía para la historia? La imagen viral difundida en el G7, donde Donald Trump parece enfrentado al resto del mundo, resume las nuevas fracturas occidentales pero da lugar a todo tipo de interpretaciones.
"Occidente conmocionado", titulaba el lunes el diario alemán Tagesspiegel junto a la imagen, tomada por un fotógrafo oficial que trabaja para el gobierno alemán y difundida en las redes sociales por el portavoz de la canciller Angela Merkel.
El presidente estadounidense "agrede a los socios de Estados Unidos ¿el G7 está acabado?", se preguntaba el diario berlinés.
Esta imagen, digna de una composición pictórica, fue una de las más compartidas, comentadas y parodiadas en las redes sociales. Parece sintetizar más que todos los discursos el estado del mundo tras el fiasco de la cumbre de países industrializados en Canadá.
Fue tomada por un fotógrafo alemán premiado con el World Press Photo, Jesco Denzel, especialista en fotos y retratos oficiales.
Su amplia difusión por el gobierno alemán responde a un claro objetivo de comunicación: mostrar la firmeza de Merkel, a la que se ve rodeada por los otros dirigentes del G7. Inclinada hacia adelante, con la manos sobre la mesa, parece encararse a Donald Trump, o incluso reprender al jefe de Estado norteamericano sentado frente a ella.
"Donald, la próxima vez que tuitees una tontería te vamos a confiscar el teléfono ¿lo entiendes?", ironizaba en Twitter el ex primer ministro belga, Guy Verhofstadt.
Para el semanario alemán Der Spiegel, es "una gran victoria de relaciones públicas para Alemania". "En política, no sólo los contenidos son importantes, las imágenes también lo son", agregaba.

- 1-0 a favor de Trump -
Sin embargo, las interpretaciones de esta escena divergen según los analistas, muchos de los cuales ven a Donald Trump como el vencedor en esta imagen.
"1-0 a favor del presidente estadounidense", considera en Twitter Elisabeth Wehling, especialista en Ciencias Políticas y Lenguaje de la universidad de Berkeley, en California.
Trump "permanece sentado mientras los otros presentes están de pie", subraya la experta, como un modo de "afirmar su propia autoridad".
Además, en la imagen Trump parece ignorar a Merkel, que se dirige a él, y escuchar en su lugar al presidente francés Emmanuel Macron, situado a la derecha de la canciller.
Para el entorno del presidente estadounidense, la imagen de Trump impasible, con los brazos cruzados, demuestra su firmeza.
"Otro de esos G7 en los que los otros países esperan que Estados Unidos sea eternamente su banquero. El presidente les dice claramente que se ha acabado", tuiteó John Bolton, consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca.
El sentimiento que predomina en Alemania tras este G7 dramático es el del fin de una época, el de un corte en las relaciones transatláticas, el paradigma sobre el que el país se había reconstruido tras la Segunda Guerra Mundial.
El jefe de la diplomacia alemana, Heiko Maas, consideró que Trump, al retirar su apoyo al comunicado final de la cumbre, destruyó "muy rápidamente una cantidad increíble de confianza" mutua.
Pese a rechazar la idea de un fin de las relaciones con Estados Unidos, Merkel, hasta ahora una gran defensora de la Alianza transatlántica, dijo el domingo por la noche que el presidente norteamericano dio "un paso decisivo".
Poco a poco, la canciller se acerca cada vez más a la visión de una Europa poderosa y soberana: acaba de aceptar la idea de una fuerza de intervención común europea y el domingo por la noche llamó a Europa a defender mejor sus intereses, "so pena de ser aplastada en un mundo donde dominan los polos muy fuertes".+)

domingo, 3 de junio de 2018

El Papa que fue bueno



El 3 de junio de 1963 moría Juan XXIII, llamado el Papa Bueno.
Ignoro si esto de llamar Papa Bueno al Santo Padre resultó exclusivamente de la visible bonomía de Pontífice o si del contraste que su simpatía producía respecto de sus antecesores.
Giuseppe Roncalli fue elegido el 28 de octubre de 1958. Al año inició la preparación del Concilio Vaticano II, en cuyo discurso de apertura se puede advertir las intenciones de adecuación de las formas de expresión del mensaje de la Iglesia a los nuevos tiempos.
Durante sus casi cinco años de papado, "el mundo entero pudo ver en él una imagen auténtica del Buen Pastor. Humilde y atento, decidido y valiente, sencillo y activo, practicó los gestos cristianos de las obras de misericordia corporales y espirituales, visitando a los encarcelados y a los enfermos, acogiendo a personas de cualquier nación y credo, comportándose con todos con un admirable sentido de paternidad. Su magisterio social está contenido en las Encíclicas Mater et magistra (1961) y Pacem in terris (1963)", dice de él su perfil biográfico en la página oficial del Vaticano.
El estilo de Juan XXIII en su momento fue tan revolucionario como lo es ahora el de Francisco. Desde entonces, la Iglesia procuró lograr una mayor sintonía con el mundo contemporáneo. Paulo VI también buscó quitarse la imagen de monarca y de mostrarse cercano de los más necesitados. Juan Pablo II fe, además de un inmenso líder mundial, un gran comunicador social, sin ceder en la ortodoxia de su mensaje religioso. Benedicto XVI privilegió el vigor del mensaje cristiano por sobre las formas, como eximio teólogo que es, pero sus decisiones en materia de reforma de la curia fueron decisivas para ponerse a la burocracia vaticana en contra -que, tal vez, motivaron su temprana renuncia-, y denunció y quitó cualquier tipo de protección para los sacerdotes y religiosos abusadores. Francisco hizo más hincapié en adecuar sus gestos y palabras a las demandas de la población mundial, aunque mantuvo la firme decisión de reformar la estructura del poder papal al colegiar la conducción cardenalicia y de depurar a la Iglesia de actitudes contrarias a la corrección política.
Se podría decir que desde hace unos 60 años que la Iglesia emprendió un camino de aggiornamiento permanente. Los papas se volvieron viajeros y se acaercaron mucho a la gente comun, al punto de tener una opción preferencial por los pobres. 
La transformación eclesiástica es continua, al punto de que parecería que todavía seguirá experimentando grandes cambios institucionales.+)

viernes, 25 de mayo de 2018

Los ciclos

Hace diez años, el campo marchaba por doquier para protestar por el intento kirchnerista de legislar la resolución 125 que imponía retenciones móviles a la soja. Justo ayer, que se cumplieron diez años de la reunión de 300.000 almas en Rosario, el Gobierno de Mauricio Macri tuvo que anunciar que en principio desistirá de la idea de detener la paulatina rebaja de retenciones a la soja previstas desde los inicios de su gestión. La medida había sido puesta en estudio, debido a la situación económica vigente. Nuevamente, la voracidad fiscal apela a la recaudación para evitar los recortes en el gasto; se tapa desviste a un santo para vestir a otro.+)

domingo, 20 de mayo de 2018

Nuestra Revolución francesa


Estamos ingresando en la Semana de Mayo que huele mucho a Revolución Francesa, tanto por los principios que la inspiraron como por sus circunstancias históricas.
Los criollos despertaban a un mundo nuevo, más aún que el de las tierras que ocupaban.
Las instituciones se debilitaban, las costumbres se perdían, las creencias cambiaban. No había casi lugar para dogmatismos, como los que sostienen a la monarquía. Tal era el desorden que, a la hora de declararse la independencia, los congresales analizaron seriamente adoptar esa forma de gobierno en cabeza de un monarca incaico.
El 25 de Mayo se recuerda el primer gobierno patrio. Pero lo que realmente festejamos de aquella revolución fue la autovaloración y el comienzo efectivo del deseo de ser nación.
Un pueblo es una sociedad asentada en un territorio; una república es una forma de gobierno; el Estado es el aparato administrativo que instrumenta las decisiones políticas, pero una nación es, como decía Ortega y Gasset en España Invertebrada, “un proyecto sugestivo de vida en común”.
La Argentina tuvo varios proyectos a lo largo de su historia y siempre hubo facciones que se volcaron por uno o por otro proyecto: unitarios y federales, liberales y nacionales, radicales y conservadores, estancieros e industriales, peronistas y antiperonistas, políticos y militares.
Lo importante no es partidizarse, sino dividirse. Las naciones grandes son los que suman más pueblos. Es natural tener inclinaciones y preferencias. Lo malo es no querer converger en un proyecto común.
Cada 25 de mayo pensemos en grande, pensemos en la Argentina.+)

miércoles, 16 de mayo de 2018

La sombra del campo

El 16 de mayo de 1926 Ricardo Güiraldes publicaba “Don Segundo Sombra”, uno de los libros argentinos más leídos de la historia en sus numerosas reimpresiones.
Hijo de una rica familia bonaerense, Güiraldes nació en 1886 y pasó los largos veranos de su infancia en “La Porteña”, en San Antonio de Areco. En esas tierras tomó contacto con el trabajo rural y con la vida de los viejos paisanos que sobrevivían a los cambios de la época. Entre los arreos, las yerras, los fogones y las noches en la matera fue encontrando a los personajes que recrearon su obra. Allí conoció a Don Segundo Ramírez, el gaucho de raza que inspiró a su personaje.
El libro es relatado en primera persona por Fabio, un joven huérfano que se emplea en la estancia y encuentra en Don Segundo un modelo a seguir. Bajo su guía emprende un largo viaje llevando hacienda como resero, donde forma su carácter en el honor, el trabajo, la lealtad. Valores que el viejo gaucho enseñaba con sus gestos.+)

lunes, 14 de mayo de 2018

Fair Play

Hace 50 años, un gesto deportivo coronaba la llamada victoria moral de un tremendo deportista: Roberto De Vicenzo

Un lamento que cumple 50 años: cuando Roberto De Vicenzo firmó mal la tarjeta del Masters de Augusta

La Nación, 3 de abril de 2018
AUGUSTA.- Fue inmediato: cuando Roberto De Vicenzo aceptó su error, su figura trascendió más que un eventual triunfo. El mundo vio en esa conducta mucho más que las condiciones de un golfista: se enteró de los principios de alguien que creyó firmemente en los reglamentos. Durante esa angustia insoportable, esa autoflagelación ante la TV ("¡Qué estúpido soy!"), su honestidad aplastó cualquier especulación o artimaña que pudo haber pensado para salir del mal trago.

Se cumplen 50 años de un lamento histórico del deporte argentino. La oportunidad para que De Vicenzo agigantara su leyenda y consiguiera su segundo Major en dos temporadas. Paradójicamente, la equivocación que cometió lo catapultó definitivamente a la fama. Y todo por haber firmado una tarjeta con un golpe de más, que lo privó de ir a un desempate con Bob Goalby, un campeón que terminó recibiendo telegramas con insultos y abucheos durante el resto de su carrera. Allí está la segunda paradoja de aquel inolvidable Masters 1968: el ganador fue el villano y el perdedor, un héroe y embajador del golf hasta el día de su muerte, el 1º de junio de 2017.

Eran tiempos de duelo en los Estados Unidos. Una semana antes habían asesinado a Martin Luther King y la Guerra de Vietnam entraba en una espiral cada vez más peligrosa que dividía al país entre pacifistas y belicistas. Y allí, en el Augusta National, había un argentino que llegaba al club con el título del Open Británico de 1967, la mejor carta de presentación para ser candidato. De Vicenzo había jugado su primer Masters en 1950, pero por primera vez enseñaba esa impronta de campeón de quien se alza con un certamen grande. Y soñaba, por supuesto.

Roberto encadenó tres primeras vueltas de 69, 73 y 70; un acumulado de 212 que lo había ubicado a dos golpes de Gary Player a 18 hoyos de la definición. Aquel domingo 14 de abril, día de su 45º cumpleaños, De Vicenzo arrancó la vuelta con un águila en el hoyo 1, para luego sumar birdies en el 2, 3 y 8. En el séptimo hoyo ya era el líder absoluto y, mientras tanto, Goalby se perfilaba también como candidato al título luego de varios aciertos. En el 18, el Maestro se pasó del green y con el wedge quedó a dos metros del hoyo, pero erró el putt y firmó un bogey, para concluir con 65 golpes (-7) y un total de 277 (-11). Goalby resolvió una situación compleja en el 18 para un par que le permitió, también con 277, igualar la línea del ex lagunero de Miguelete.

A De Vicenzo le molestó mucho ese bogey, tanto que lo distrajo y lo sacó de foco. No lo pudo olvidar. Y lo que vino después fue una tragicomedia. Mucho influyó ese barullo de gente que merodeaba la zona del control de tarjetas. Demasiada para un lugar que necesitaba más privacidad y resguardo. Tommy Aaron, su compañero de juego aquel día final, llevó el registro de sus golpes y se equivocó al anotarle un 4 en lugar de un 3 en el hoyo 17, lo que totalizaba una vuelta de 66 golpes y un score de 278 (-10). "No creo que Tommy lo haya hecho con intención. Se descuidó, pero el verdadero culpable fui yo, que debí haber controlado la tarjeta para avalarla con mi firma. Y ni la miré", reconoció el Maestro cada vez que le recordaron el episodio.

 La tarjeta donde se advierte que hay un golpe anotado de más en el hoyo 17: par en lugar de birdie La tarjeta donde se advierte que hay un golpe anotado de más en el hoyo 17: par en lugar de birdie Fuente: AP
En los minutos posteriores al torneo, un miembro del Comité Organizador de Augusta le informó que había firmado mal la tarjeta ya que aparecía un golpe de más. Goalby era el campeón por un mal cálculo. Aaron estaba desconsolado y el Maestro andaba con la mirada en un punto indefinido. La teleaudiencia mundial había visto el birdie en el 17. Sin embargo, en el golf no hay marcha atrás después de una rúbrica. Ya era cosa juzgada: 4 golpes en ese hoyo. Durante la entrevista a dúo para la transmisión oficial, en la que se explicó el error y se destacó la caballerosidad del hombre de Ranelagh, Goalby pinzaba su tabique con la punta de dos dedos mientras cerraba sus ojos, cabizbajo, como si estuviese sumido en un lamento infinito. De Vicenzo, en tanto, esbozaba sonrisas pero sus ojos vidriosos lo delataban.

Antes de aquel momento en vivo en TV, entre las autoridades debatieron casi veinte minutos para oficializar la decisión de declarar ganador a Goalby. En esa agitación incómoda provocada por la detección del error, Clifford Roberts, co-fundador del Augusta National junto con Bobby Jones, se inclinaba por reconsiderar la situación de Roberto, pero se enfrentó con el temperamento reglamentarista de Hord Hardin, presidente del torneo, y de Joe Day, uno de los críticos de golf más reconocidos de la época en los Estados Unidos y también autoridad del Masters.

Solo faltaba consultarle a Jones, que desde 1948 tenía gravemente afectado el sistema nervioso y pasó sus últimos años en silla de ruedas. Igual, su respuesta podía preverse acorde con su filosofía de toda la vida. "Se ganará el Masters bajo las reglas del golf y mediante un juego superlativo", editorializó. Se esfumó entonces el eventual desempate en el hoyo 10 y adiós a la ilusión argentina.

A De Vicenzo, su actitud le valió una medalla de reconocimiento por respetar fielmente el libro de reglas. Además, esa noche fue invitado a la cena de honor para el campeón, lo que no había ocurrido jamás ni volvió a suceder en el Masters. Los jugadores lo apoyaron porque entendieron que un descuido no merecía semejante castigo. Y los periodistas le preguntaron si hubiese aceptado un desempate. "Yo no acepté ser segundo, acepté el reglamento. Primero están las reglas, la posición es secundaria", les respondió, tal como relata el libro "Caballero, Golfista, Triunfador", publicado por su amigo Carlos Oliva Funes.

Al otro día, la repercusiones en los diarios. Todos en su favor. The New York Times escribió: "Millones de televidentes vieron un empate, pero ganó Goalby por un error". Y The Washington Post sugirió que se realizara un hoyo extra. Por consejo de Day, Goalby se llamó a silencio frente a todas las críticas que le cayeron e incluso, en 1969, rechazó de plano la disputa de un match a 18 hoyos frente a De Vicenzo por un premio de 90.000 dólares. Una suma hipertentadora, teniendo en cuenta que había recibido un cheque de US$ 20.000 por haber obtenido la chaqueta verde.

A 50 años de su título, Goalby recordó en Golf Digest aquel episodio en el Masters: "Cuando llegué al 18 después de la última ronda pensé que había empatado con De Vicenzo. Caminé directamente hacia la mesa de la anotación justo detrás del green; fue un poco caótico. Roberto y Tommy Aaron estaban sentados allí, al igual que mi compañero de juego, Ray Floyd, y creo que un oficial. Me preguntaba por qué Roberto todavía seguía allí, porque había jugado dos hoyos delante de mí. Recuerdo haberle dicho algo así como ' Supongo que jugaremos juntos mañana', pero Roberto no me respondió nada, parecía perdido en sus pensamientos. Luego Doc [Cary] Middlecoff, periodista CBS, me dijo: ' Acabas de ganar el torneo'. Le contesté: '¿De qué diablos estás hablando?' Miré al tablero y Roberto y yo aparecíamos líderes con -11. Entonces Doc, que estaba al tanto de lo que se decía a través de un dispositivo de TV, me confirmó: 'R oberto arruinó su tarjeta de puntuación".

 De Vicenzo en la zona de control de tarjetas del Masters, antes del momento fatídico De Vicenzo en la zona de control de tarjetas del Masters, antes del momento fatídico Fuente: AP
De Vicenzo (US$ 15.000 por ser segundo), estaba convencido de que si se hubiera quejado por su gaffe en la aprobación de su tarjeta, o hubiera condenado públicamente a Aaron, de quien siempre mantuvo la máxima confianza, habría sufrido el rechazo general del medio, perdido su prestigio y las chances de ser invitado a otros torneos. El golf le enseñó a respetar las instituciones porque lo tomó como una escuela de vida. De este deporte aprendió a hablar y a escuchar, a jugar y a esperar. Y sobre todo, a entender que la honestidad del jugador debe ser total porque la trampa en el golf es muy peligrosa, ya que deriva en penalidades reglamentarias, sociales y económicas.

Superado el tema, no fueron buenas las experiencias de Roberto en el Augusta National después de 1968. A medida que evolucionaba en el tablero en los siguientes Masters, el público le empezaba a gritar que no se olvidara de firmar la tarjeta y comenzaba a jugar mal. No toleraba ese ruido constante y esas burlas. También, escuchaba comentarios distorsionados de lo que realmente había ocurrido con Goalby. "Recuerdo que un espectador que caminaba a mi lado en la cancha le dijo a su hijo: '¿Ves?', este señor es el que se equivocó porque no sabe sumar', para explicarle al chico que debía aprender Matemáticas". Ese murmullo molesto lo llevó a desistir de Augusta después de 1975. Pero hay algo que al Maestro le sigue quedando pendiente desde el más allá: "Tengo la sensación de que ese Masters de 1968 aún no finalizó. Cuando Bob Goalby y yo nos encontremos arriba, en el cielo, vamos a terminar ese duelo que dejamos pendiente en la tierra".

La desolación de De Vicenzo en la entrega del saco
El discurso final y la decepción de De Vicenzo en el Masters de 1968

viernes, 11 de mayo de 2018

No son fuegos de artificio

Video de MilitaryTop en YouTube

No son fuegos de artificio. No se trata de los preparativos de los festejos del 70 aniversario de la creación del Estado de Israel, que se celebra el próximo lunes 14 de mayo. O tal vez si, ya que el premier israelí se manifestó en favor de apurar el conflicto bélico si éste fuera inevitable.
Da la impresión de que sabe de alguna circunstancia favorable que el resto no ve, excepto por el rechazo noretamericano al 5+1 con Irán y el apoyo de Trump al gobierno a Israel.
Nadie puede dudar de los derechos de un pueblo a gobernar su propio territorio. Menos aún en occidente, ya que esas tierras son la cuna del Cristianismo y de las más importantes religiones y civilizaciones que gobiernan el mundo desde muy antiguo. Justamente por eso es importante que resguardar el patrimonio de la humanidad que allí yace y evitar acciones que limiten el acceso de los creyentes a los lugares santos para su veneración.
Asimismo, es incomprensible que con los mismos argumentos que se defiende el Estado judío se limite el derecho de los palestinos.
Dios quiera que se imponga la paz entre esas naciones milenarias y que el Demionio de la Guerra no haga prevalecer su fuerza.+)