sábado, 15 de septiembre de 2018

El gemido desgarrador

Una de las más conocidas canciones de los Beatles, Hey Jude, cumplió 50 años hace unos días. Con motivo de eso Paul McCartney -notablemente locuaz en estos días- recordó lo que lo impulsó a escribirla.
Dijo que John Lennon se acababa de separar y que su hijo Julian (Jules, luego Jude) estaba triste y sin consuelo.
Julian recordó que pasaba mas tiempo a veces con Paul que con su propio padre. Durante la década beatle los cuatro fantásticos vivían juntos e integrados a sus familias.
Paul quiso enseñarle a expresar sus emociones a la manera de los artistas. Y logró hacerlo con él y con millares.
Lo que vale destacar acá no es tanto el fenómeno musical como el efecto humano de las nuevas tendencias sociales.
Hey Jude es el gemido embellecido del desgarro familiar.+)

Alto concierto



El Concierto en la azotea fue el último concierto que realizó la banda británica The Beatles al final de sus años como banda y en la época donde el nivel musical había comenzado un elevado ascenso, hasta llegar a la cumbre máxima en Abbey Road. Es nombrado popularmente como concierto en la terrazaconcierto en el tejado y concierto en Apple Corps, y recibe este nombre obviamente por que se realizó en la azotea de los Apple Corps en Londres, estudio de grabación de la banda.
Lo que manifiesta es el continuo deseo de renovar las formas, de innovar, de cambiar.+)

martes, 21 de agosto de 2018

Libre


El 17 de agosto de 1971 murió el primero de entre unos 200 alemanes, al intentar cruzar el Muro de Berlín.
La canción de Nino Bravo, compuesta en plena conmoción al ver agonizar al joven por TV, es un grito de libertad, al tiempo que una emotiva obra de arte.

El 9 de noviembre se conmemoran 20 años de la caída del muro, de 160 kilómetros de largo.
Cerca de 200 personas murieron al intentar escapar a Occidente y atravesar el Muro de Berlín, una barrera de hormigón que los más ingeniosos lograron superar en globos de fabricación casera, túneles o coches con doble fondo.
Todo comenzó un 13 de agosto de 1961, cuando el gobierno de la antigua República Democrática Alemana ordenó el cierre de la frontera con Berlín Occidental, con la idea de frenar el éxodo de los ciudadanos de la parte oriental a la zona próspera en busca de nuevas oportunidades.
En la actualidad, se cree que más de 100.000 ciudadanos de la RDA, para quienes estaba terminantemente prohibido cruzarlo, trataron durante su existencia de superar el Muro de Berlín o la frontera interalemana, la brecha que escindió el país durante 28 años.
Algunas de estas personas fueron abatidas a tiros por los soldados del régimen comunista, pero otras murieron durante la fuga, por causas indirectas, ya sea ahogados, en accidentes mortales o al suicidarse tras haber sido descubiertos.
A día de hoy, a punto de celebrarse 20 años del derrumbamiento, no existen cifras precisas sobre el número de personas que fallecieron en la capital: según las fuentes, varían desde las 86 víctimas de la Fiscalía de Berlín, hasta las 313 que maneja la organización humanitaria "13 de Agosto".
Según un estudio elaborado recientemente por la Fundación Muro de Berlín y el Centro de Investigación de Historia Contemporánea de Potsdam, sólo en la ciudad murieron entre 1961 y 1989 un total de 136 personas, de las cuales más de la mitad lo hicieron en los cinco primeros años de Muro.
En esa "lista de la muerte" con nombre y apellidos, la primera víctima fue Ida Siekmann, que murió el 22 de agosto del 61, al saltar atemorizada por la ventana de su casa, en la que habían levantado barricadas la noche anterior, y morir en la caída.
El último fue Winfried Freudenberg, quien se estrelló el 8 de marzo de 1989 con su globo casero en el barrio occidental de Zehlendorf, al apresurarse por sacar de golpe todo el aire, por miedo a alcanzar el distrito contiguo, que era de nuevo territorio de ocupación soviético.
Por acción directa de las fuerzas de seguridad del Este, el primer muerto fue Günter Littin, el 24 de agosto del 61, y el último Chris Guefroy, en febrero de 1989.
Se estima que hubo al menos otros 251 casos de personas que perecieron durante o después de haberse sometido a los estrictos controles de los soldados apostados en la "Muralla de Protección Antifascista", la mayoría por infartos de miocardio.
Aún más complicado resulta encontrar números definitivos de víctimas de la frontera interalemana, aunque el mismo proyecto de investigación, terminado el pasado agosto, apunta a que oscilan entre 270 y 780.
Los intentos de huida fueron cuanto menos variopintos, como el que protagonizaron el 5 de diciembre de 1961 seis hombres, diez mujeres y siete niños, que atravesaron la estación de tren berlinesa de Albrechtshof y escaparon hacia el distrito noroccidental de Spandau con una locomotora.
A la lista de fugas ingeniosas, hay que añadir el momento en el que 14 "ossis" -habitantes de la parte oriental- cruzaron un río en medio de una lluvia de balas a bordo de un barco de pasajeros, o cuando un grupo de 57 personas se arrastró por un túnel de aproximadamente 150 metros de largo bajo el muro de Berlín.
Incluso hubo quienes trataron de desafiar a las leyes de la naturaleza, como la familia que trepó por el tejado de un edificio ministerial de la RDA, contiguo al Muro, para escapar desde allí con un teleférico de construcción casera.
De los pasos fronterizos, el más famoso es el conocido como "Checkpoint Charlie" donde los soviéticos registraban a los efectivos de las Fuerzas Armadas americanas, británicas y francesas, antes de pasar al Este, y convertido hoy en uno de las monumentos turísticos por antonomasia.
Berlín guarda aún hoy en su memoria a las víctimas mortales con una misa diaria en la Capilla de la Reconciliación, así como a través de varios lugares conmemorativos, como son los pedazos del Muro que aún quedan en pie, y de los cuales el más largo y célebre es el denominado "East Side Gallery".

domingo, 22 de julio de 2018

Help!


El 23 de julio de 1965 salió el simple Help!
Si bien todas las composiciones eran atribuidas a Lennon y McCartney, se sabe que es un tema de John Lennon, que manifestaba por primera vez cierto cansancio del sostenido éxito al que los  fabulosos cuatro se habían visto expuestos desde 1962.
Aún cuando fue un gran éxito de ventas, que fuera llevada al cine y que The Beatles recién se separaron en 1970, Help! fue el momento culminante para la banda de Liverpool que revolucionó el la cultura en el siglo XX.+)

Cine bélico

Los norteamericanos han desarrollado un género de cine bélico que le permitió, a la vez que entretener audiencias -como ha sucedido desde antaño, dado que la épica militar no se compara con ninguna-, justificar su enorme gasto en defensa.
Rescatando al Soldado Ryan, que se estrenó el 21 de julio de 1998 y que se alinea en esa zaga de títulos que Hollywood y Netflix nos han facilitado ver, cumplió veinte años de vigencia.+)

sábado, 21 de julio de 2018

La independencia


Tucuman juró el 21 de julio de 1916 la independencia proclamada el día 9 anterior.

La Gaceta afirma que "el Congreso envió un oficio al gobernador intendente de Tucumán, coronel Bernabé Aráoz en el cual expresaba que, declarada la Independencia el día 9, era todavía necesario “un vínculo más fuerte, un compromiso particular”, que manifestase más vivamente la voluntad de los ciudadanos de “defender hasta con su sangre el rango y carácter de una Nación libre e independiente”.
El 21 acudió “con todas las corporaciones” a la sala del Congreso, a prestar el juramento de la Independencia. Asimismo debía tomar las medidas “para que todos los ciudadanos de cualquier clase que sean, las milicias y habitantes de la campaña, lo presten igualmente de su parte en el día y lugar que V. S. señalare”. El mismo diario asegura que acudieron con el gobernador Aráoz, el general Manuel Belgrano y sus oficiales, “cuerpo municipal, clero secular, comunidades religiosas y demás corporaciones de esta capital, con un crecido número de ciudadanos de todas clases del Estado.

Este relato sirve para recordar el precio que tenía para esas poblaciones la declaración de la independencia nacional. El Congreso quería asegurarse de ellos eso de "juremos con gloria morir".
En nuestro tiempo es realmente extraordinario que alguien exponga su vida por un proyecto colectivo. El mandato imaginario es tener mejor vida, y tenerla ya; si conviene, migrando, más allá de lo que le suceda a nuestros compatriotas. "Yo puedo, Yo me salvo". Otros prestan su apoyo a quienes impulsan cambios políticos, pero como lo quieren inmediatamente lo hacen con histerismo: prestan y retiran el apoyo tan rápidamente que es imposible construir nada serio y, si no es serio, entonces fracasa.
Algunos dirigentes piensan que, por esa conducta, es que hay que buscar el favor popular para luego embarcarlos en cualquier empresa sin previo aviso.
De esto se desprende que la liquidificación social posmoderna dificulta a la democracia la procuración del bien común. Porque es impensable defender el proyecto nacional sin comprometer recursos para eso. Pero los recursos normalmente se asignan a la satisfacción electoral, que tiene otras urgencias.
Por esto creo que la soberanía está directamente relacionada con la educación en valores.+

martes, 19 de junio de 2018

Aniversario simbólico

Foto: La Gaceta Salta
El 20 de junio de 1820 se recuerda el fallecimiento de Manuel Belgrano.Su vida refleja dos aspectos muy valiosos: su adhesión a una causa contrapuesta a sus intereses profesionales, ya que él no era un marginal del sistema; y el otro, su ductilidad, dado que era abogado y no dudó en asumir la responsabilidad militar de encabezar el Ejército del Norte. Era un profesional que supo convertirse en revolucionario y también conducir un ejército.
Como hombre de negocios que era, supo dar paso a la austeridad de la función pública y de morir pobre luego de haber dado todos sus bienes a un proyecto de nación aún incipiente.
Y lo recordamos por algo tan valioso hoy como entonces: la creación de un símbolo visible para guiar a las fuerzas en el campo de batalla; la institución de un emblema que trasmitiera por sí sólo los valores y el coraje de un pueblo: la bandera.
En estos tiempos líquidos podemos verla e identificarnos con ella en un estadio y emocionarnos cuando se la viste en forma de casaca deportiva.+)

viernes, 15 de junio de 2018

Un siglo de traformaciones traumáticas


El 15 de junio de 1918 estallaba la Reforma Universitaria en Córdoba que abría el gobierno universitario a una mayor participación de los estudiantes y que pregonaba la autonomía universitaria, el cogobierno, la extensión universitaria, la periodicidad de las cátedras y los concursos de oposición.
Paralelamente, la Universidad de Buenos Aires introducía modificaciones en forma silenciosa.
A un siglo de producidas tales modificaciones habría que analizar el resultado de la participación de los estudiantes en el gobierno universitario, ya sea en el armado del plan de estudios como en la selección de profesores, por ejemplo.
Esta clase de protestas tienen efectos catárticos y muchas veces sirven para calmar los espíritus y emprender nuevos caminos. Pero medio siglo después se produjo el Mayo Francés y un año más tarde sucedió la versión argentina, el Cordobazo.
Está claro que lo que ha perdido fuerza durante este siglo es la autoridad académica. En los colegios se puede ver con ve nitidez el trato que los alumnos y sus padres dan a los docentes. Estos, por su parte, ya no viven en forma honorable; son humildes proletarios de la educación y sus agremiaciones son elocuentes al respecto.
Aquella célebre Reforma Universitaria de 1918 suele ser identificada como uno de los efectos producidos por la Ley Saenz Peña de Voto Universal, Secreto y Obligatorio, sancionada cuatro años antes y que permitió el acceso de las grandes masas y sectores populares al poder, personificado en la presidencia radical de Hipólito Yrigoyen.
En el mundo sucedían hace un siglo la Revolución Rusa y, poquito después, la Primera Guerra Mundial, con la consecuente modificación del poder mundial que derivó un cuarto de siglo después en la Segunda Guerra Mundial, de cuya posguerra emergieron la Guerra Fría; su reacción, los afiebrados 60; la Carrera Espacial, y una serie de invenciones tecnológicas que transformaron la cultura, la economía y las instituciones políticas y sociales.
Pasaron 50 años del Mayo Francés y las transformaciones culturales siguen estando a la orden del día, como si fuera algo novedoso y positivo.
¿No bastó un siglo de enormes transformaciones para que el mundo empezara a despertar a una nueva era? ¿Cuánto más debemos esperear? ¿Qué más sucederá?

Recomiendo leer "Del mito de la reforma de 1918 a la necesidad de un nuevo cambio", por Rogelio López Guillemain, La Prensa 27.06.2018

jueves, 14 de junio de 2018

Matador

Foto: Cronista.com
Hoy comienza a disputarse la Copa del Mundo en Rusia.
Un 14 de junio hace 40 años Mario Alberto Kempes, “el Matador”, hacía los dos goles a Polonia en Rosario -nos habían ganado en la edición anterior- y nos proyectaba hacia la primer conquista argentina en la historia de los mundiales.
Para quienes éramos chicos, esos recuerdos son imborrables. Gritamos, sufrimos y reímos y, por un momento, todos tiramos para el mismo lado, a pesar de que para muchos el término "Matador" significara algo terrible por esos días.
El deporte, como las bellas artes, pueden construir puentes hacia donde parece imposible llegar; y, entre los deportes, el fútbol es pasión de multitudes.
Que esto sirva para matizar los sentimientos de los muchos que hoy quedamos desgarrados por el resultado de la votación en Diputados en favor de la Legalización del Aborto y para quienes eso del "Matador" cobra nuevamente otro significado.
Aprendamos a perdonar, a dar vuelta la página y a amar a nuestros hermanos por sobre todas las cosas.
Que el fútbol no sea solamente un divertimento, una distracción, sino el motivo para encontrarnos con nuestro prójimo y, más allá de las diferencias, dejarnos confundir en un abrazo.
Dios quiera que, en los próximos días, podamos volver a gritar todos juntos "¡Vamos, Argentina!"