viernes, 18 de diciembre de 2009

El factor K

Este era el diciembre que esperábamos. Mucho ruido institucional y puja política. El kirchnerismo tratando de retener el poder que la oposición le arrebató en las urnas en junio y aquella, caminando lentamente hacia 2011.
La oposición que se siente ganadora -básicamente, el panradicalismo- no quiere hacer olas. Procura garantizar los resortes que le aseguren ese tránsito hacia el éxito, nomás.
El macrismo podría estar en el mismo camino, pero el Gobierno se ocupa de debilitarlo. Con éxito hasta ahora.
El peronismo disidente sabe que tiene que hacer muchos méritos para ser elegido, tras tan intensa experiencia justicialista, y sortear muchas disputas intestinas. Este sector es el que puede dar más dolores de cabeza al oficialismo. Porque puede resultar igualmente movedizo y dañino.
Alerta, Néstor Kirchner no para de operar. Cada vez que se asoma un inconveniente, sube la apuesta. Es lo mismo que viene haciendo desde hace muchos años. Hasta hace poco le servía; hoy le provoca una merma inmensa en su caudal de poder.
Este es el único imponderable para este verano: que queriendo evitar que la oposición consolide un poder que inmovilice la marcha gubernamental, genere un cortocircuito que se cobre una megavíctima.
No hay motivo para pensar que esto pudiera suceder excepto que el Hombre, en la soledad de Olivos, reaccione destempladamente o provoque un hecho que no tenga marcha atrás. El factor K, que es básicamente la sorpresa, podría terminar siendo un boomerang.+)

Esta columna se toma un descanso estival. ¡Felíz Navidad!

viernes, 4 de diciembre de 2009

Bisagra

La sesión preparatoria de la Cámara de Diputados de la Nación de ayer se constituyó en una bisagra para el proceso político argentino.

El ex presidente Néstor Kirchner había intentado mantener a presión el mismo esquema de poder que logró constituir durante su Presidencia, mediante un entramado de leyes, manejo de caja y forcejeos callejeros. Pero no alcanzó.

La reunión de la mayoría opositora de ayer y la exitosa imposición de un dificultoso acuerdo que ésta había alcanzado, sin que aparecier con una actitud "destituyente" -como le gusta calificar al oficialismo todo gesto adverso a sus deseos-, fue el cimiento de un nueva nueva técnica de construcción política.

El último intento del ex presidente por evitar que la voluntad expresada en las urnas el 28 de junio último llegara a convertirse en un acuerdo que asentara la situación minoritaria del oficialismo en la Cámara baja apareció ante los medios como un capircho. No pasaron dos horas que el kirchnerismo tuvo que bajar apresuradamente para evitar que la oposición pudiera ir más lejos que lo que se había pautado en buenos términos con Eduardo Fellner y Agustín Rossi.

El kirchnerismo no solamente tuvo una seria derrota parlamentaria sino que al intentar evitarla la evidenció.

Ahora el oficialismo deberá asumir su debilidad política. No cuenta con un Congreso ni con una Corte Suprema de Justicia afín. Más aún, la Justicia ha tomado distancia y, ahora que ya enjuició al primer "gordo" sindical amenaza con avanzar sobre el propio Hugo Moyano. Habrá que ver cómo reacciona el camionero ante un eventual apresamiento.

El Gobierno tiene dos años por delante, siempre y cuando no haga méritos para acortarlos. La oposición ya le demostró que sabrá ser solamente un contrapoder. Lo que resta saber es si los Pingüinos saben gobernar con tales condicionamientos.+)

sábado, 28 de noviembre de 2009

Pronóstico Reservado


Sabemos poco. Tenemos mucha información interesada. Aquella que se anuncia, como el canto del tero, para desviar la atención de la aves de rapiña respecto del escondite de sus huevos. Nos falta conocer los intereses y las necesidades de los principales actores, de los decisores. Pero, aún cuando supiéramos lo que está por hacer algunos de ellos, no sabríamos cómo reaccionarían éstos ante movidas ajenas que aún no han sido explicitadas. Si, todo muy complejo.
¿A quién se le podría ocurrir que Mauricio Macri avalaría el matrimonio gay? Apoyado en los sondeos capitalinos, se echó al influyente cardenal Jorge Bergoglio en contra y dejó a su débil precandidatura presidencial en terapia intensiva. El episodio policial de Ciro James, más grave en relación con los derechos individuales, no lo podría haber impactado tanto como esta atrevida visita al progresismo más audaz. Ya no sabemos quién es Macri, ni si pretende representar al sector nacional y popular, o si ha trabajado exclusivamente por su reelección capitalina.
Tampoco sabemos cómo reaccionarán los dueños de la calle. El sector más conservador, liderado por los sindicatos cegetistas -acompañado por los piKeteros-, mantienen una dura pulseada contra la izquierda que representa la grieta en el monopolio de la representación sindical, apoyado por una central de trabajadores que fuera kirchnerista y que ahora amaga a marcharse ruidosamente de allí si el Matrimonio Presidencial no se decide a dar reconocimiento formal a la CTA.
Para colmo, apareció Raúl Castells tomando un supermercado del barrio porteño de Constitución, primero, y un bingo platense al día siguiente. Como si se tratara de un espontáneo clamor popular, organizaciones sociales de izquierda cortaron la avenida de Julio entera, incluyendo las colectoras Lima y Bernardo de Irigoyen, para solicitar la liberación del piquetero peronista más dialoguista; otro dialoguista, Eduardo Duhalde, había hecho votos, dos días antes, en favor de un gobierno de unidad nacional. ¿Todos juegan para Cleto Cobos?
Las calles capitalinas empezaron a sentir el repiqueteo de las cacerolas, hasta ahora tímidamente. La información del interior es alarmante; parecería que allí no alcanzan las explicaciones institucionales. Es que la gente -es decir, la clase media y también la ruralidad-, ahora más influyente que el otrora pueblo -los obreros industriales-, ha empezado a sentir los síntomas del hartazgo.
El 10 de diciembre se ha convertido en la falsa visión de un oasis. Se empieza a hablar de mayorías opositoras y del control al poder de los Kirchner... pero se podría pensar que, frente a tanta afrenta y violencia verbal, pueda resultar un botín insuficiente; la sociedad está crispada.
Por momentos uno deduce que se repiten las condiciones para que se produzca un 20 de diciembre, pero es raro que las situaciones sociales se repitan en forma tan parecida. Entonces uno sospecha que hay alguien que quiere que pensemos de esta forma. ¿Quiénes? ¿Para qué?
Versiones, esperanza, desesperanza, irritación, molestias reales, dificultades económicas, constituyen un guiso que puede caer muy pesado para los calores que se avecinan en diciembre. En la terapia intensiva, el médico nos diría que el prónostico de este maltratado paciente es reservado.+)

lunes, 16 de noviembre de 2009

Choque de gigantes

La semana pasada dos grandes choques hicieron temblar la tierra.
Primero fue la marcha que no llegó a ser. Contra el agrado de la CGT, Hugo Moyano se fotografió junto al piquetero Luis D'Elía para convocar a una marcha de apoyo al Gobierno Nacional, el próximo 20 de noviembre. La postal del tren fantasma, por un lado, y la posibilidad de medirse en número contra la CTA y las organizaciones piqueteras troskistas -o al menos no kirchneristas- hicieron recomendable el desistir ante semejante riesgo. Difícilmente los Kirchner pudieran haberse repuesto de una paliza en ese terreno. Una cosa es medirse, y aún perder, contra el campo, al que puede acusar de oligárquico, por equivicados que estén; otra, muy distinta, es estar en minoría con el pueblo, en la calle.
La otra pulseada fue la que juntó a las megaestrellas televisivas Mirtha Legrand, Susana Gimenez y Marcelo Tinelli, contra la inseguridad. Para colmo, nuevamente Luis D'Elía y ahora también la principal espada oficialista en el Senado, Miguel Pichetto, salieron a cruzar a los voceros del clamor popular. ¿Quién les habrá recomendado semejante burrada?
¿Estarán groguis los Kirchner? No se sabe de que haya nada preparado para diciembre; es decir, nada extraño o que se parezca al 2001. Sin embargo, fue el propio jefe de gabinete de Ministros, Aníbal Fernández, en su primer visita al Congreso en tal cargo, quien afirmó sin que nadie le preguntara que no se irán, que nadie los sacará.+)

domingo, 8 de noviembre de 2009

La Presidencia

Prácticamente no es discutible afirmar que la acción política sin legitimidad provoca rechazo popular. La gente está harta de tanta crispación, de tanto piquetazo, de tanta hiperactividad política. Reconoce la capacidad de la Bestia, pero no quiere más irritación. Lo dicen las encuestas. La gente quiere paz y desarrollo.
Lo que pasa es que esta larga transición entre la elección y la asunción de las autoridades elegidas el 28 de junio último desgastó a los ganadores, que luego de los festejos quedó muy lejos de proyectar una acción de Gobierno; que recién podrá delinear, muy genéricamente, a partir del 10 de diciembre, cuando asuman.
Para ese momento, la principal discusión es acerca de quien irá a ocupar la presidencia de la Cámara de Diputados. Por varios motivos. Pero fundamentalmente por el hecho de que podrá aparecer una figura nueva que tercie entre las actuales alternativas al kirchnerismo, y porque estará en el tercer puesto de la sucesión presidencial.
El peronismo no ignora ambos temas. Felipe Solá, con el apoyo de Eduardo Duhalde, sería el elegido. A diferencia de lo que pasaba hace un par de lustros, Diciembre ya no es un mes en el que se desactiva el año sino que promete ser nuevamente una caja de sorpresas.+)

domingo, 1 de noviembre de 2009

Bajón

Falta poco más de un mes para que asuman los legisladores elegidos el 28 de junio.
El Gobierno, a contra pelo de la buena práctica institucional, aceleró todas las leyes pendientes que pudo con la antigua relación de fuerzas e impuso un nuevo marco legal vacío de legitimidad política. Ahora encara un esquema de reforma electoral para lograr imponerse como el candidato del peronismo, más allá de lo que sus compañeros piensan: que está muerto.
En sus años de administración, el kirchnerismo logró vaciar de poder a las provincias y fortaleció a las facultades nacionales, apalancado en la fuerza bonaerense. Un retroceso histórico. Patético.
No tiene sentido salir en defensa de los gobernadores peronistas, ni sumarse al coro de críticos de la oposición, porque estos aún no tienen el poder que le asingó la gente en los últimos comicios. Es lamentable ver que los medios le hacen el juego a K criticando a los opositores. La única culpa es la total desaprensión de los Kirchner para con las instituciones democráticas. Es más, es impresionante ver cómo la nueva dirigencia respeta al Ejecutivo más allá de lo que haga, de sus acciones. Han desacralizado a la voluntad popular. Pero la oposición no rompe límites. Lo esperan. Saben que no tiene chances de recuperar un nivel de aprobación que lo pueda habilitar a un nuevo mandato. Le aguantan sus humillaciones, su destrato, sus trampas. Hacen lo que pueden. Ponen la otra mejilla.
Esperemos que la gente sepa valorar, más allá de las histéricas valoraciones mediáticas, lo que uno y otros han hecho en su favor.+

martes, 20 de octubre de 2009

El Milagro de la Violencia

En los primeros tiempos del kirchnerismo, cuando empezaban a aparecer los protagonistas del fenómeno piquetero como una pata social de la transversalidad K, la violencia esgrimida era puramente verbal, disuasiva.
Los escraches impusieron un estilo forzado de expresión, pero no implicaron violencia explícita, salvo excepciones.
El conflicto con el campo, que no fue particularmente violento, incursionó en manifestaciones de fuerza de ambos lados. El escrache al jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, en una visita por el interior santafecino, así como el golpe propinado por Luis D'Elía a un manifestante agrario, cerca del Obelisco porteño, fueron ejemplos de eso; vale recordar que el apresamiento de Alfredo de Angeli por parte de la Gendarmería como el primer antecedente de represión policial de la gestión K.
El conflicto de Kraft, como ya hemos mencionado en otras ediciones, dio otra vuelta de página en este capítulo. Al mismo tiempo, los piquetes de izquierda sitiaron a la ciudad de Buenos Aires, en simultaneo con sendos operativos en el interior del país. Ahí el aire se empezó a enrarecer. El kirchnerismo forzó la marcha parlamentaria, más allá de la transición legislativa, mientras fue cayendo estrepitosamente en sus índices de aceptación e imagen.
Ahora, el ataque sufrido por el presidente de la Unión Cívica Radical (UCR) en su tierra jujeña es la explicitación de este mismo fenómeno social. Porque, para colmo, el oficialismo demoró 48 horas en repudiar la agresión; por el contrario, piqueteros filokirchneristas se solidarizaron con la cabeza visible del movimiento Tupac Amarú, que tuvo a su cargo la maniobra y que según dicen tiene llegada directa con Néstor Kirchner.
Milagro Sala, de ella se trata, ha consagrado la violencia política en el altar de la Democracia Forzada. Amén.+)

lunes, 12 de octubre de 2009

Sonó el Clarín

La sanción de una ley de Medios Audiovisuales ha sido uno de los hechos más destacados de las últimas semanas.
Porque significó el combate entre dos pesos pesados: Clarín, el principal multimedios de la Argentina, y el ex presidente Néstor Kirchner que se niega a resignar el poder, sin importarle el resultado electoral del 28 de junio.
Porque los medios audiovisuales han condicionado la Argentina de los últimos años, y no siempre necesariamente bien.
Porque la libertad de expresión es una garantía democrática fundamental.
Porque la política no tenía claro que partido jugar, y la opinión pública vio mucho corporativismo en ambos sectores en pugna.
Para Clarín es una de las más significativas derrotas en los últimos tiempos. Nadie se le había animado a tanto. Kirchner le pisó el fútbol, fue por la hegemonía mediática y ahora amenaza con caminarle Papel Prensa.
Para Kirchner no se repitió el malogrado episodio de la 125, cuando el campo le demostró que él no podía hacer lo que quisiera con la Argentina; que había límites. Desde entonces, el Gobierno busca desafíos difíciles, pero posibles. Con aliados.
Ahora Clarín tendrá que buscar su propia ecuación. Antes no hacía falta el gato, porque alcanzaba con el olor a gato. Ahora deberá cazar algunos ratones para dar crédito a sus amenazas. Si quisiera mantener su imperio.
No hay lugar para la negociación. Tal vez para un armisticio, nomás.
El oficialismo intentará antes del 10 de diciembre una reforma política que permita a la Argentina tener un mecanismo similar al de los Estados Unidos, funcional a la nominación -no necesariamente ganadora- de Kirchner, y una reforma del poder financiero.
Néstor sueña con ser Winston Churchill. No aspira ya a ganar en 2011. Se conforma con cargarse a unos cuantos, según a confesado a algunos conocidos. Sabe que esas victorias le cuestan poder político, imagen negativa. Pero sigue adelante. Tal vez logre ser el hombre más odiado de la Argentina, o alcance ser un líder para un segmento poblacional que lo empieza a mirar de otra forma.+)

domingo, 27 de septiembre de 2009

Espiral

El final de un proceso desgastado y remañido se aproxima.
Las opciones de reemplazo del kirchnerismo procuran alejarse del buque que hace agua para evitar ser succionados con él hasta las más oscuras profunidades de la política, tal como observan que le sucede a Daniel Scioli.
Hoy hay elecciones en algunas provincias. En Salta, Juan Manuel Urtubey ha mantenido un discurso cuasi opositor. Hermes Binner, cuyos diputados nacionales aprobaron con el oficialismo la ley de medios, anunció ayer que no formará parte de ninguna fórmula presidencial y que solamente gobierna pensando en los santafecinos, que también acuden hoy a las urnas; ya prácticamente no se habla de la candidatura de Carlos Reutemann para 2011.
Mauricio Macri manda emisarios a afirmar que será una opción para el recambio presidencial, pero él se guardaría el anuncio formal hasta junio para anunciarla formalmente. Se debate entre la ansiedad de los suyos y las implicancias políticas de tal posibilidad.
El vicepresidente Julio Cobos, con el soterrado apoyo de Eduardo Duhalde, es el único que avanza inexorablemente como opción.
A todo esto el ex presidente Néstor Kirchner, que se levantaba de entre las cenizas forzando a sus huestes a una última batalla suicida, sufrió demoras senatoriales en el trámite parlamentario de la ley de Medios. Con algunas modificaciones, nadie temerá a esa vaina sin cuchillo. Por otra parte, tendrá que concentrarse en el tratamiento de esta ley y demorar los otros proyectos que pensaba tratar antes del 10 de diciembre (entidades financieras, reforma política). Solo, en la intimidad de Olivos, vacila entre el alarido feroz y el silencio. Pronto esucharemos sus diatribas.
Pero lo más grave que le ha sucedido al kirchnerismo es la aprición de un virus para el que no tiene anticuerpos; al contrario, es una enfermedad que correrá rápidamente por su organismo con resultados fatales. La protesta sindical en la fábrica de Kraft, en Pacheco, es un conflicto que lo corre por izquierda y deja de manifiesto el carácter conservador de sus alardes revolucionarios.
La izquierda, que acompañaba a Kirchner en su trayecto final, observó con espanto la represión del viernes a la tarde. Las mayorías sociales, cansadas de los piquetes capitalinos y de los paros de subte, celebraban las declaraciones del jefe del gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que condenaron el sitio piquetero contra Buenos Aires. Pero difícilmente celebren la represión de quien criara dirigentes piqueteros durante toda su gestión.
Parecería ser que hay un plan. Los piquetes se repiten sistemáticamente. Se han visto tanto en Buenos Aires, como en Rosario y en Córdoba. Los paros de las agrupaciones sindciales disidentes -generalmente afiliadas a la CTA- taponan las bocas de los dirigentes cegetistas, cuando no los obligan a competir en el terreno de la protesta. Lo mismo pasa con los cada vez peor pagos dirigentes piqueteros oficialistas; con la caída de la caja fiscal, se han perdido muchos planes y con ellos sendas lealtades.
La dinámica parecería haber ingresado en un acelerada espiral.+)

domingo, 6 de septiembre de 2009

Scioli es K-K

La salida de Emilio Monzó del gabinete de la gobernación provincial evidenció una profundización del alineamiento de Daniel Scioli con los Kirchner.
La salida del ministro de Asuntos Agrarios significó desandar el camino del dialogo y de la concordia que suele peregrinar el gobernador y, al mismo tiempo, construir una inexplicable subordinación al Matrimonio Presidencial en un contexto de una rabiosa radicalización.
A Scioli le sobraría razones para mostrar un matiz diferente dentro del oficialismo, aún sin llegar a romper lanzas con el Gobierno Nacional. Pero los Kirchner no admiten términos intermedios; lo curioso es que él prefiera internarse en el desierto sin la provisión del agua garantizada.
Al proyectar todas las concesiones que Scioli ha tenido con Kirchner solamente queda esperar que termine ofreciendo la poca vida política que aún le queda.
Según trascendió periodísticamente, el jefe de gabinete provincial Alberto Pérez habría confesado al despedido diputado provincial en uso de licencia Monzó: "Ahora somos más K que nunca"; ergo, Scioli es K-K.+)

martes, 25 de agosto de 2009

Tintinar

Los Kirchner parecerían haber puesto el pie hasta el fondo del acelerador.
El veto a la ley de Emergencia Agropecuaria, la denunciada operación contra Carlos Reutemann, el globo de ensayo acerca de un posible aumento en las retenciones a la soja, las agresiones denunciadas por ejecutivos del Grupo Clarín, el probable envío del proyecto de ley de Radiodifusión a la medida como para perjudicar a Clarín, la insistencia con un proyecto de Arrendamientos que podría enfrentar a las entidades rurales, entre muchas otras iniciativas odiosas, van calentando el ambiente social y corporativo.
Parecería que Kirchner, lejos de lamentarlo, no deja de buscar combustible para arrojarlo luego a la hoguera política.
Con un contexto económico muy deteriorado, uno podría pensar que el ex presidente tirará de la sábana para poder cubrir sus agujeros fiscales y, en caso de que alguno chille, podría acusarlo de atentar contra la gobernabilidad... y pedirle al Congreso que convoque a elecciones anticipadas para marzo de 2010.
Si hay que imaginar un escenario, veo una población irritada caceroleando o al Campo en pie de guerra, primero, y la inmediata convocatoria eleccionaria para despresurizar, antes del 10 de diciembre.+)

sábado, 22 de agosto de 2009

La noche del peronismo

No hay que confundirse: la oposición se impuso sobre el oficialismo, pero hasta diciembre no se reflejará institucionalmente.
Un memorioso recordaba por estos días que el jefe del bloque de los diputados radicales en 1989, César Jaroslavsky, tras el triunfo menemista en las urnas, retiraba una quincena de legisladores a la hora de votar para que el justicialismo pudiera gobernar con el apoyo legislativo del Congreso.
Los Kirchner, muy por el contrario, tensan la cuerda y provocan para ver si alguno se tienta, la corta y queda como culpable de los males que el Matrimonio Presidencial supo conseguir.
El mundillo político argentino sabía que esto podía pasar. Por eso quisieron confiar en el fallido dialogo político. No hay que criticar por eso a la oposición, ni a los Kirchner porque siempre hicieron esto y es por esto que la gente votó en contra del Gobierno. Puede ser que haya expresado su disgusto de distintas formas, pero el oficialismo sabe que la gente votó contra la crispación y de sus eyaculaciones políticas.
Quienes debieran estar haciendo algo para evitar la frustración colectiva y, tal vez, el cacerolazo fatal son los gobernadores, los legisladores y los dirigentes peronistas. Ellos juegan su carta para la superviviencia en 2011. Néstor está cavando varias fosas. Nadie sabe para quién es. Los pequeños dirigentes están aterrados, paralizados. Saben que una es para Clarín; las otras no tienen usuario asignado. Cuando termine de cavar la última, Kirchner pondrá una lápida que dirá: PJ: siga participando.+)

sábado, 15 de agosto de 2009

Instancias finales

Prácticamente toda la oposición ha declarado que el dialogo político convocado por la Presidente el 9 de julio último es inconducente.
El Gobierno Nacional está perdiendo la posibilidad de negociar el poder, desde una posición de cierta fortaleza, con quienes se establecerán en el Congreso desde diciembre; los ganadores de junio se manifestaron favorables a hacerlo.
El fracaso legislativo con el "tarifazo" lastimó seriamente al Poder Ejecutivo. El oficialismo tuvo la rápida reacción de imponerse en Diputados con las "facultades delegadas" sin ceder un ápice al Campo, que reclamaba aprovechar la oportunidad a fin de habilitar alguna concesión en materia de retenciones. Ese triunfo logró despejar la sensación de muerte política del kirchnerismo, pero probablemente estableció una fecha de vencimiento más temprana. El modelo que Elisa Carrio definió como "autoritario" no da para más.
No está claro si es que los Kirchner intentan mantener este formato como el único o si es que no conocen otros, y no están dispuestos a ensayar. La difícil situación de los bloques justicialistas en el Congreso permite pensar que, al mejor estilo de Carlos Menem, los Kirchner están dispuestos a hacer todo para evitar que los suceda un peronista.
Hay que ver los esfuerzos que hace el peronismo bonaerense por mostrarse en condiciones de disputarle el poder a la oposición. Los disidentes cantarían esa misma canción, como una forma de cotizarse ante las huestes personalistas de Unión PRO, pero el Matrimonio Presdiencial amenaza con contaminar todos los símbolos partidarios con una peste incurable.
La pelea con Clarín por los derechos de televisación del fútbol permiten hacer una doble lectura: quieren aparecer como los paladines de la izquierda y, en caso de que no puedan llevar a cabo sus planes más ambiciosos, ser víctimas de algún poderoso deleznable para el sector que pretenden representar.
Es presumible que, en caso de que sobrevivan a esta pelea con el Gran Diario Argentino, proviquen una crisis similar antes de diciembre.+)

jueves, 6 de agosto de 2009

Mucho ruido

El Congreso es ahora el escenario del poder político. Ahí parece que se definirá la gobernabilidad venidera.
La agenda parlamentaria pasa básicamente por una discusión sobre la caja, y su manejo. Hay aspectos institucionales, pero tienen que ver con el aspecto arbitrario con que el modo con que el Kirchnerato utiliza los resortes administrativos y legales.
La debilidad del sistema de partidos o, dicho de otra forma, cierta pretensión de fortalecimiento del bipartidismo han desatado una serie de reposicionamientos de cara a los dos escenarios futuros posibles.
El duhaldismo, descontento con Francisco de Narvaez, apuesta por la alternativa Julio Cobos. ¿A Presidente electo o como resorte de una acefalía? Eduardo Duhalde hizo un panegírico del sistema dual, dos días después de que Domingo Cavallo -de contacto frecuente con Carlos Reutemann- pidiera el regreso del piloto de tormentas que en 2001 agarró el fierro caliente de la crisis. ¿Intentó desbaratar la maniobra o provocarla? ¿Le conviene al Lole ese escenario o lo perjudica? Duhalde aspira a presidir el PJ.
La guerra con Clarín parece desatada. El Gobierno intenta pararle el fútbol, una caja considerable, y el multimedios dispara con munición gruesa contra una gestión que no parece querer hacer nada para curarse en salud. El día que no le pega al Gobierno Nacional utiliza la tapa para presentar proyectos de la gestión capitalina.
El dialogo es hoy más una esperanza de la oposición, que huele el aroma del poder, que una pedido de sustento.
Los empresarios, la Iglesia y los sindicatos parecen espantados con lo que está haciendo el oficialismo con la porción, no menor, de poder residual que mantenía el día después de las elecciones.
Los medios se hacen un festín con los Guillermo Moreno, las Diana Conti, los Ricardo Jaime, las compras de tierras fiscales en el Calafate y tantos temas que eran tabú hasta el 28 de junio último.
El deterioro político es intenso y acaelerado; el pronóstico, reservado.+)

jueves, 30 de julio de 2009

Presiones

Cumplido un mes desde las elecciones parlamentarias que terminaron con la derrota de Néstor Kirchner podemos sacar tres primeras conclusiones:
1) Aprovechando la excusa de las gripe A, el escrutinio final aún no ha concluído y se estima que podría resultar una derrota más pronunciada que la difundida el 29 de julio.
2) El Gobierno intentó negar la derrota durante mucho tiempo.
a) Hizo un enroque ministerial en el que castigó a los ganadores y premió a perdedores, amén de no sumar poder.
b) No se desprendió del lastre que no fuera el imprescindible. No alcanzó para oxigenar el ambiente. Guillermo Moreno y Ricardo Echegaray siguen en sus cargos.
c) La consolidación de Hugo Moyano en la CGT tampoco ayudó a reconciliar a la gestión Kirchner con la sociedad. Además, tuvo un alto costo y, aún así, no garantiza la continuidad futura del camionero al frente de la central sindical.
d) El llamado al diálogo quedó malherido por las declaraciones del ministro de Justicia, Julio Alak, respecto de la negativa a introducir cambios en el Consejo de la Magistratura y el fallido anuncio de modificaciones en el Indek.
e) Las gentilezas de Néstor Kirchner para con Daniel Scioli comprometieron la gobernabilidad en la provincia de Buenos Aires entró. Scioli se debate entre el déficit y las cuasimonedas. Abrió el gabinete a los intendentes del Conurbano y sólo Baldomero Alvarez de Olivera aceptó el convite, en virtud de sus ambiciones para suceder a Scioli en el sillón de Dardo Rocha.
f) Kircher se mostró con Carta Abierta y cercano a las agrupaciones piqueteras, en claro desafío a la "vieja política" del PJ. Eso solamente puede profundizar el divorcio del ex presidente con el poder político.
g) Hubo que escuchar la misma cantinela de siempre: la postergada asunción de Cristina Fernandez. Lo único que se pudo observar en esta línea es un mayor protagonismo de la Presidente y de Aníbal Fernández, desplegando una muy acotada autonomía; y un llamativo silencio del Consorte Presidencial, que se parece más a ese silencio que anuncia el temporal.
3) Finalmente, se produjo lo que anticipamos. El diálogo sirvió para hacer algunas concesiones más o menos indoloras. La Presidente recibió a los bloques parlamentarios oficialistas y realizó una instrucción política, cosa muy extraña en esta administración. Como corolario, anticipó el envío de un proyecto que intenta disminuir los superpoderes al 5 por ciento. La oposición no tenía problemas en aceptarlos. Pero habrá que ver si esa venia se mantiene, a partir del crítico tratamiento mediático respecto de la medida. Mañana el Gobierno recibirá al Campo. Habrá que ver si continúan las concesiones, y hasta qué punto. No especulamos con la presencia presidencial en el acto de inauguración de la Exposición Ganadera.
Cuando se infundió mucha presión en un recipiente hay que prepararse para el momento en que se lo empieza a destapar.+)

miércoles, 15 de julio de 2009

Dialogo forzoso o monólogo

Es evidente que los Kirchner están dando una dura pelea para preservar la gobernabilidad en el estado en el que se encontraba antes del 28 de junio último.
La prensa se deja impresionar por el despliegue físico y mediático del matrimonio, pero la opinión pública y el mundo político miran horrorizados la forma en que se pretende negar la nueva realidad.
La convocatoria al dialogo del pasado 9 de julio fue una medida atinada. Pero los torpes intentos de instrumentación volcaron la botella de vino sobre el limpio mantel de hilo blanco.
Lo concreto es que la oposición, los gobernadores y algunos sectores como el campo, sienten que pueden cobrarse la victoria en una redistribución de recursos. Esa torta que ahora está más pequeña que hace algunos años y que los Kirchner necesitan más que nunca para continuar aplicando su régimen de gobernabilidad.
Podría decirse que es esto lo que habría impulsado la convocatoria al dialogo. El oficialismo ha perdido bancas en el Congreso antes del recambio. De hecho, no logró tratar sobre tablas en el Senado la estatización del Area Material Córdoba. Su poder se va desintegrando día tras día. Néstor hace enormes esfuerzos para acelerar ese proceso, aunque pretendiendo todo lo contrario.
Necesitan que el recorte de los superpoderes, la disminución de las retenciones, las mediciones del Indec y la coparticipación de impuestos no les lime aún más las arcas fiscales tan maltratadas por su propia política económica, la crisis internacional y la Gripe A.
En estas próximas semanas se podrá advertir si esta apertura augura una nueva forma de relacionamiento entre Gobierno y oposición, si significa un mejor funcionamiento de las instituciones republicanas, o si será un odioso monólogo que terminará en rabietas infantiles.+)

miércoles, 8 de julio de 2009

No sumaron

La Presidente tenía una bala de plata para cazar a algún peso pesado con el cambio de gabinete. Pero los anuncios de ayer no incluyeron nombres destacados para obtener la confianza de los mercados, o altos representates de la política (de algún gobernador) o sectoriales, con la excepción relativa de la CGT, para acrecentar su peso político.
Se puede adivinar claramente la intención, ya anunciada el lunes 29 de junio por Néstor Kirchner, de profundizar el modelo. No hay ningún nombre que refiera a otra cosa que no sea populismo puro y duro. El propio ministro de Economía, Amado Boudou, a pesar de su preparación liberal no ha manifestado nada propio de esa ideología en su gestión en el Ansses; al contrario, fue la cara visible de la estatización de los fondos jubilatorios.
Los cambios incluyen la partida de un referente del pluralismo, José Nun, y su reemplazo por un peronista de la cultura, Jorge Coscia, que viene del duhaldismo. Aníbal Fernandez, Julio Alak y Diego Bossio, también tienen una alineación doctrinaria claramente justicialista de extracción alsinista y no ofrecen cambios de políticas en sus carteras. Al contrario. La salida de uno de los pocos ganadores del 28-J, Sergio Massa, parecería demostrar que los sentimientos, cuando son intensos, muchas veces nublan la vista.
El nombramiento de Mariano Recalde, de similar filiación política que los ya mencionados, tiene otro objetivo. A Hugo Moyano no le habían otorgado el nombramiento para el Ministerio de Salud, como venía solicitando, ni la posibilidad de nombrar al reemplazante del secretario de Transporte Ricardo Jaime. Inclusive, le nombraron a otra persona para administrar la caja de las obras sociales. Justo el día en que Eduardo Duhalde volvía de su miniexilio eleccionario, Hugo Moyano dijo que no tendría ningún problema en hablar con él. Es probable que alguna señal de alerta en el Cuartel General de Olivos haya apurado para la tarde de ayer la decisión que se venía masticando desde hacía algunos días en la intimidad presidencial.
Si no se pudo sumar a un representante de algún gobernador de peso o si simplemente no se intentó es una cuestión que intentaremos desentrañar en los próximos días. El daño es el mismo: el Gobierno perdió una oportunidad de oro para sumar apoyo político. Si la dejó pasar sería necio y una cosa seria; pero si ningún gobernador quiso sumar apoyo a esta gestión justicialista podría ser muy bgrave.+)

viernes, 3 de julio de 2009

El mejor hijo

Uno de los ministros del gobierno bonaerense tiene la teoría de que el gobernador, Daniel Scioli, siempre hizo de hijo aplicado. Hizo todos los deberes que le pidieron Carlos Menem, Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner. Pero el problema es que ahora se quedó huérfano o, peor aún, descubrió que el padre es su principal escollo. Y no sabe cómo proceder.
La situación de Scioli es un agravante de la difícil situación política que vive la Argentina. Porque se podía suponer que los Kirchner estaban esperando el auxilio de los gobernadores. Pero el torpe proceder del presidente en ejercicio del PJ no ayudó nada. Demostró una torpeza política importante.
Tampoco colabora el estilo presidencial. La renuncia de Ricardo Jaime, a una semana de comparecer en un tribunal que puede dictar su procesamiento, resulta una obviedad. En tiempos de fortaleza política, aplicar medidas en grajeas podía favorecer su comunicación: todos los días un gesto, un hecho, daban para llenar centimetraje periodístico y segundaje radiofónico y televisivo.
Pero en estos tiempos de carestía gubernamental, no alcanza con hablar de cosas que no sean reconocer la derrota. En este contexto, una sola renuncia -por otra parte, tan elemental- es poca cosa. Es más, si no da un volantazo el poder se le escurrirá en medidas puntuales aún cuando éstas vayan en la buena dirección; todo resultará insuficiente.
Clarín no dejó de remarcar la ratificación de Guillermo Moreno y algunos otros señalaron a Ricardo Etchegaray como un objeto de deseo (de venganza). Aníbal Fernández se apuró a anunciar su ratificación. Con el paso de los días no va a haber forma de dar una señal clara.
La Presidente intentó ganar tiempo en Honduras. Pero no pudo viajar. Para colmo, la gripe A se ha vuelto una epidemia política.
Mientras tanto, los gobernadores empezaron a caminar las pasarelas. Por el lado del postoficialismo, se los vio al patagónico Mario Das Neves y al sanjuanino Gioja. Los micrófonos buscan a Carlos Reutemann, pero éste no transmite grandes definiciones. Sin embargo, dos dirigentes peronistas han vuelto a recuperar brillo y estado atlético: Ramón Puerta y Juan Carlos Romero, quje en los últimos días recorrieron todos los despachos y mentideros posibles.
Parece apresurado decirlo. Pero si nadie le encuentra la boca al mate habrá que pensar más seriamente en Marzo 2010.+)

martes, 30 de junio de 2009

La transición

Muchas veces hay que ver los hechos, más que escuchar las palabras.
La elección del domingo último fueron un hecho contundente, es cierto. Las apariciones públicas del Matrimonio Presidencial, en cambio, resultaron patéticas. Pero el dato que hay que analizar con detenimiento es el nombramiento del vicegobernador tucumano, Juan Manzur, como ministro de Salud.
Nada parece importar el hecho de que Manzur sea un hombre de Iglesia en desacuerdo abierto con las posiciones abortistas que un gobierno progresista podría impulsar. Como cuando se opuso a iniciativas de este tipo en tiempos en que colaboraba con su antecesor en el cargo Ginés González García.
La Presidente parece haber reparado particularmente en su enorme proximidad con el gobernador José Alperovich.
Esta cartera estaba pedida por el jefe de la CGT, Hugo Moyano, para el doctor Claudio Zin. Si, Moyano, el mismo que tenía pensado salir con su proyecto presidencial para el 2011, si Kirchner ganaba anteayer en la provincia de Buenos Aires. Moyano no se puede quejar. Néstor renunció a la presidencia del Partido Justicialista y él quedó como vicepresidente, detrás del nuevo titular, el gobernador bonaerense Daniel Scioli. Pero no estuvo en Olivos en la fantasmagórica aparición de ayer de Kirchner, Scioli y Balestrini. Habrá que ver si el jefe sindical sigue en el barco de los K.
Néstor parece estar fuera de combate. Grogui. Como decía un amigo, bajo la protección de la cuenta hasta diez. Cristina podría estar asumiendo finalmente su responsabilidad. Pero esto se verá recién en los próximos meses.
Estamos ingresando en una transición. El kirchnerismo terminó de morir el domingo 28 de junio. En las próximas semanas o en un par de meses podremos analizar si es que la Presidente es capaz de acordar con los gobernadores un gobierno justicialista, a partir de un parcelamiento de su gabinete. No vale la pena analizar quiénes se irán y quiénes quedarán, porque eso dependerá del consenso político. Excepto la Jefatura de Gabinete, que será para un hombre que tenga diálogo fluido y capacidad de entendimiento con esa Mesa Política. Mario Das Neves se anotó para actuar de vocero de ese grupo, pero no está claro que el peronismo lo reconozca como interlocutor. La política no parece tener mucho lugar para más pingüinos.
La oposición intentará forzar al oficialismo a tratar una agenda parlamentaria. Habrá temas que serán de interés común, como la Coparticipación Federal o la cuestión de las retenciones -que tan caro le costaron al Gobierno-, pero habrá otros temas en los que competirán. El Consejo de la Magistratura, la información de estadísticas (Indek), el capitalismo de amigos, la inseguridad, los superpoderes, la emergencia sanitaria, son asuntos que requerirán de mucha muñeca política por parte de unos y de otros.
En estas lides desfilarán los aspirantes a conducir el país en 2011. Carlos Reuteman y Mauricio Macri, parecen ser los elegibles dentro del espacio popular, mientras que Julio Cobos parece ser el único heredero del liberalismo político. El resto puede aspirar a un segundo lugar, como mucho, o a administrar algún Estado de menor jerarquía. Esto se verá más claro hacia septiembre, cuando se pueda observar la forma en que el Gobierno encare esta transición, pero se terminará de plasmar en diciembre - marzo, cuando asuman y actúen los elegidos hace dos días.
Todo este tiempo será de una gran incertidumbre. Para todos.+)

jueves, 11 de junio de 2009

¿Qué te pasa, Néstor?, ¿estás nervioso?

La publicación de una encuesta que favoreció por primera vez al principal candidato a diputado nacional por la oposición en la provincia de Buenos Aires, Francisco de Narvaez, por sobre el presidente del Partido Justicialista puso en tela de juicio el paradigma de la invencibilidad de Néstor Kirchner.

Tal vez por eso costó creerlo. Los primeros días aparecieron unos cuantos especialistas y consultores para tender sombras sobre el estudio que el diario La Nación había encargado en forma exclusiva a Poliarquía. La seriedad de ambas firmas, así como el impecable proceso de contratación, quedaron bajo sospecha en aquellas primeras horas.

Hasta que reapareció el Kirchner Furioso, muchos mantuvieron sus dudas. Pero el ánimo beligerante del Consorte Presidencial y la maniobra desesperada por enchastrar a de Narvaez hicieron mecer nuevamente el fiel de la balanza en favor del resultado arrojado el último domingo. La situación parece de relativa paridad, en favor del candidato rojizo, y eso es lo que parecería ser lo que irrita al marido de la Presidente.

Por estos días, los mentideros políticos vuelven a analizar las vicisitudes del 29-J. De nada sirve que Carlos Reutemann se postule ahora como contrincante de Kirchner en la interna para el 2011. Eso quedará para más adelante. Lo significativo es cómo se realizará la transición; es decir, el período que va desde el 29 de junio al 10 de diciembre, en que asumirán los nuevos diputados, primero, y el 2010 y 2011, luego.

Al peronismo le interesa saber cómo se reconstituirá el federalismo; léase, el modo en que se repartirá la coparticipación. También quiere saber si esperará hasta la votación del nuevo presupuesto para derogar los superpoderes o si, sencillamente, los anulará. Es menester reestablecer relaciones con las fuerzas productivas; concretamente, ¿se impulsará una nueva ley de retenciones agropecuarias? Finalmente, nadie se imagina a los Kirchner apoyando una candidatura presidencial que no sea la propia o la por ellos deseada, entonces ¿cómo se desarrollará el proceso de acompañamiento de la precandidatura del Lole, o de la de Daniel Scioli?

Los más lúcidos se imaginan dos posibilidades: una, en la que una reunión de gobernadores peronistas sientan a Néstor en el banquillo de Primer Mandatario y le presentan un petitorio irrevocable; otros, estiman más factible a la acción de un minibloque de diputados del centro (Santa fe, Córdoba y Entre Ríos) para que impulse tales iniciativas. Esto implica una permanente negociaciòn entre poderes: leyes contra vetos y decretos que van por la convalidación.

El primer escenario es difícil de imaginar. Nadie vio nunca al Consorte Presidencial negociando en la debilidad. El segundo parecería más previsible y, al mismo tiempo, violento.+)

sábado, 30 de mayo de 2009

Impotencia

Una extraña sensación producen los recientes escraches a funcionarios del oficialismo.
El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, los sufrió en Lobería y operó una contramanifestación para evitar uno en Tandil. La propia Presidente los tuvo que soportar al aterrizar en Entre Ríos en una gira proselitista. Está todavía impregnado en nuestra retina el ataque contra el jefe del bloque oficialista de diputados nacionales, Agustín Rossi, junto a su hermano Alejandro, en una visita al interior de la provincia de Santa fe. Dicen que el legislador, que está en campaña, apela a curiosos procedimientos para hacer publicar en los diarios locales encuentros políticos en algunas localidades sin otros testigos que los presidentes comunales. El titular de la AFIP, que acosó al campo desde la Oncaa, tuvo que abandonar el Club Los Cardos, en Tandil, donde su hijo estaba jugando en el contexto de una gira de rugby.
Nuestra sensación, ambigüa, tiene que ver con las siguientes observaciones:
+ Lo primero que surge es el caráceter justiciero de la iniciativa. Tine lógica que quienes apañaron o directamente enfrentaron agresivamente al campo despierten ese tipo de reacciones en las poblaciones que vieron escapar al bienestar económico ante la irrupción de una serie de medidas arbitrarias e ideologizadas, que los empujó al lado de los enemigos.
+ Luego, uno se permite dudar. ¿Serán efectivamente ruralistas los que tiran huevos? En algunos casos, son los propios autoconvocados los que lo reconocen. Pero ellos mismos no pueden reconocer quién fue, por ejemplo, quien golpeó el auto de Rossi. Por mencionar uno solo de esos episodios.
+ La última observación tiene que ver con el efecto que provocan estos episodios. Parecería ser que logran lo opuesto a lo que aparentemente se pretende. Los agredidos aparecen como víctimas ante la brutalidad de activistas insaciables e irracionales.
Vivimos una sociedad cada vez más crispada. La nombremos o no, la que Miguel Cantilo llamó "Señora Violencia" vela sus armas, agazapada, a la espera de la menor oportunidad para irrumpir en escena.+)

miércoles, 27 de mayo de 2009

El caso Techint

La relación entre el empresariado y el Gobierno parece no tener retorno, luego de las nacionalizaciones empresarias en Venezuela.
Una vez más el emporio siderúrgico italoargentino volvió a ser noticia por su relaciones gubernamentales. Si antes lo era por su alineación al kirchnerismo, ahora lo es por su ruptura.
Pero causó gran impacto corporativo. El empresariado, que vió a las barbas de su vecino remojar, se solidarizó con los Rocca. Parecería ser más por temor que por otra cosa.
La Asociación Empresarial Argentina (AEA) y la Unión Industrial Argentina (UIA) fueron las que jugaron más fuerte. La Presidente salió a terciar por su parte acusando al Grupo Techint de ser nacional para cobrar y foráneo para depositar. No obstante, el episodio perjudicará sensiblemente las relaciones binacionales, ya que Hugo Chavez será aquí también mala palabra para los sectores empresarios y para la opinión pública.
Una novela que recién empieza. Algo se rompió en ese vínculo que supo ser beneficioso para ambas partes. Se copia a continuación la declaración empresarial.+)

Discriminación y estatizaciones atentan contra la
integración regional


La AEA reitera su posición en
cuanto que las inversiones de empresas argentinas en el exterior
-tales como las del prestigioso Grupo Techint en Venezuela- son
parte fundamental de la proyección internacional de nuestro país.
En tal sentido, AEA rechaza firmemente toda discriminación por
parte del Gobierno de Venezuela de las inversiones argentinas en
ese país respecto de las provenientes de otros países
latinoamericanos.
Asimismo, AEA considera oportuno señalar que los procesos de
integración económica se fundamentan en una fuerte corriente de
inversiones recíprocas, que establecen la dimensión productiva del
espacio económico común, diferenciándolo así de un mero acuerdo
comercial.
En tal sentido, toda economía cuya estrategia consista en la
estatización de empresas privadas es incompatible con un proceso
de integración económica genuino, como el que estamos
construyendo la Argentina y los otros países hermanos de esta
región.
Asociación Empresaria Argentina
27 de mayo de 2009

martes, 26 de mayo de 2009

La Puja Cordobesa

Carlos Fara y Asociados difundió ayer una encuesta que revela que Luis Juez lidera la intención de voto para los comicios del 28 de junio, pero seguido por el postulante de la coalición justicialista Unión por Córdoba Eduardo Mondino.
La consultora que trabaja en Córdoba para Mondino, candidato oficialista a senador nacional, dio a conocer ayer un informe realizado entre el 15 y el 19 de este mes, sobre 600 casos en las principales ciudades de la provincia, según el cual Juez tiene un 29,5 por ciento de intención de voto; seguido por Mondino, con el 23,5 por ciento; Ramón Mestre, con 21,2 por ciento; Eduardo Accastello, con el 6,4 por ciento, y César Albrisi, con el 1,7 por ciento.
La consultora puso especial énfasis en mostrar que los tres principales candidatos tuvieron un crecimiento desde una medición de febrero hasta la de mayo y que el que más aumentó, según este trabajo, es Mondino, que tenía a principio de año un nueve por ciento de intención de voto.
Según la encuesta, Juez y Mondino son los que más alta imagen positiva tienen, con Mestre y Accastello más atrás en esas valoraciones. A tono con lo que viene diciendo el gobernador Juan Schiaretti, la consultora ubica primero a Unión por Córdoba en la intención de voto, si se le consulta a la gente por partido y no por candidato. De esa manera, la coalición liderada por el PJ tendría un 25 por ciento, seguido por el 19 por ciento del radicalismo y un 11,9 del Partido Nuevo.
Para La Voz del Interior, hasta ahora las encuestas difundidas señalaban que Juez está primero, seguido de Mestre, con Mondino y Accastello más atrás, salvo una de una consultora nacional vinculada al Gobierno provincial, que ordenó la intención de voto en Mestre, Juez y Mondino, con un escasa diferencia entre los tres”.

sábado, 23 de mayo de 2009

Interna Peronista

A casi un mes de los comicios no hay elementos que permitan sospechar que pueda haber un cambio de tendencia respecto de las próximas elecciones. Ni pareciera haber consensos en oficialismo ni en la oposición para que éso suceda. Es como si todos estuviesen conformes con lo que estaría por suceder.
Se espera una considerable derrota parlamentaria del kirchnerismo, a nivel nacional, y una victoria ajustada o una suerte de empate en la provincia de Buenos Aires. Consecuentemente, el oficialismo perdería la mayoría en la Cámara de Diputados. Pero en el Senado, seguirá gobernando el justicialismo.
En rigor, la mayoría parlamentaria ya no es kirchnerista sino peronista, y podría continuar siéndolo. Son pocos los que aún usan la fórmula de Frente para la Victoria en esta compulsa electoral; hay peronistas en el oficialismo y en la oposición. Como dice Sergio Berensztein, los ciclos políticos argentinos duran aproximadamente seis años, y el de Néstor Kirchner ya venció. El partido fundado por Juan Perón se prepara para una nueva etapa. En los próximos dos años se verá si es capaz de gobernar sin un liderazgo fuerte.
En diversos rincones del poder se empieza a analizar el escenario de un Ejecutivo débil apoyado en un gobierno parlamentario. Lo que se empieza verse es que, en el fondo, el 28 de junio se dirimirá una interna justicialista.
Hay un sector que se mantendrá al lado de Néstor Kirchner hasta esa fecha y, si los resultados son los esperados, le reprochará en cara la derrota y procurará reencauzar el proceso de modo tal de tener chances de éxito en 2011. Ahí se alinean los gobernadores del norte y los patagónicos, capitaneados por algunos candidatos a vicepresidente como José Luis Gioja y Mario Das Neves.
Hay otro sector, clave para la gobernabilidad, que es el eje central. Liderado por Juan Carlos Schiaretti, de Córdoba, y apoyado por el entrerriano Jorge Busti, enarbolan la candidatura del santafecino Carlos Reutemann a la Presidencia de la Nación para el próximo período. Este grupo ve con muy buenos ojos la aparición de Francisco de Narvaez. Alguien tiene que disputarle el poder a los bonaerenses que, liderados por Kirchner, se proyectan naturalmente en Daniel Scioli para el próximo presidencial. El mismo colorado, en un gesto de infidelidad a su socio político Mauricio Macri, manifestó interés en la candidatura del Lole.
"El 29-J se volverá a juntar el PJ para encarar la transición y sostener la gobernabilidad, amenazada por la defección de los K", se escucha con cada vez más intensidad.
Pero hay elementos que siembran más dudas que certezas. Uno es la economía. Si empezara a acomodarse, nadie cree que Kirchner largue el juguete y se intuye que volverá rápidamente a las trapizondas; el otro es la propia personalidad del propio ex presidente. Nadie lo imagina trabajando para el proyecto Reutemann, ni para el de Scioli. Como Carlos Menem, uno lo supone facilitando el acceso de la oposición al poder antes que intentando proyectarse en otro compañero.
El peronismo tendrá en el Congreso su trinchera. Habrá que ver cuál será la barricada que elijan los Kirchner para resistir.+)

martes, 19 de mayo de 2009

Operativo Protección

Es notable la desaprensión que la dirigencia argentina tiene con la Justicia.
El domingo hubo dos grandes notas sobre el manoseo institucional del Ejecutivo para con el Poder Judicial y no hubo repercusión algúna.
Crítica publicó en tapa "La Justicia soy yo" con una foto de Cristina Kirchner en la que tiene un martillo y algún código. Denunciaba que "a cuarenta días de las elecciones, la Presidente propuso la designación masiva de 60 jueces federales y nacionales. Hay magistrados denunciados o que estuvieron al borde de reprobar el examen del Consejo de la Magistratura. El paquetazo judicial está en manos de la mayoría automática del Senado". Dice en su copete que es la mayor designación en lo que va del gobierno y que se produce antes de las elecciones que marcarán un cambio de mayorías parlamentarias. La nota, firmada por Luciana Geuna, menciona casos concretos.
La excusa que utiliza el oficialismo es el necesario aceleramiento del trámite de las causas en las que se persiguen a militares por violación a los derechos humanos. Lo cierto es que esos fueros son los mismos que tienen a su cargo las causas de funcionarios juzgados por corrupción.
La otra nota es la que debiera preocupar a los legisladores que deben votar el mensaje que el Ejecutivo mandó al Congreso para tales Acuerdos. Joaquín Morales Solá publicó "Operaciones y Jueces en Medio de la Campaña" donde, entre otras cosas, afirma que "el interés político estuvo siempre por encima de la investigación judicial en el caso que involucra a (Francisco) De Narvaez".
Estos senadores, los que deberán votar los pliegos de tales jueces, deberían preferir jueces apegados a la ley y no a jueces que tengan el apoyo de tal o de cual institución, o que se vuelquen por unos valores constitucionales respecto de otros tan vigentes como aquellos.+)

viernes, 15 de mayo de 2009

Ansiolíticos

El presidente del Partido Justicialista, Néstor Kirchner, lanzó ayer su candidatura a primer candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, en el Teatro Argentino de La Plata.
Esta evz buscó detener la locura autodestituyente: "Nos votaron hasta 2011 y seguiremos gobernando hasta entonces". Parecería que se acabó eso de "si perdemos, nos vamos". Tal vez las encuestas señalaban cierto entusiasmo popular como consecuencia de esa posibilidad.
Un muy bajo tono de voz que, por momentos llegó hasta los susurros, manifestó un cambio de estrategia. Como si hubiera percibido que la gente prefiere comportamientos más previsibles al griterío agresivo y amenazador.
Es que si no suma votos de la clase media, corre el peligro de que Francisco de Narvaez se afirme un poco más y lo supere, ya que todas las encuestas arrojan una mínima diferencia entre ambos.
Su discurso fue una defensa decidida de los logros de su gestión y el intentó por generar un temor a "volver a los 90". Pero su campaña es otra. A esta altura del partido, lo de Gran Cuñado parece favorable a los deseos del oficialismo; las pintadas de la JP Descamisados a once locales de Clarín no parecen ser lo que son.
Lo que es más evidente es la campaña sucia. Todo el episodio de la efedrina, desde el llamado a declarar como por la acusación de Mario Segovia contra el juez Faggionatto Marquez, así lo revelan. La marcha de los taxistas también, aunque es muy riesgosa; la gente lo lee con tanto detalle estas manifestaciones.
La economía también aparenta haber encontrado un piso.
Una dosis de ansiolíticos nos calma toda esta locura que hemos vivido en los últimos tiempos. Tapa los síntomas pero no nos cura de aquello que los provocaron.+)

miércoles, 13 de mayo de 2009

Encuesta de Ricardo Rouvier para Capital


Nos hacen llegar los resultados de una encuesta que fue publicado en los medios días pasados. Sorprende lo ajustado de la diferencia entre el PRO y la Coalición: Gabriela Michetti, 28,8 por ciento; Prat Gay - Elisa Carrió, 22,3; Aníbal Ibarra, 9,1; Carlos Heller, 8,5; Pino Solanas, 8,0; Luis Zamora, 5,0; Héctor Polino, 2,1; Vilma Ripoll, 0,8; otros, 0,3; ninguno/en blanco, 5,0; no sabe, 10,1.

martes, 12 de mayo de 2009

Extrañezas

Llamativa fue la iniciativa radical para impugnar la candidatura de Néstor Kirchner porque, según se desprende de las encuestas, su postulación resta al justicialismo más que lo que le aporta. ¿Qué lo habrá motivado? ¿Habrá habido algún acuerdo o es que temen que Kirchner vaya por sus fueros?
Lo mismo respecto de la afectación a la presentación del actual gobernador bonaerense, Daniel Scioli. La Constitución le prohibe ocupar ambos puestos, por lo que se supone que renunciará a la gobernación para asumir la banca. Nunca dijo lo contrario. ¿Qué estará imaginando Scioli para el 29-J? Más interesante sería especular con la gobernación de Alberto Balestrini, que no parece ser tan atractivo para el público como la candidatura del motonauta. Nadie está analizando ese escenario.
Todas estas cosas generan más dudas que certezas respecto del 29-J. ¿Cómo será esa larga transición? Un semestre muy agitado en el que gobernarán autoridades viejas, deslegitimadas, mientras se desgastan los legisladores electos por efecto del desuso. Un semestre de expectativas insatisfechas. Malo para el sistema político.
La calle sigue hirviendo. Al acto de la CGT Azul y Blanca de ayer se sumó el paro de la CTA para el 27 de mayo próximo. Cada vez cuesta más desplazarse por Buenos Aires.
En medio de este candombe apareció Gran Cuñado, en el programa de Marcelo Tinelli quien por ahora aparece muy cuidadoso. Hubo algunas chicanas, como cuando se recordó el enfrentamiento de Clarín con Kirchner. Pero también pareció funcional al oficialismo al presentar al ex presidente como jueguetón y hasta simpático y al defenestrar, delarruizándolo, al Vicepresidente. Mauricio Macri y Francisco de Narvaez, en cambio, fueron preservados de la sátira. Lo malo de la sola aparición de esta parodia es el deja vu del 2001.
Lo más grave no parecen ser las candidaturas testimoniales, por más que afecten enormemente a la separación de poderes y a la desinstitucionalización de la política, sino la presentación de familiares cuyo mérito fundamental es la portación de parentesco. El nepotismo no desvirtúa sino que afecta directamente al buen funcionamiento institucional. Más aún cuando el parlamentarismo empieza a sonar cada vez más fuerte en el oído de la dirigencia política, de cara al desgobierno que se percibe que afectará a la Argentina en el 29-J.
Tal es así, que nadie espera que los obispos reunidos en la asamblea plenaria de Pilar vayan a hacer una declaración rimbombante. Para evitar agregar nafta al fuego.
Todos se cuidan. Nosotros también nos cuidamos, pero del dengue y de la gripe porcina. Todo conspira, pobre Presidente.+)

miércoles, 6 de mayo de 2009

La pata gremial y la calle

El acto que organizó la CGT el jueves 30 de abril último para conmemorar el día del Trabajador debe haber sido una de las manifestaciones sindicales más importantes de los últimos años y uno destacado hecho político.
Haber decidido llenar la avenida 9 de julio, negar el uso de la palabra a todo funcionario del ejecutivo -y, particularmente, a Néstor Kirchner-, y no tener que lamentar ningún acto de violencia ni desmanes, es algo digno de mención. Más aún para quienes aún recordamos el reciente traslado de los restos mortales del Presidente Perón a la Quinta de San Vicente, y que terminó en una gresca entre camioneros y obreros de la construcción.
¿Qué quiso hacer Hugo Moyano? Veamos. La representación gremial se encuentra dividida en tres: CGT, CTA y CGT Azul y Blanca. El reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia que puso en duda el monopolio de la representación gremial activó a la segunda, la que orienta Hugo Yasky; aunque, curiosamente, la CTA se movilizó más que nunca y se distanció más del Gobierno al observar que lo que se prometía en voz baja no se convertía en un cambio de actitud oficial en la OIT ni en un cambio de carácter legal. La otra central opositora, la que se mantiene alineada al PJ Disidente, en cambio, no estaba muy activa en términos gremiales, pero presenta un futuro político promisorio de la mano de sus aliados.
Desde que se anunció la marcha del Día del Trabajador las negociaciones entre Moyano y Kirchner se tradujeron en beneficios en obras sociales y promesas electorales por parte del Gobierno. Los trabajadores llegaron a reclamar leyes y el propio hijo de Moyano pidió un ministerio para los trabajadores.
La maniobra de Moyano, además de propender a recuperar el protagonismo de la columna vertebral del movimiento justicialista, buscó adueñarse de la calle. Entonces Luis D'Elía anunció una marcha a la Plaza de Mayo para mañana. Una suerte de extorsión para forzar a Kirchner a que lo incluya en la lista del Frente Justicialista para la Victoria. Pero la palabra "justicialista" no está ahí por casualidad, y éso es lo que está intentando la CGT: el monopolio de la calle es del PJ, y no de los aliados circunstanciales.
La gresca gastronómica de ayer y la manifestación metalúrgica de hoy se encuentran en ese mismo terreno, el dominio de la calle.+)

jueves, 30 de abril de 2009

29-J

De esa forma se comienza a identificar a la etapa que se abre a partir del día siguiente de las elecciones del 28 de junio próximo.
Para entonces, los líderes justicialistas analizan las alternativas de continuidad que se presentan ante el pregonado fin del kirchnerismo. Lo interesante es que, aún en un escenario de victoria bonaerense, pocos advierten una sobrevida al kirchnerismo como tal.
Las elucubraciones suponen la permanencia de Cristina Fernandez. Pero también dan por sentado que los caciques provinciales acordarán dar apoyo y sostén al gobierno peronista a cambio de soporte oficial al proyecto de Carlos Reutemann 2011. Suena lógico, pero es inimaginable teniendo en cuenta el carácter del Consorte Presidencial. Lo que tampoco está claro es lo que puedan hacer los caciques provinciales ante semejante negativa.
De a poco, el bloque se va desgranando. Antes de llegar al comicio. Una vez finalizado, la bancada oficial se reduciría a la nada, a este ritmo.
El presidente del Partido Justicialista y luego la Presidente de la Nación, Néstor y Cristina Kirchner, agitaron el fantasma del 2001. Sin querer, o a propósito, pronosticaron como posible una derrota y anticiparon, como posible, el peor de los escenarios. Jugaron con fuego. Angostaron el margen de maniobra. Resulta difícil creer que se les escapó. Néstor lo dijo dos veces y Cristina lo repitió al tercer día. ¿Qué pretenden, un 17 de octubre? Sería temible que lo crean posible, por la distancia de la realidad que tal pensamiento refleja.
El peronismo no sabe si saltar hacia el peronismo disidente (Mauricio Macri, Francisco de Narvaez) o jugar al poskirchnerismo (Reutemann o Daniel Scioli). Los acontecimientos se precipitan. Las candidaturas terminarán por aclarar la escena.+)

miércoles, 22 de abril de 2009

Cara o Ceca

Parecería que está todo dicho.
Néstor Kirchner sigue dando volantazos en medio de la autopista. Es evidente que se le trabó la caja de cambios y que se quedó sin frenos. Ya no asombra, sorprende.
La operación "listas testimoniales" fueron un salvavidas de plomo para la clase política que sobrevivió al 2001; también para la que surgió en esa fecha. El presidente del Partido Justicialista intenta obligar a sus generales y coroneles a que lo sigan en la batalla final, a la que muchos consideran prácticamente perdida.
El Consorte Presidencial no tiene margen de acción. Puso en juego su nombre en juego y ahora resulta que ésa es una de las principales trabas para el éxito electoral; es un techo rígido. Parecería que piensa que un triunfo que no lo incluya sería una derrota categórica. Se lo ve dispuesto a llevar al gobernador bonaerense a ese cadalso.
Scioli, por su parte, tiene atada la suerte financiera de su Estado provincial a la Nación y cada vez más se siente el delfín kirchnerista para el 2011. Lo que habrá que ver es si Kirchner quiere un sucesor. Con su esposa no fue muy buen aliado, a juzgar por sus resultados.
La pobre gestión presidencial se pudo observar en la paupérrima cosecha en los tres foros recientes: Reunión de Líderes Progresistas, en Chile; Grupo de los 20, en londres, y Cumbre de las Américas, en Trinidad y Tobago.
Silenciosamente, los princiapales referentes territoriales del peronismo se corren de su lado. El gobernador cordobés nominó a un anti K de candidato y escindió a su bancada de la oficialista; el senador Carlos Reutemann no se deja enlazar por nadie y corre solo su carrera contra el Socialismo santafecino. En la Capital, el PJ no tiene candidatos potables. La Provincia está dividida en tercios que hoy lideran Kirchner-Scioli, pero aventajando por muy poco a Francisco de Narvaez - Felipe Solá y, unos pasos más atrás, a Margarita Stolbizer - Ricardo Alfonsín. El nivel de indecisos, presuntamente opositor, hace temer por un desenlace fatal para el matrimonio reinante.
En casi todos los escenarios, el Frente para la Victoria perdería la mayoría en Diputados, aunque mantendría el control del Senado. A nivel partidario, Eduardo Duhalde empieza a tantear la posibilidad de pelear por retomar el control del partido. Para el 2011 el radicalismo también estará más fortalecido. Se insinúan tiempos de parlamentarismo, sobre la base de la Constitución de 1994.
Durante los días por venir se asomarán nuevos liderazgos, proliferarán las transfugueadas del kirchnerismo hacia la oposición y las nubes de la crisis financiera internacional sobrevolarán el cielo argentino. Sería lógico pronosticar un aumento de la violencia social; la inseguridad la atiza.
Kirchner ha ido apostando su capital a cara o ceca y perdió sistemáticamente las últimas veces. Su poder ha disminuido geométicamente. Cada vez le queda menos. Pero él sigue lanzando al aire la moneda.+)

martes, 7 de abril de 2009

Hormigueo

A pesar de que ha habido mucho ruido en la pólítica, poco es lo que efectivamente ha cambiado en los últimos días.
El Panradicalismo discute su unidad a costa de la incorporación de independientes. Lo que suma con Ricardo Alfonsín en el segundo puesto de la lista de candidatos a diputados nacionales lo pierde con la salida, entre otros, de Mario Llambías. El campo se alineará, en la provincia de Buenos Aires, con Unión PRO.
Se erige Julio Cobos como el nuevo referente radical. A costa de Elisa Carrio, de Margarita Stolbizer. Pero Cobos no es ni será candidato; ellas, si. El Vicepresidente de la Nación puede ser el próximo presidenciable o quien se haga cargo de una cada vez más pervisible crisis institucional. Pero el resultado electoral de 2009 no está en sus manos, ni en las de la UCR, sino en las de la Coalición Cívica. ¿Será la última elección de esa alianza?
El kirchnerismo sigue atónito. Se ha paralizado tratando de sacar rédito en la división de la oposición. Sin embargo, su apoyo electoral sigue firme en torno del 25 por ciento de los votos; la Coalición no sale del diez y Francisco de Narvaez aparece pisándole los talones y con muchas chances de seguir creciendo.
El peronismo, que observa el proceso, empieza a negociar condiciones de rendición. Los caudillos que no se habían pasado de bando negocian con Unión PRO listas de candidatos pseudo opositores para no perder las mayorías en los poderes legislativos, que podrían comprometer su gobernabilidad.
La marcha es silenciosa e imperceptible, como el paso de la caravana de hormigas que devoran las plantas en cuestión de días.+

miércoles, 1 de abril de 2009

+ Raúl Alfonsín

Murió el llamado "padre de la democracia argentina".
Como ciudadano que se mueve en el espacio nacional, popular y cristiano, es lamentable la pérdida de un dirigente tan importante para la construcción de los consensos en la sociedad argentina; todo un ícono de la austeridad republicana.
Como analista, es imposible dejar de evaluar la implicancia que puedan tener todos los homenajes necrológicos, bien merecidos, en favor de la Unión Cívica Radical. En un momento en que decrecen las expectativas electorales de la Coalición Cívica, aparece una oportunidad para el fortalecimiento del centenario partido y la candidatura presidencial del Vicepresidente de la Nación.+)

martes, 31 de marzo de 2009

Tapado y Retador


De esa forma se denomina, en la jerga burrera, al caballo por el que nadie paga un peso pero que sorprende en la recta final. Nos referimos a Francisco “el Colorado” de Narváez, un dirigente que venía muy de atrás, sin una buena calificación por parte de los conocedores, de los mentideros ni de sus compañeros de actividad política, pero que ha logrado sorprender.
Los candidatos que suenan temprano tienen el problema de las expectativas excesivas. De Narváez trabaja hace muchísimo en este proyecto, pero nadie o muy pocos confiaban en su éxito. Otra es la situación de Mauricio Macri, a quien la gestión le está pesando mucho para posicionarse de cara al 2011.
Los pasos en falso dados por de Narváez con Carlos Menem en 2003 y con Roberto Lavagna en 2007, y sus desentendimientos con el favorito del espacio, Mauricio Macri, conspiraban contra su pretensión de éxito electoral.
Sin embargo, el Colorado es un empresario al estilo americano: un tipo de manual. Leyó y ejecutó. Le salió mal las primeras veces; se le veía la pata a la sota; se lo adivinaba y sonaba a falsete, o se lo veía venir. Hasta que encontró un buen manual y, con tanto ensayo previo, la maniobra le salió bien.
Con humildad, mucho trabajo y seriedad, aceptó el lugar que le tocó jugar en 2007 y se preparó para que el 2009 lo deje en puertas de un objetivo asequible: la gobernación bonaerense.
El viernes último fue nominado como primer candidato a diputado nacional por una alianza que reúne al PRO, a su Unión y al peronismo disidente. El contrincante virtual, Néstor Carlos Kirchner. Hay encuestas que los dan en una suerte de empate técnico y muy por encima de Margarita Stolbizer; otras que lo dan liderando las compulsas.
Si Kirchner no presenta batalla, todos van a pensar que se borró y su poder se esfumará de un momento para otro; knock out técnico. Si se presenta y pierde, la debilidad va a ser mayor; knock out en los primeros rounds (ya que adelantó la elecciones con la intención de ganarlas). La derrota es ahora, para colmo, un escenario posible. Esto le asigna a de Narváez un título impagable que, en el box, es el de retador.
Los resultados electorales dependen, en gran medida, de la forma en que se los lea. Con los medios cada vez más enfrentados, en virtud de la política oficial de relaciones con la prensa, el oficialismo tiene todos las chances para que la lectura reconozca la importancia del principal distrito del país, de una combinación de derrotas o éxitos, de la pérdida de bancas o de la aparición de nuevas figuras estelares, como el Colorado o Gabriela Michetti; o, en última instancia, el fraude.De a poco, el peronismo ha encontrado en Unión PRO un nuevo polo de poder y el paulatino abandono de las filas oficialistas vaciarán de poder a la estructura gubernamental.+)

sábado, 21 de marzo de 2009

Entre junio y julio de 2008 trazamos escenarios que permitieron prever el futuro a mediano plazo, cuando nadie se animaba a hacerlo. Hoy pretendemos volver a trazar alguna línea de prospección para los días que vienen, por más que no nos agrade lo que vemos.

En aquel tiempo hablábamos como más probable del llamado Camino Poceado. Ibamos a ir a los tumbos, pero la máquina no se detendría ni cambiaría radicalmente de dirección. Hoy esa posibilidad ya se agotó y los tiempos se acortaron mucho. El vehículo pierde mucho aceite, particularmente en la caja, y el conductor deberá tomar medidas drásticas si quiere seguir circulando a tan alta velocidad por la autopista del poder.

Por más que lo intentemos, no podemos vislumbrar más que dos probabilidades, ya que parece prácticamente imposible el llamado a un gobierno de unidad, un cambio de gabinete y de políticas, que le permitirían dar un volantazo, salirse de la vía rápida y elegir la poco glamorosa colectora.

Aguantar hasta las Elecciones: Hay demasiadas amenazas como para poder hacerlo sin algún cambio de fondo. Como decíamos la semana anterior, el adelantamiento eleccionario les permitió a los Kirchner ganar un tiempo que ya no parecían tener. Octubre era una fecha muy lejana para el ritmo del deterioro político de la gestión K. No obstante, la convocatoria para el 29 de junio manifestó debilidad -máxime cuando la prensa recordó que una semana antes Néstor Kirchner criticaba el adelantamiento de las elecciones catamarqueñas, como una señal de pavura frente a la derrota segura-, lo que se terminó de ratificar con el anuncio de la coparticipación del 30 por ciento de los ingresos provenientes de las retenciones a la soja a provincias y municipios. Como sabemos, los peronistas no se conforman con una parte si pueden tener el todo, y los intendentes empiezan a sospechar que las ya anunciadas obras de infraestructura tal vez no se lleguen a hacer nunca. Las fugas de los despechados pueden ser fatales como señales del derrumbe.
Lo apremiante de la situación se vio explicitada por las declaraciones del piquetero Emilio Pérsico que aseguró que si perdían en junio se irían para dejar el Gobierno en manos de (Julio) Cobos y Clarín. Es probable que haya sido un globo de ensayo para hacer reaccionar a la opinión pública con la amenaza de su salida anticipada. La mala noticia es que nadie reaccionó con temor al helicóptero K sino, al contrario, pareció que tales dichos provocaron en la población un entusiasmo que no se veía en el auge de la crisis del campo con tal posibilidad.
La otra probabilidad es que la administración Kirchner, ante la pérdida de caja y el advenimiento de la crisis económica, se chavice. Las últimas señales del kirchnerismo van en tal sentido: la nacionalización de empresas o del comercio exterior está diariamente en la agenda política; el ataque a la prensa -concretamente mediante el proyecto de ley de radiodifusión-, cuando no se trata de una compra lisa y llana de medios, y el enfrentamiento con los sectores presuntamente oligárquicos y dicotómicos, como con el campo, parecerían confirmar a esta tendencia como más factible que la anteriormente mencionada.

Pero cabe hacer dos comentarios. El primero tiene que ver con la eventualidad de que el Senado no apruebe el adelantamiento de las elecciones. En tal caso, la gobernabilidad quedaría serísimamente comprometida. El paro agrario y sus movilizaciones podrían crear un clima que, sumado a cualquier otro conflicto, podrían desbalancear la ecuación de esa estratégica votación.
Todos sabemos que la Argentina no es ni Venezuela, ni Bolivia, ni Ecuador ni, mucho menos, Cuba. Kirchner también lo sabe. Emprender este camino podría estar impulsado por las siguientes razones:

A) La pragmática (heterodoxia económica): perdido por perdido, es lo único que se puede hacer con la realidad que se presenta.

B) La ideológica: No habrá otra oportunidad para completar el proceso de transformaciones estructurales.

c) La política: "O son ellos o somos nosotros; vamos por ellos antes de que vengan por nosotros". Esta frase, atribuíble según el análisis a Kirchner, es lo que parecería estar sucediendo; es decir, en la autopista, con el móvil averiado, pisa a fondo el acelerador.+)

domingo, 15 de marzo de 2009

Acercar la fecha para alargar el plazo

"Sigo en esta ruta,
un cartel: 'no se puede frenar';
no quiero ser uno más
que no podrá volverse.
Por eso, no, no, no, no...
¡no quiero llegar!
de allí no hay como zafar,
como la misma muerte."
fragmento de "Sin Hilo", Las Pelotas
La canción dramatizada por la voz del extinto Alejandro Sokol es ilustrativa respecto de lo que le ha pasado a los Kirchner en los últimos meses. La metodología del conflicto permanente es buena para los momentos de cambio, pero es totalmente inadecuada para los procesos de acumulación. Más aún, después de un tropiezo como lo fue el del "voto no positivo" del Vicepresidente, la aceleración del proceso es inercial.
Muchas veces dijimos que la cantidad de eventos que podían converger en marzo/abril hacían propicio el aquelarre. Sin tanto fundamento como presentimiento, esperábamos que Kirchner encontrara el vehículo debajo del cual lanzarse para denunciar el atropello y, de esa manera, sustraerse de la escena del crimen. Los candidatos a culpable eran el campo, Julio Cobos, Elisa Carrió, los financistas... hasta que apareció Mauricio Macri.
El adelantamiento de los comicios capitalinos le permitió, en una sola jugada, prolongar los tiempos y darse una oportunidad de salir de pie. Porque a) encuentra desarmada a la oposición, b) acota el proceso de limado de la imagen matrimonial, c) evita que la crisis los devore antes de octubre, y d) retoma la iniciativa política. Este último punto es, tal vez, el más interesante de todos.
La oposición ahora debe resolver si apoya o boicotea la anticipación de los comicios para el 28 de junio, en el Congreso y, luego, cómo estructura sus alianzas. Si llegara a rechazar la iniciativa gubernamental, la gobernabilidad quedaría definitivamente comprometida.
De todos modos, si aún llegara a lograr el pretendido adelantamiento sería muy difícil que el oficialismo pueda obtener un buen desempeño electoral. El motor va perdiendo mucho aceite en la caja. Más o menos ruidosamente, numerosos dirigentes parten hacia el desierto y abandonan las murallas kirchneristas. La soledad del poder podría sucumbir muy fácilmente ante un armado que reúna a más de dos buenas cabezas opositoras de todo el país. En síntesis, la oposición tiene que equivocarse mucho para perder.
En esas tolderías se escuchan tambores de guerra. Son los de los camioneros, los del Grupo Clarín y los de tantas tribus que intentan reponerse de las heridas producidas en los albores de la actual administración. De haberlo planeado, no se podría haber lanzado al otro lado del campo de batalla a tantos sectores de la sociedad y del poder.
Si Néstor le preparó una cama a Cristina, o no, habrá que analizarlo en el futuro, con la perspectiva que ofrece la historia. Lo cierto es que finalmente se pudo saber que la semana pasada la Presidente había ocultado su aparición en la mesa de negociaciones con el campo al propio Consorte Presidencial; el movimiento de la reina era sabido por tan sólo dos ministros, según nuestra fuente. El incumplimiento de algunas de esas promesas establecidas en ése acuerdo, y que debían reflejarse en el Boletín Oficial, fueron consignados a una solapada reaparición de Guillermo Moreno. La maniobra parece confirmar confirmar nuestro dato.
Volviendo al tema con nos atañe, se podría decir que tres meses es poco para preparar una campaña, pero es una eternidad para sostener el malabarismo de los platitos chinos, en medio del temporal. El 29 de junio tendremos que esforzarnos para que nuestra análisis sea más atractivo que la propia crónica de tales sucesos.+)

domingo, 8 de marzo de 2009

8 de marzo

Dos aniversarios coinciden en esta fecha.Empecemos por el más reciente: hace un año se firmaba la Resolución 125, que pretendía establecer un régimen de retenciones al agro.

El anuncio del entonces ministro de Economía, Martín Lousteau, fue el puntapié inicial de un conflicto que tuvo dos consecuencias principales, la parición de un nuevo actor en la escena nacional -el Campo- y el ¨voto no positivo¨ del vicepresidente Julio César Cleto Cobos, que derribó en un solo golpe el intento legislativo, la Concertación Plural y la hegemonía kirchnerista.


Los intentos por mantener la 125 y por ocultar los problemas de gobernabilidad que trajo aparejada dejaron como resultado una Presidencia débil, como el sexo que permanentemente enarbola su titular.


Como una profecía autocumplida, en un nuevo Día Internacional de la Mujer -tal la otra conmemoración de la fecha- aquella que se forró con su propio género es la principal demandada por las suyas como la culpable de sus males futuros. En un país en el que hay numerosas juezas -las hay hasta en la Corte Suprema-, legisladoras -incluso que son autoridades políticas e institucionales-, dirigentes empresarias y sociales, muchas piensan que van a tener que pasar muchos años antes de que los argentinos volvamos a votar a una mujer.


Por otra parte, es su marido quien aparece como el verdadero jefe en las sombras.Vamos a darle un crédito a Ella, el mismo que le dimos hace más de un año en esa columna llamada Chabela. Veamos en qué lo prendamos; podría ser el hecho de que el martes último la Presidente apareció en la reunión con los ruralistas y logró un significativo acuerdo, especialmente para el Gobierno.


Hay que tener en cuenta que fue firmado a pocos días de la ExpoAgro y de este maldito cumpleaños.


A partir de esta hipótesis podríamos concluir que Cristina se impuso a Néstor y que, tras una eventual derrota en Catamarca, Kirchner deje tardíamente lugar al mandato de Fernández.


Si fuera Néstor quien decidió dar el brazo a torcer y tener con firmeza la correa de los Guillermo Moreno y de Ricardo Echegaray, entonces tendría razón Jorge Asís al afirmar que ¨Kirchner es un duro en el arte de arrugar¨; vio el abismo y frenó.


Habrá que ver si efectivamente irá a dar pelea en octubre. Eduardo van der Kooy dice hoy, basado en el testimonio público del ex presidente, que el Consorte Presidencial dará pelea. Por mi parte, es claro que debe darla, pero si Cobos llegara a impactarlo hoy en las elecciones catamarqueñas tendrá problemas para augurar cierto clima de campaña.


Si la Presidente no tuvo la iniciativa del acuerdo, entonces no se entiende para qué llevó tan lejos este conflicto de consecuencias nocivas tanto en lo político como en lo económico. Si es que estuvo cautiva, entonces deberá ejecutar a su captor.


De la misma manera, uno se pregunta qué pretenden los Kirchner cuando intentan asustar al gigante del Clarín con una ley de Radiodifusión que cercene su negocio.


Cada vez cuesta más escribir esta columna. No es que uno se cuestiona las decisiones o las actitudes presidenciales, sino que muchas veces no las comprende. Y es muy difícil hacer prospecciones a partir de supuestos que no son seguros.+)

lunes, 2 de marzo de 2009

Amerizaje en el Hudson




Uno se imagina a Néstor Kirchner como si fuera Chesley Sullenberger, el piloto que amerizó un Airbus A320 sobre las auguas del río Hudson y lograra un heroico salvamento de sus 155 ocupantes el 16 de enero último.
Pero, lamentablemente, no alcanzo a ver el final de la película sino el momento en que el heroico aeronauta vio que no llegaría nunca a destino y tuvo que improvisar esa complejísima operación.
El presidente del justicialismo busca a las elecciones en el almanaque y, para encontrar octubre, debe hacer correr unas cuantas hojitas. "Falta muchísimo" podría escuchárselo decir en una cálida tarde de Olivos.
Llegar a octubre significa superar unas cuantas turbulencias que surgen de los pedidos de plata para efectivizar la realización de obras por parte de los intententes del conurbano; de los gobernadores leales, que cantan una melodía similar; de los sindicalistas, que piden todo lo que pueden, aunque insisten muy especialmente en el auxilio a las obras sociales; los piqueteros que reclaman combustible para funcionar; de muchos sectores afines postergados, pero que favorecerlos implicaría quitarles a los anteriores, y así continúa la interminable lista de mendigos.
Esto sin evaluar potenciales fugas desde el oficialismo, tales como el presidente del Banco Central, Martín Redrado; el jefe de Gabinete, Sergio Massa, o algunos legisladores o intendentes clave en el esquema de poder en vigor.
Sin embargo, el Triángulo de las Bermudas parece ser la crisis financiera internacional. Porque sus dimensiones y consecuencias son desconocidas, pero parecerían ser letales para el esquema de "viento de cola" con el que engordó el kirchnerismo.
Kirchner parece en la misma tesitura que Hugo Moyano, la que podría traducirse de la siguiente manera: en la medida en que me den lo que pido, continúo.
El discurso de la Locutora, a decir de Jorge Asís, de ayer en la apertura de las sesiones ordinarias fue elocuente al respecto. La Reina de la Chicana dijo pocas cosas, pero señaló dos sitios en los que aterrizar la nave en emergencia: el Campo o el Grupo Clarín. A unos, el oficialismo viene amenazándolos con la nacionalización del comercio internacional de granos; al otro, con la mil veces prometida ley de Radiodifusión. Si aciertan y logran sobrevivir, sería a costa de la pista.
¿Y si no logran aterrizar exitosamente? ...y... habrá que ver. Imaginarlo es ocioso; surgirá de la particularidad de esos días.
Dios dirá.+)

viernes, 20 de febrero de 2009

Dosificación


El alejamiento de los senadores santafesinos Carlos Reutemann y Roxana Latorre del bloque oficialista es una noticia muy significativa, no tanto por su impacto parlamentario como por el político; de hecho, puede terminar teniendo adelantando graves consecuencias en el Senado, que hasta ahora se esperaban para diciembre.
Políticamente, Reutemann era la carta con la que los Kirchner pretendían disputarle octubre a la oposición. Con un resultado ajustado en Santa fe y un triunfo en la provincia de Buenos Aires el oficialismo podía discutir el dictamen popular de las urnas.
Pero la decisión del Lole dejó a los K encerrados al Conurbano. Más aún, les quitó la posibilidad de poder elegir al sucesor poskirchnerista entre él y Daniel Scioli. Ahora no les quedará más remedio que apoyar a Scioli, siempre y cuando el motonauta no vea que el apoyo presidencial pone en juego su performance electoral.
La fuga de Reutemann trajo cola: Clarín informó que él y Latorre no serían los únicos en marcharse. De hecho, el vicepresidente del Senado, Juan Carlos Romero, también anunció su salida y hay otros senadores más que estarían estudiando copiarlos. En tal caso, el quorum quedaría muy comprometido en la Cámara fuerte para el Gobierno Nacional.
En este difícil contexto, la Presidente demoró la invitación a dialogar con el campo y, para colmo, intentó una jugada magistral al despanzurrar al flamante presidente de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Biolcatti, frente a la Mesa de Enlace. Mató al más cercano (curiosamente, el ideológicamente más lejano) de los dirigentes y facilitó a los duros el camino para el paro.
El conflcito, por sus características, empujó al dólar hacia arriba mientras la economía continuó esta semana evidenciando síntomas de recesión.
Parecería que salen a regar después de la lluvia. Si uno tiene que analizar las intencionalidades, puede concluir que lso Kirchner hacen todo mal o que están tomando dosis de veneno.+)

domingo, 15 de febrero de 2009

De alianzas de derecha y de izquierda

El domingo pasado un hecho muy importante agitó las aguas de la política vernácula: la convocatoria del jefe del gobierno porteño, Mauricio Macri, a su antigüo aliado Francisco de Narvaez y al ex gobernador bonaerense Felipe Solá para converger en una alianza electoral.
¿Qué es lo novedoso, dado que muchas de estas cosas se presumían? A mi juicio, el que haya sido el titulo principal de la tapa dominical de Clarín luego de que el Gran Diario Argentino endureciese el tratamiento que venía ofertando al Gobierno, porque de Narvaez ya había sido aliado del PRO y se identifica desde hace añares con el justicialismo, y Solá, en cambio, es un cacique sin indios.
Pero lo más extraño no es que la nota no haya citado fuentes sino que se le diera tanta importancia a un hecho que todavía no era ni siquiera una conversación, que no pasaba de una idea. La prueba fue la conferencia de prensa; no hubo acuerdo en lo básico para una discusión como ésa: las posiciones en la lista.
Lo significativo, sí, es que parecería que para Clarín Macri es un candidato deseable que está intentando evitar en el regionalismo porteño al que lo empujaban los neoradicales.
Macri facilitó la ecuación electoral, por izquierda y por derecha. Veamos este punto con detenimiento. ¿Qué son izquierda y derecha, en la actualidad?
Más allá de lo académico, las identificaciones partidarias suelen tener arraigo familiar, cultural, geográfico o social. Hay gente rica que es comunista porque su padre lo era, hay gente pobre que es conservadora por semejantes razones, adhesiones de vecindad, de conveniencia, de identificación profesional, simpatías, etc.
Pero cuando nos referimos a la derecha apuntamos a quienes buscan la conservación de lo que favorece el actual estado de la situación. Más allá de lo que se proponga, lo importante es el resultado: mantener y aumentar el poder. No importa si se es progresista (liberal) o creyente.
La izquierda, al contrario, se propone la subversión de ese orden, el cambio. La situación no nos podría favorcer nunca porque está mal parida, así no se hace. Habitualmente es más rebelde que feligresa; pero en el caso de profesar un credo puede tener actitudes heroicas, martirológicas y hasta artísticas.
En la Argentina de la actualidad quien aparece claramente en el espacio conservador es el kirchnerismo, más allá de su gala por combatir el Ancienne Regime militar.
Su retador es el neoradicalismo que encarnan la Coalición Cívica, la UCR, el cobismo, el juecismo y los socialistas. Ellos tienen una tradición política que, además, está identificada por lo valórico. "Que se rompa, pero que no se doble", dicen que afirmaba el fundador del radicalismo, Leandro Alem. Los radicales y los socialistas siempre estuvieron más cerca de los valores republicanos y de la austeridad, que de los resultados concretos. Aunque siempre hay partidarios que, por razones familiares o las que sean, rompen el molde. Pero la lógica de ese espacio es de medios, en tanto que el peronismo fue más bien de fines (la inestimable consecusión del poder).
¿A qué voy con todo esto? Si el PRO suma una buena pata peronista en la Provincia, vacía al oficialismo de contenido; le roba el espacio de derecha.
La propuesta del kirchnerismo se podría sintentizar de la siguiente manera: Sectores más humildes y más ricos: ¿ustedes, quieren volver al delarruismo, a la Alianza deafulteadora e incapaz, o quedarse con nosotros que somos feos y malhablados pero les aseguramos lo escencial?
Los Neoradicales podrían responder: nada justifica estas barbaridades; basta de autoritarismo.
El pobrerío solamente conoce el abuso de la autoridad y los más ricos la sienten como un hecho natural; hasta ahí, el kirchnerismo se sentiría tranquilo con un triunfo ajustado porque los pobres son siempre más.
El problema surge cuando un multimedios pone a disposición su Clarín para avisar que hay otra forma de conseguir que el estado de situación se mantenga y hasta mejore.
Algo ha cambiado, pero aún no están claros los detalles.+)

miércoles, 11 de febrero de 2009

Todo sigue igual

Desde la última vez que escribimos no ha habido cambios sustanciales.
El matrimonio presidencial sigue dando una dura pelea para lograr mantener la gobernabilidad. Lo hacen a su manera: con pequeñas operaciones tácticas que, a veces sin quererlo, reflejan lineamientos estratégicos indeseados. El despliegue frenético de la Presidente, que mezcla viajes a Cuba, Venezuela, España y Tartagal, con un fárrago de anuncios microeconómicos, dejan una preocupante sensación de sobreactuación. El esfuerzo por disciplinar la tropa de Néstor Kirchner obliga muchas veces a sus pretendidos disciplinados a desairarlo.
La caja que teóricamente obtuvo el Estado de las AFJP no parece ahora estar asegurada frente al continuo desmejoramiento de todas las variables de la economía. Permitió, efectivamente, cierto desahogo financiero. Las reiteradamente anunciadas obras públicas ven demorada la llegada de los fondos requeridos, según sus ejecutores.
Los gordos de la CGT ven adelgazadas sus huestes. Durante enero, se chimentó que hubo una reunión de unos 3000 delegados en la Uocra, con referentes sindicales de primer nivel; uno de ellos habría afirmado públicamente que el confuso episodio de salud que sufrió la Presidente no fue más que un bajón anímico, y que ella quería desertar. Por otra parte, la debilitada central ya había sufrido la partición en favor de Luis Barrionuevo, que es ahora el referente gremial de la oposición peronista. La CTA no parece ser tan cercana al Gobierno como antes. Hoy marchó contra el tarifazo contra los entes reguladores de la calle Suipacha, horas después de que el ministro de Trabajo se haya pronunciado contra la legalidad del reconocimiento del gremio de trabajadores del subterráneo que pretende su reconocimiento en desmedro de la UTA.
Los piqueteros se han desbandado. Quedan pocos leales. Además, la disminución de subsidios, producto de una caja que ha aflojado, les hizo perder cuadros operativos y técnicos. También se fueron muchos de los dirigentes de izquierda que solían expresar su apoyo a esta administración nacional. También se manifestaron hoy en la citada protesta.
El PJ sigue tan distante como antes de que los K desmantelaran la transversalidad y la Convergencia Plural. Los gobernadores del interior intentan mantenerse a distancia prudencial del matrimonio porque ven desplomarse su popularidad, no justifican el rumbo elegido y no pueden cumplir con las obras prometidas.
Las Fuerzas Armadas y de Seguridad han procurado un bajísimo perfil, excepto la policía bonarense que está tan cascoteada por la inseguridad en el Conurbano como por las sospechas derivadas del caso Bergara.
Asumió Barak Obama en los Estados Unidos, pero el mundo no parece salir de la incertidumbre económica; los indicadores bursátiles y de los commodities oscilan como el electrocardiograma de un enfermo.
La oposición se agrupa en dos grandes bandos: uno, centro progresista, que parece reunir a la Coalición Cívica, al radicalismo, al juecismo, al cobismo y a los socialistas; otro, conservador, que alinearía a sus tres grandes referentes (Mauricio Macri, Francisco de Narvaez y Felipe Solá). Paulatinamente van adquiriendo una dinámica relativamente conducente.
El Congreso y la Justicia parecen despertar, de a poco, de un largo sueño y prometen algún nivel de creciente independencia.
Los medios... los medios... los intentos de acallarlos, frente a semejante nivel de disconformidad social, se vuelven imposibles. Se silencia a Nelson Castro -aunque hacía mucho que no se lo escuchaba tanto como el día después de la censura-, pero hay medios presuntamente "comprados" que parecen más opositores que los independientes.
Un párrafo aparte merece el grupo Clarín. Hay una nota de Crítica de fines de diciembre en la que un off the record que se atribuye a Néstor Kirchner afirma que su gestión durará lo que Clarín le permita. La escribe un periodista que suele hablar con él, por lo que debemos suponer que quiso hacer pública esa reflexión.
Si tenemos que juzgar el comportamiento estival del gran diario argentino podemos decir que se mantuvo muy mansito hasta que trascendieron las versiones de que empresarios K iban tras sus acciones y Hugo Moyano, por su distribución. El viernes dio a conocer esta última noticia y el poderoso multimedios mostró sus uñas y dientes.
Con este panorama, lo único que permanece inmutable es la inestabilidad.+)