miércoles, 11 de febrero de 2009

Todo sigue igual

Desde la última vez que escribimos no ha habido cambios sustanciales.
El matrimonio presidencial sigue dando una dura pelea para lograr mantener la gobernabilidad. Lo hacen a su manera: con pequeñas operaciones tácticas que, a veces sin quererlo, reflejan lineamientos estratégicos indeseados. El despliegue frenético de la Presidente, que mezcla viajes a Cuba, Venezuela, España y Tartagal, con un fárrago de anuncios microeconómicos, dejan una preocupante sensación de sobreactuación. El esfuerzo por disciplinar la tropa de Néstor Kirchner obliga muchas veces a sus pretendidos disciplinados a desairarlo.
La caja que teóricamente obtuvo el Estado de las AFJP no parece ahora estar asegurada frente al continuo desmejoramiento de todas las variables de la economía. Permitió, efectivamente, cierto desahogo financiero. Las reiteradamente anunciadas obras públicas ven demorada la llegada de los fondos requeridos, según sus ejecutores.
Los gordos de la CGT ven adelgazadas sus huestes. Durante enero, se chimentó que hubo una reunión de unos 3000 delegados en la Uocra, con referentes sindicales de primer nivel; uno de ellos habría afirmado públicamente que el confuso episodio de salud que sufrió la Presidente no fue más que un bajón anímico, y que ella quería desertar. Por otra parte, la debilitada central ya había sufrido la partición en favor de Luis Barrionuevo, que es ahora el referente gremial de la oposición peronista. La CTA no parece ser tan cercana al Gobierno como antes. Hoy marchó contra el tarifazo contra los entes reguladores de la calle Suipacha, horas después de que el ministro de Trabajo se haya pronunciado contra la legalidad del reconocimiento del gremio de trabajadores del subterráneo que pretende su reconocimiento en desmedro de la UTA.
Los piqueteros se han desbandado. Quedan pocos leales. Además, la disminución de subsidios, producto de una caja que ha aflojado, les hizo perder cuadros operativos y técnicos. También se fueron muchos de los dirigentes de izquierda que solían expresar su apoyo a esta administración nacional. También se manifestaron hoy en la citada protesta.
El PJ sigue tan distante como antes de que los K desmantelaran la transversalidad y la Convergencia Plural. Los gobernadores del interior intentan mantenerse a distancia prudencial del matrimonio porque ven desplomarse su popularidad, no justifican el rumbo elegido y no pueden cumplir con las obras prometidas.
Las Fuerzas Armadas y de Seguridad han procurado un bajísimo perfil, excepto la policía bonarense que está tan cascoteada por la inseguridad en el Conurbano como por las sospechas derivadas del caso Bergara.
Asumió Barak Obama en los Estados Unidos, pero el mundo no parece salir de la incertidumbre económica; los indicadores bursátiles y de los commodities oscilan como el electrocardiograma de un enfermo.
La oposición se agrupa en dos grandes bandos: uno, centro progresista, que parece reunir a la Coalición Cívica, al radicalismo, al juecismo, al cobismo y a los socialistas; otro, conservador, que alinearía a sus tres grandes referentes (Mauricio Macri, Francisco de Narvaez y Felipe Solá). Paulatinamente van adquiriendo una dinámica relativamente conducente.
El Congreso y la Justicia parecen despertar, de a poco, de un largo sueño y prometen algún nivel de creciente independencia.
Los medios... los medios... los intentos de acallarlos, frente a semejante nivel de disconformidad social, se vuelven imposibles. Se silencia a Nelson Castro -aunque hacía mucho que no se lo escuchaba tanto como el día después de la censura-, pero hay medios presuntamente "comprados" que parecen más opositores que los independientes.
Un párrafo aparte merece el grupo Clarín. Hay una nota de Crítica de fines de diciembre en la que un off the record que se atribuye a Néstor Kirchner afirma que su gestión durará lo que Clarín le permita. La escribe un periodista que suele hablar con él, por lo que debemos suponer que quiso hacer pública esa reflexión.
Si tenemos que juzgar el comportamiento estival del gran diario argentino podemos decir que se mantuvo muy mansito hasta que trascendieron las versiones de que empresarios K iban tras sus acciones y Hugo Moyano, por su distribución. El viernes dio a conocer esta última noticia y el poderoso multimedios mostró sus uñas y dientes.
Con este panorama, lo único que permanece inmutable es la inestabilidad.+)

No hay comentarios: