martes, 25 de agosto de 2009

Tintinar

Los Kirchner parecerían haber puesto el pie hasta el fondo del acelerador.
El veto a la ley de Emergencia Agropecuaria, la denunciada operación contra Carlos Reutemann, el globo de ensayo acerca de un posible aumento en las retenciones a la soja, las agresiones denunciadas por ejecutivos del Grupo Clarín, el probable envío del proyecto de ley de Radiodifusión a la medida como para perjudicar a Clarín, la insistencia con un proyecto de Arrendamientos que podría enfrentar a las entidades rurales, entre muchas otras iniciativas odiosas, van calentando el ambiente social y corporativo.
Parecería que Kirchner, lejos de lamentarlo, no deja de buscar combustible para arrojarlo luego a la hoguera política.
Con un contexto económico muy deteriorado, uno podría pensar que el ex presidente tirará de la sábana para poder cubrir sus agujeros fiscales y, en caso de que alguno chille, podría acusarlo de atentar contra la gobernabilidad... y pedirle al Congreso que convoque a elecciones anticipadas para marzo de 2010.
Si hay que imaginar un escenario, veo una población irritada caceroleando o al Campo en pie de guerra, primero, y la inmediata convocatoria eleccionaria para despresurizar, antes del 10 de diciembre.+)

sábado, 22 de agosto de 2009

La noche del peronismo

No hay que confundirse: la oposición se impuso sobre el oficialismo, pero hasta diciembre no se reflejará institucionalmente.
Un memorioso recordaba por estos días que el jefe del bloque de los diputados radicales en 1989, César Jaroslavsky, tras el triunfo menemista en las urnas, retiraba una quincena de legisladores a la hora de votar para que el justicialismo pudiera gobernar con el apoyo legislativo del Congreso.
Los Kirchner, muy por el contrario, tensan la cuerda y provocan para ver si alguno se tienta, la corta y queda como culpable de los males que el Matrimonio Presidencial supo conseguir.
El mundillo político argentino sabía que esto podía pasar. Por eso quisieron confiar en el fallido dialogo político. No hay que criticar por eso a la oposición, ni a los Kirchner porque siempre hicieron esto y es por esto que la gente votó en contra del Gobierno. Puede ser que haya expresado su disgusto de distintas formas, pero el oficialismo sabe que la gente votó contra la crispación y de sus eyaculaciones políticas.
Quienes debieran estar haciendo algo para evitar la frustración colectiva y, tal vez, el cacerolazo fatal son los gobernadores, los legisladores y los dirigentes peronistas. Ellos juegan su carta para la superviviencia en 2011. Néstor está cavando varias fosas. Nadie sabe para quién es. Los pequeños dirigentes están aterrados, paralizados. Saben que una es para Clarín; las otras no tienen usuario asignado. Cuando termine de cavar la última, Kirchner pondrá una lápida que dirá: PJ: siga participando.+)

sábado, 15 de agosto de 2009

Instancias finales

Prácticamente toda la oposición ha declarado que el dialogo político convocado por la Presidente el 9 de julio último es inconducente.
El Gobierno Nacional está perdiendo la posibilidad de negociar el poder, desde una posición de cierta fortaleza, con quienes se establecerán en el Congreso desde diciembre; los ganadores de junio se manifestaron favorables a hacerlo.
El fracaso legislativo con el "tarifazo" lastimó seriamente al Poder Ejecutivo. El oficialismo tuvo la rápida reacción de imponerse en Diputados con las "facultades delegadas" sin ceder un ápice al Campo, que reclamaba aprovechar la oportunidad a fin de habilitar alguna concesión en materia de retenciones. Ese triunfo logró despejar la sensación de muerte política del kirchnerismo, pero probablemente estableció una fecha de vencimiento más temprana. El modelo que Elisa Carrio definió como "autoritario" no da para más.
No está claro si es que los Kirchner intentan mantener este formato como el único o si es que no conocen otros, y no están dispuestos a ensayar. La difícil situación de los bloques justicialistas en el Congreso permite pensar que, al mejor estilo de Carlos Menem, los Kirchner están dispuestos a hacer todo para evitar que los suceda un peronista.
Hay que ver los esfuerzos que hace el peronismo bonaerense por mostrarse en condiciones de disputarle el poder a la oposición. Los disidentes cantarían esa misma canción, como una forma de cotizarse ante las huestes personalistas de Unión PRO, pero el Matrimonio Presdiencial amenaza con contaminar todos los símbolos partidarios con una peste incurable.
La pelea con Clarín por los derechos de televisación del fútbol permiten hacer una doble lectura: quieren aparecer como los paladines de la izquierda y, en caso de que no puedan llevar a cabo sus planes más ambiciosos, ser víctimas de algún poderoso deleznable para el sector que pretenden representar.
Es presumible que, en caso de que sobrevivan a esta pelea con el Gran Diario Argentino, proviquen una crisis similar antes de diciembre.+)

jueves, 6 de agosto de 2009

Mucho ruido

El Congreso es ahora el escenario del poder político. Ahí parece que se definirá la gobernabilidad venidera.
La agenda parlamentaria pasa básicamente por una discusión sobre la caja, y su manejo. Hay aspectos institucionales, pero tienen que ver con el aspecto arbitrario con que el modo con que el Kirchnerato utiliza los resortes administrativos y legales.
La debilidad del sistema de partidos o, dicho de otra forma, cierta pretensión de fortalecimiento del bipartidismo han desatado una serie de reposicionamientos de cara a los dos escenarios futuros posibles.
El duhaldismo, descontento con Francisco de Narvaez, apuesta por la alternativa Julio Cobos. ¿A Presidente electo o como resorte de una acefalía? Eduardo Duhalde hizo un panegírico del sistema dual, dos días después de que Domingo Cavallo -de contacto frecuente con Carlos Reutemann- pidiera el regreso del piloto de tormentas que en 2001 agarró el fierro caliente de la crisis. ¿Intentó desbaratar la maniobra o provocarla? ¿Le conviene al Lole ese escenario o lo perjudica? Duhalde aspira a presidir el PJ.
La guerra con Clarín parece desatada. El Gobierno intenta pararle el fútbol, una caja considerable, y el multimedios dispara con munición gruesa contra una gestión que no parece querer hacer nada para curarse en salud. El día que no le pega al Gobierno Nacional utiliza la tapa para presentar proyectos de la gestión capitalina.
El dialogo es hoy más una esperanza de la oposición, que huele el aroma del poder, que una pedido de sustento.
Los empresarios, la Iglesia y los sindicatos parecen espantados con lo que está haciendo el oficialismo con la porción, no menor, de poder residual que mantenía el día después de las elecciones.
Los medios se hacen un festín con los Guillermo Moreno, las Diana Conti, los Ricardo Jaime, las compras de tierras fiscales en el Calafate y tantos temas que eran tabú hasta el 28 de junio último.
El deterioro político es intenso y acaelerado; el pronóstico, reservado.+)