sábado, 24 de diciembre de 2011

Nuevos escenarios

El año político termina con más interrogantes que los que se esperaba luego del aplastante triunfo electoral de octubre. Ciertamente, la crisis internacional es un contexto que nadie desconocía. Pero es una gracia que quien tenga que enfrentarla cuente con el 54 por ciento de las adhesiones, ya que aquella se manifiesta en forma violenta en Europa.
Muy propio del kirchnerismo, en lugar de evitar la tormenta, Cristina encaró a fondo contra tres grandes poderes:
+ Hugo Moyano y el sindicalismo peronista. Así como no dudó en retar a sus aliados en Aerolíneas, ahora enfrenta al poder establecido en la CGT. Moyano buscó el apoyo de propios y ajenos, porque hasta sumó a Luis Barrionuevo y a Pablo Michelli en su favor. Jugó abiertamente en combinación con el presidencialmente aborrecido Momo Venegas. Y provocó ostentosamente desde el palco de Huracán: "Evita hay una sola".
A favor del oficialismo, es fácil combatir mediáticamente con un enemigo tan fulero, tan poco querible para la sufrida gente afectada por los piquetes y una mala prestación de salud. En contra juega una batalla que puede resultar muy cara. En los conflictos todos pierden, aunque algunos más que otros. pero todos pierden algo.
+ Daniel Scioli y el noventismo. Tal vez preocupada porque, ante la avidez de los herederos peligra la vida de los padres, la Presidente puso un dique en la frontera de Buenos Aires: Provincia y Ciudad están gobernadas por los dos posibles sucesores presidenciales. Scioli y Mauricio Macri son su equilibrio perfecto. Si la sucesión es la derecha, ella queda en el centro izquierda. No queda mucho lugar para Hermes Binner o para quien quiera correr por la izquierda.
+ La policía provincial. En el enfrentamiento entre el Gobernador y su vice, Gabriel Mariotto, apareció este tercero en discordia. El autoacuartelamiento fue caracterizado por muchos entendidos como extraordinario. Dicen que desde hace cosa de veinte años que no se producía algo así. No olvidemos las acusaciones recibidas por los patas negras en 2001. Son un factor de poder importante en ese país inserto en medio de la Argentina que es la Provincia (de Buenos Aires).
Pero, en rigor, el escenario de fines de 2010 con la cuestión del Indoamericano y Constitución, entre otros pequeños episodios, podía juzgarse como peor a la presente y sin embargo no solamente no hizo mella sino que abonó al reciente resultado electoral.
Cristina comenzó un gobierno con una impronta mucho más personal que el anterior, y con un nuevo condimento partidario. Así como el gobierno de Néstor se pobló de dirigentes capitalinos y el primero de Cristina, de bonaerenses, éste nuevo Gobierno no cambió mucho excepto que se fueron tres boanerenses (Anibal Fernandez, Julián Domínguez y Amado Boudou) y asumieron tres jugadores de una misma terminal. Se podría decir que tanto Juan Manuel Abal Medina, Norberto Yahuar como el hombre fuerte en Economía, Guillermo Moreno, tienen un padrino en el entorno de Cristina, que es Roberto Porcaro, un hombre de mucha proximidad presidencial. Agregaría que las nuevas asunciones tiñieron las filas gubernamentales con la juventud de La Cámpora. También vale decir que ciertos accidentes pueden borrar con una sola maniobra del codo las muchas líneas escritas en tiza.+

domingo, 27 de noviembre de 2011

Rumbo Definido



Se hablaba de la profundización del modelo y del terror a la Cámpora poco antes de las elecciones.
Lo cierto es que a poquito de ocurridos los comicios, el Gobierno Nacional tomó rápidas decisiones, firmes y poco populistas.
+ Tal vez lo más destacado inicialmente fue la eliminación de los subsidios, tras la fallida persecución de los cambistas. Para los que temían más populismo, hubo señales tranquilizadoras.
+ El encuentro con Barak Obama y el respetuoso reestablecimiento de esa relación bilateral tan importante para la política nacional.
+ Pero, sin lugar a dudas, hay un momento en que se produce un quiebre que es en la visita de la Presidente a la Unión Industrial Argentina en la que reconoció públicamente algunos problemas en la economía, tales como la inflación y la crisis internacional, y el desafío al poder de Hugo Moyano al desahuciar el proyecto de reparto de ganancias.
+ La coronación fue el discurso en el hangar. Luego de desestimar los pedidos de aumentos del Momo Venegas y las protestas de otros gremios, disidentes o no, Cristina Fernández encabezó un acto para legitimar la conducción y el proceso de ajuste que La Cámpora debe realizar en Aerolíneas a contrapelo de los intereses gremiales. Como con los controladores de vuelo, a quienes hizo retornar a la órbita de Defensa, el reconcimiento del gremio de Austral es una marcha atrás a la política que venía llevando a cabo el oficialismo. Ese discurso es de antología, por eso se inserta más arriba. Vale la pena escucharlo. Peronismo clásico. Más allá de los alineamientos de derecha y de izquierda, conducción política.
Habrá que ver si copia a Juan Perón en el tratamiento de la izquierda partidaria. Hay tres episodios interesantes para analizar:
+ La rebelión de un periodista de Página 12, que acusa a su diario de censurar sus críticas al gobernador hiper  de Santiago del Estero, Gerardo Zamora. Si bien Página 12 es un diario oficialista no chupamendias, sorprende que se acuse a ese diario amigo de ser crítico cuando se registran pocas portadas adversas al Gobierno en los últimos tiempos.
+ Los movimientos del vicegobernador bonaerense electo, Gabriel Mariotto, y sus aliados que representan una alternativa para ofiial al proyecto de Daniel Scioli.
+ La preocupación manifiesta de Carta Abierta respecto de algunos candidatos a sucesores presidenciales. Es evidente que la lista de aspirantes del peronismo a la sucesión de Cristina (Scioli, Juan Manuel Urtubey, José Manuel de la Sota, Jorge Capitanich) no es para nada progresista y eso les preocupa.
Veremos si la Presidente se ajusta al manual peronista en esta materia, o si está dispuesta a perder lo que le queda de capital político (gran parte lo usó para tomar las medidas que mencionamos más arriba) o si va a mantenerse neutral respecto de la designación de herederos políticos.+

domingo, 6 de noviembre de 2011

Y un día...


Y una día volvieron las novedades. Todas juntas. Destaquemos los principales hechos recientes:
+ La semana se inicia con presiones sobre el dólar alimentadas por una actitud represiva por parte de la AFIP.
+ La presidente argentina recibe el pedido de entrevista de su par norteamericano, Barak Obama. Las especulaciones rondan en torno de las relaciones latinoamericanas con China e Iràn.
+ Mientras viajaba a Cannes, Francia, por una nueva cumbre del G 20, reaparece el ministro Julio de Vido junto con Amado Boudou para anunciar una medida ortodoxa: el fin de los subsidios.
+ Cristina recibe el elogio de muchos presidentes del G20 por su reciente reelección, pero particularmente de dos figuras clave: Obama y Nicolas Sarkozy.
+ La bilateral resulta exitosa, según diversos ángulo analizados. Grata conferencia de prensa conjunta de Cristina y Obama. Aparentemente, la delegación estadounidense destaca que la Argentina es una de las tres principales reservas energéticas no convencionales.
+ Apenas regresada a la Argentina, Clarín informa que Bridas anuncia la caída del principal negocio petrolero del país en los últimos años. Los Bulgheroni y los chinos de la CNOOC no comprarán la parte de la inglesa BP por decisión de los socios argentinos.
+ Al mismo tiempo, Uruguay convoca a su embajador en Francia como expresión de rechazo a la catalogación de la Banda Oriental de "paraíso fiscal" dentro de en un listado enumerado por Sarkozy en la misma cumbre.
Es probable que sigamos conociendo consecuencias de tal cumbre bilateral en los próximos días, tanto en la Argentina como en los Estados Unidos. Tal vez de acceso al crédito internacional, o de inversiones energéticas.

Por otra parte destacamos cuatro imágenes, con miras al dibujo del sistema de partidos:
+ En la entrevista de Enfoques de La Nación al sociólogo Juan Carlos Torre, donde se le preguntan por la conformación futura de los partidos en nuestro país: "Estamos en aquellos momentos de la historia argentina que hay que empezar todo de vuelta. en el peronismo, pese a que ha revalorizado su cpacidad mutante, pero ciertamente del lado de la oposición. Los partidos radicales han desaparecido del mundo y si se han regenerado ha sido bajo otra matríz. ¿Porqué no imaginar en le futuro partidos radicales socialistas? Una complicada operación: los radicales son cada vez más una secta. Para ser radical hay que haber sido radical. Es el partido de la tautología. Es otra diferencia entre ambos: el partido peronista no pregunta de dónde viene sino qué quiere ser. El partido radical pregunta de dónde viene. El socialista es un partido que no sabemos cuán renovado está, pero sí que ha producido una gestión distrital, provincial, de eficacia y ha renovado su mandato. Hay que refundar el mundo de la oposición. (...) En principio, a sabiendas de que la centro izquierda está ahí y parte de esa opinión está dentro del Gobierno (...) La UCR y el socialismo tienen que regenerarse, tienen que encontrar alguna forma de convergencia más orgánica (...). La oposición está está en un estado de descomposición organizativa y esa dificultad, con la que vamos a tener que convivir,  quizás implique una larga temporada en la que seguramente lo que tendremos por delante es una historia hecha por peronistas". Una exposición sumamente lúcida.
+ Por su lado, los intendentes radicales parecen estar en sintonía cuando piden una modernización del partido, en la reunión de treinta jovenes alcaldes en Tanti, Córdoba. Pero no sabemos cuál es esa modernización.
+ Quién supo mostrar esa imagen fue Hermes Binner, en la 8va edición del Foro de la Cadena Agroindustrial, este martes, en Santa fe. La foto lo graficaba con Tabaré Vazquez quien, más allá de su último fallido, irradia la imagen de un estadista progresista.
+ Los que parecen totalmente fuera de foco son los del PRO, cuya identidad ideológica no aparece claramente definida. Su nuevo operador nacional, el peronista Emilio Monzó, para apuntalar la candidatura de Mauricio Macri en 2015 apunta a los intendentes radicales para acompañar a Gabriela Michetti. Un plan que ya evidenció sus debilidades en la provincia de Buenos Aires con Francisco de Narvaez. ¿Funcionará cambiando al Colorado por la Gaby? +)

domingo, 23 de octubre de 2011

Tiempo Nuevo

Hoy termina el largo proceso iniciado hace una década y que hizo eclosión el 20 de diciembre de 2001.
El espacio nacional y popular, que emergió de aquella revuelta, vino para quedarse por largo tiempo. Primero fueron Eduardo Duhalde y Roberto Lavagna, luego Néstor y Cristina Kirchner.
Tres de cada cuatro argentinos optaron por candidatos de ese perfil (Cristina Fernandez de Kirchner, Eduardo Duhalde y Alberto Rodríguez Saa), que tienen un proyecto latinoamericano con base en las clases bajas, con distintos grados de republicanismo, mientras que uno de cada tres eligieron a progresistas y liberales (Hermes Binner, Ricardo Alfonsín y Lilita Carrio), que tienen proyectos de carácter global y de clases medias. Como en Europa, el mapa político quedó claramente configurado entre democristianos y socialistas, pero con proporciones muy diferenciadas.
La oposición se dispersó tanto que se quedó sin figuras referenciales. Tendrá que reinventarse.
Los principales oponentes al proyecto oficial serán internos. Son más atractivos los gobernadores que se perfilan para la sucesión presidencial que el másdelomismismo que ofrecen los que pasaron por la vereda de enfrente en 2011.
Lo cierto es que las dificultades gubernamentales que pueden significar la falta de una oposición articulada lo van a ofrecer los desafíos que presente la crisis económicas que se gesta en Europa y el nuevo escenario del poder mundial, con un liderazgo norteamericano en cuestión; uno, chino, que se presenta como novedoso, y con una Sudamérica extrañamente protagónica.
Habrá que hacer tabla rasa para comprender la lógica de este tiempo nuevo.+)

sábado, 1 de octubre de 2011

Alfiles

Villa 31 desde la Au. Illia. 
El primer gabinete de Néstor Kirchner contó con muchos ministros capitalinos. No parecía casualidad, sino más bien una estrategia para conquistar un distrito tradicionalmente díscolo para el peronismo.
El gabinete de Cristina Fernandez de Kirchner sumó muchos bonaerenses. Desplazado Eduardo Duhalde, los Kirchner le apuntaron a la Provincia de Buenos Aires. Hasta con la candidatura a diputado nacional del consorte presidencial en 2009.
Los últimos tres gobernadores fueron caciques sin indios propios en ese territorio: Carlos Ruckauf y Daniel Scioli eran dirigentes porteños, mientras que Felipe Solá fue un Secretario de Agricultura que escaló a la vicegobernación y, desde allí, al sillón que Ruckauf abandonó para asumir la Cancillería. De hecho, no tiene tropa propia.
En ninguno de los más importantes distritos electorales pudieron los Kirchner imponer pinguinos ni fundamentalistas K.
Ahora Mauricio Macri, Hermes Binner, José Manuel de la Sota, Juan Manuel Urtubey, Ernesto Sanz y Scioli, se pelean por la sucesión en 2015. Algunos con más chances que otros, pero estos son los dirigentes que mejor se perfilan en el corto plazo para disputar el poder.+)

domingo, 4 de septiembre de 2011

El Relato y la Política


Ciertamente, como dice Carlos Fara en el artículo que acá se linquea, "el relato kirchnerista sigue intacto".
El politólogo ya había publicado un artículo sobre el relato K el 9 de marzo de 2011, y que oportunamente copiamos en este blog. Ahora va por la segunda parte, con el agregado de la incapacidad de la oposición para estructurar un relato atractivo para el electorado. Vale la pena volver a leerlo.
Ya que copiamos a los periódicos, en ese mismo espacio de Opinión de El Cronista Mario Diament escribe sobre la precandidatura presidencial de Michele Bachman. A pesar de esa brillante pluma, la nota no se luce. Pero señala algo interesante. "El pasado 13 de agosto, Bachmann, una referente del conservadurismo cristiano y favorita del Movimiento Tea Party, resultó ganadora de las primarias de Iowa con el 29 por ciento de los votos, seguida por el candidato libertario Ron Paul, quien obtuvo el 28". Es que el debate que se mostraba como incipiente hace unos años se va consolidando cada vez con mayor firmeza en las sociedades centrales. Se trata de tendencias de reafirmación valórica versus relativismo libertario.
En este sentido vale la pena leer otra nota del fin de semana. Mario Vargas Llosa publicó en La Nación ayer "La Fiesta y la Cruzada", en la que bucea desde su postura netamente liberal acerca del fenómeno que significó la Jornada Mundial de Juventud que encabezó el papa Benedicto XVI en Madrid.
Asoman nuevos tiempos, nuevas realidades, nuevos debates, nuevas doctrinas.+)

sábado, 20 de agosto de 2011

Hacia las parlamentarias de 2011


Los políticos revisan extrañados lo que hicieron mal, unos y lo acertado, los otros. Nadie esperaba un dictamen popular tan categórico. Es momento de hacer reflexión y callar sobre ese punto, y trazar algunas directrices del futuro.
Las reacciones de Eduardo Duhalde y Ricardo Alfonsín los hundieron. Difícilmente saquen más votos que los que sacaron. Muchos los habían votado como una opción ganadora que mostraron no ser.
El caso de Alfonsín es más grave que el de Duhalde, porque los radicales no parecen haber votado a su candidato. En cambio, muchos parecen haber votado a la nueva estrella del firmamento político: Hermes Binner. Además, las filas coloradas no quieren volver a empujar por él. Pero difícilmente esto pueda con la este Alfonsín que apareció en un mal momento en la política pero que demuestra mucha vocación de poder para el servicio público. Pero deberá ser en otro turno.
Binner se muestra sigiloso y lejos de cualquier acuerdo. Tiene todo para aumentar su caudal electoral, pero no como para ganar en octubre. Sin embargo, parece saber que todo voto que sume lo capitalizará para el 2013.
El caso del peronismo es distinto. Si Alberto Rodríguez Saa reconociera este resultado como el de una interna debería renunciar en favor de Duhalde, pero no ha dado señal alguna de resignación. Por otra parte, la interna del peronismo ya la ganó el Frente para la Victoria (FPV). La tercera fuerza, conservadora popular, deberá buscar otro formato para el 2013. El del PRO, tal vez.
Los candidatos representativos de Buenos Aires, provincia y capital, han perdido en estas primarias. ¿Habrá llegado el momento del federalismo? Perdieron Duhalde, Alfonsín y Pino Solanas; Mauricio Macri ni se presentó. Ganaron Cristina Fernandez y Binner. El ganador, o probablemente la ganadora, deberá vérselas con una serie de gobernadores interesantes y políticamente fuertes, ávidos de patos rengos. Es probable que la Presidente acuda a algún mecanismo para evitar padecer ese mal. Esa debería ser su principal objetivo. Primero, con grandes anuncios (medidas, nombramientos) que le permitan ratificar la voluntad popular expresada en las primarias; luego, deberá institucionalizarlo. Porque el poder no se construye solamente con elecciones.
El examen más complicado es el que viene desde el exterior. Esa crisis económica y social huele feo y se asoma, como un nubarrón, a la región.
Las generales de octubre, en apariencia, serán parlamentarias y no darían segunda vuelta. La gente aprendió a cortar boleta justo ahora cuando se empieza a hablar de una boleta única.+)

lunes, 15 de agosto de 2011

Es la soja

Al disco
La Argentina vive un proceso de transformación. Más allá de los cambios epocales que vive el mundo, en donde todo está dado vuelta, desde las instituciones fundamentales hasta la valoración de las mismas, nuestra sociedad se ve sacudida por un hallazgo: el oro verde. De haber sido parias periféricos hace un par de lustros, algunos países emergentes como el nuestro se erigen en nuevos ricos globales.
El argentino, todavía aterrado de que lo sacuda un 2001, no quiere más lola. "Que todo siga así", parecería decir en la intimidad el 50 por ciento que votó ayer a Cristina Fernandez de Kirchner. Máxime en este contexto internacional tan inestable.
Pero no todo es miedo. La Presidente ha sabido interpretar mejor que la oposición algunas cuestiones que aquejan a los ciudadanos más vulnerables. Al menos, la oposición no lo supo hacer.
Cuando una persona de condición acomodada ve a cierta clase de menesteroso feo o de conducta sospechosa en la proximidad, es difícil que no tema que pueda ser un ladrón o algún tipo de criminal. Cuando una persona de conocimientos elementales y escasos recursos ve por la TV a un político que no se expresa claramente respecto de que todo siga como está, teme lo peor para él.
El Gobierno estigmatizó a los poderosos, a los que hostiga sistemáticamente con cualquier motivo. Si bien es cierto que eso puede dificultar el ingreso de capitales foráneos y espantar a las élites ilustradas, asegura sustento popular y lo que no provean las inversiones lo aportará la santa Soja.
Es evidente que el sistema de partidos quedó despedazado. No es algo de hoy, ni de ayer. Pero lo que se vio anoche fue a un Gobierno de un lado y a una serie de proyectos personalistas, del otro.
No se puede decir que la gente sea ignorante. Acudió masivamente a las urnas y cortó boletas a lo loco. Votó positivamente. Primero lo hizo por Macri, Bonfati, Del Sel y De la Sota, para luego hacerlo con Cristina. Más aún, introduciendo un interesante collage en el sobre. La Presidente se equivoca que fue un cheque en blanco. De hecho, no reaccionó como si lo fuera.
La oposición no presentó propuestas interesantes. A puro Marketing Nada, tan posmoderno, ganan los gobernantes; la oposición tiene que ofrecer algo más y construir consensos mayoritarios. La telepolítica mató a la construcción territorial. Sin recursos no hay política moderna. Es la negación de la democracia, que debería dar el poder a todos, incluyendo a los que no lo tienen. Se ha involucionado a un régimen conservador de representación. No son los patrones los que llevan a la peonada, son los discursos y los medios con la cara del poder de turno en la pantalla.
Por el contrario, no sumaron uno más uno; cuatro candidatos promediaron un diez por ciento cada uno. La mitad eran votos conservadores populares y la otra, liberal progresistas. Otro dato de la realidad: el radicalismo agoniza. No todos los correligionarios votaron a Ricardo Alfonsín. En el peronismo, un dirigente con ínfula, que se lleva puesto al aparato provincial, al popular Julio Cobos y a Ernesto Sanz, con las corporaciones apoyándolo y todo, es un héroe y todos se encolumnan detrás de él; en el radicalismo, se escandalizan y le rajan. Alfonsín quedó sólo como un peronista el Día de la Lealtad.
Las tres cuartas partes de los votos fueron nacionales y populares, en sus distintos formatos.
Parecería también que las internas, que se produjeron mayormente en el orden municipal, dieron resultado y sumaron muchos votos al oficialismo.
La juventud. Mucha juventud vio en el oficialismo un discurso valórico y de transformación del orden establecido. La oposición presentaba programas de restauración, y en muchos casos no fue consecuente con sus campañas anteriores.
El asesor de Clinton James Carville dijo que era "la economía, estúpido". Para evitar los insultos, tan altisonantes, podemos citar a Carlitos Grondona: "es la soja".+

viernes, 12 de agosto de 2011

Sorpresas


Por estos días preelectorales, cada uno ve lo que quiere ver. El oficialismo, que ya ganó, y la oposición que la Presidente no llega al 40 por ciento en las primarias del domingo. Como nadie le cree más a los encuestadores, todos pueden tener razón. Unos u otros nos sorprenderemos el domingo por la noche.
Lo cierto es que 40 es el número mágico, la cifra psicológicamente crítica para todos.
Pero nadie observa la criticidad del resultado bonaerense. Decíamos en nuestro último post que el oficialismo había perdido importantísimos distritos sin que las encuestas propias o ajenas manifestaran un gran impacto electoral. Evidentemente, es en la provincia de Buenos Aires en donde el oficialismo se recluye. En la medida en que Francisco de Narvaez no polarice con Daniel Scioli, la Presidente seguirá reinando cómodamente.
Bueno, es un decir. Porque analizando los dos escenarios de mayor probabilidad: Cristina ganando cómoda en primera o exigida en primera o en el ballotage, tendríamos escenarios molestos, incómodos. Si gana holgadamente, porque no sabemos de qué manera se preparará el Gobierno para enfrentar las limitaciones fiscales y el estrujamiento producido por la crisis internacional; muchos sectores se miran el bolsillo. Si llega ajustadamente, habrá que ver cuánto le dura la gobernabilidad; y su vice no es un calmante para nadie. Son dos escenarios complicados.
Si la crisis internacional se repite, ¿no tendremos un nuevo 2008 hacia fines de este año y durante el próximo? No trae buenos recuerdos ese año; claro, depende de quién lo diga, ¿no?
Finalmente, veamos a la oposición. Todos coinciden en el crecimiento de Eduardo Duhalde y en el estancamiento de Ricardo Alfonsín. Si eso deriva en un claro segundo puesto para Duhalde o para Alfonsín, cambiamos el escenario del balotaje pero puede sumar por la polarización. Pero si hay un empate en el segundo puesto, no está tan claro el comportamiento popular y en consecuencia no hay visible favorecido.
Solo queda esperar. No es apto para cardíacos.+)

sábado, 6 de agosto de 2011

Ser elector


Ser elector es una decisión. Cada ciudadano que vota es un elector, pero hoy nos vamos a ocupar del rol que pudo ejercer el receptor de los votos para potenciar a una fórmula presidencial.
Mauricio Macri pudo haberlo sido al ganar su elección porteña, pero no se terminó de jugar. Miguel Torres del Sel, en cambio, ejerció todo el poder de los votos por él recibidos al anunciar su apoyo a Eduardo Duhalde, porque además dijo ser amigo de Mario Das Neves. Pero el artista cómico no es considerado un dirigente maduro sino que fue el catalizador del voto bronca del campo en el litoral. Si bien fue importante para empujar, no fue suficiente para darle competitividad al lomense. Ayudó a la fórmula conservadora y popular, pero no logró conmover el score preelectoral significativamente.
Mañana, el ganador de Córdoba puede ser un gran elector. José Manuel de la Sota estuvo complicado por definiciones en favor de la Presidente de la Nación. Pero temeroso por un efecto adverso, optó por el silencio. Se habla de un acuerdo con el duhaldismo, con mucha seriedad informativa, pero no parece que fuera a ser público y eso lo hace inocuo. Es probable que tanto de la Sota como Macri se vean presienciables con grandes chances para el 2015 y prefieran la actual gobernabilidad que les ofrece Cristina. Son una oposición ma non tropo.
Otro sería el caso si Oscar Aguad hiciera una buena performance porque favorecería a Ricardo Alfonsín, que ha sido el gran desfavorecido, junto con el oficialismo nacional, en estas últimas semanas.
Alfonsín parece estancado y Duhalde en crecimiento. Si llegaran a empardar en un segundo puesto en las internas abiertas y simultáneas sería un problema para el electorado, que no sabrá cuál tiene más posibilidades de pelearle el liderazgo a la de Kirchner, ¿el que salió segundo o el que vino subiendo desde la impopularidad?
Algo importante que puede favorecer mañana a la oposición mayoritaria es que Luis Juez salga tercero y empuje a Hermes Binner hacia la insignificancia electoral. Porque sellaría una fuga de votos.
Lo que es interesante es la desaparición del fenómeno de las encuestas, que han dejado de ser una referencia para unos como para otros. Se ven estudios de lo más raros, como sincerados, pero que no alcanzan a recuperar credibilidad en la dirigencia, ni en la opinión pública, ni en el ciudadano de a pie.
Es de destacar la seguidilla de apoyos del Lole Reutemann al fenómeno que expresó del Sel, primero, y a de la Sota, después. En menos de una semana cambió un siglo de indefiniciones. Luego, salió de vacaciones a Miami. Reutemann se pronuncia solamente cuando está muy seguro. ¿Quemó naves? No fue el único, Daniel Scioli y José Pampuro lo siguieron de una u otra forma, sin autorización presidencial aparente. ¿Rebelión en la granja? No parece. Pero despierta inquietud.
También sorprenden las puebladas, como la de Ayacucho, primero, y las de Ledesma y Tucumán, después. O la Operación Zaffaroni que, siendo presuntamente cierta, afecta al referido autor del proyecto rereeleccionista de Cristina y al mentor del garantismo. ¿Estarán los azules atrás de estas noticias o del cierre de la cuenta suiza del juez supremo? Lo que es seguro es que el Gobierno es objeto de operaciones cruzadas que, ya desde el episodio Shocklender, atacan a la columna vertebral del movimiento -el discurso- pero no parecerían hacerle mella a la electoralidad.
El Gobierno yerra y sigue errando, cuando saca a relucir el proyecto Ascenso para Todos o la liberación de cupos de exportación para el trigo, que no la sacan de la zona de peligro; al contrario, como el vehículo empantanado parece estar hundiéndose más a medida que acelera; aunque solamente para el terreno de la opinión pública, si hacemos caso a lo que la enorme mayoría de encuestadores propios y ajenos aseguran.
Sólo conquistó Catamarca y ganó en Misiones. Lo de Chubut es otra cosa. Perdió sorpresivamente en Tierra del Fuego, salió tercera fuerza en Santa fe, perdió con virulencia en Capital y se apresta a ausentarse en la elección cordobesa.
Entonces, ¿dónde gana? Hasta el Congreso se le hace difícil, luego de la salida más visible del senador Verna o de que el  reemplazante del senador recientemente fallecido, a pesar de ser un beneficiario de la ley de matrimonio igualitario, que no será un voto del Gobierno Nacional, entre otros tantos dolidos por el cierre de listas como un pisotón en los dedos del sujeto colgante.
El recientemente gobernador electo de Salta salió con los tapones de punta contra la política energética nacional. Más aún, el intendente de Malvinas Argentinas saltó en dirección del duhaldismo y anunció un comportamiento similar pero sigiloso de sus pares para agosto.
Es como que a esta combustión le falta la chispa, la explosión, para que estas observaciones se conviertan en vectores de una fuerza resultante.
Mientras tanto predomina el adormecimiento popular.+)

sábado, 16 de julio de 2011

Dosificación

Cálida tarde en Buenos Aires
Una máxima maquiavélica recomienda que las malas noticias deben comunicarse todas juntas y al mismo tioempo, mientras que las buenas deben dosificarse para lograr un mayor efecto anímico sobre la variable temporal.
Tal como venimos señalando en las últimas semanas, el triunfo de Mauricio Macri en la Capital debe verse como un anuncio positivo para la oposición. Así fue utilizado. En el último post sugeríamos que la maniobra inteligente para el Gobierno Nacional, en caso de que el resultado fuera muy  abultado, sería bajarse de inmediato del ballotaje de modo de disminuir el "efecto paliza" al que se podría ver sometido en las próximas semanas. Justo antes de la elección primaria.
Sin embargo, el oficialismo tomó un poco de la pócima del Indek y, de alguna manera, negó el resultado. Para colmo, haciendo voces con Fito Paez corearon maldiciones contra las mayorías. Si la diferencia era grande ahora parecieran querer ampliarla. Hace un par de días, Isonomía había proyectado 65,7 contra 37,3 para el ballotaje.
Hablando de cifras, debemos reconocer que la oposición acertó al hacer foco en lo que denominó "el desvelo del  falso mito de la invencibilidad de Cristina", porque este sofisma se nutrió de encuestas cuya autoría extrañamente mucha gente no se cuestionó. Este blog venía guardando encuestas comparadas para poder hacer una autopsia sociológica, pero el mismo lunes 11 de julio se nos adelantó Leonardo Nicosia en Perfil y, honorablemente, lo siguió Raúl Kollmann en Página 12 al día siguiente. Hoy escribe un interesante editorial sobre el particular el diario La Nación, en el que bendice y condena a unos y a otros encuestadores en función de sus últimas proyecciones.
En la nota de Perfil hay un cuadro que permite analizar perfectamente el fenómeno: bajar a Pino Solanas y a Macri y subir a Filmus fue la mecánica empleada por el pool de lenguaraces. Hay unos cuántos que no nos sorprendieron, porque vienen ofreciendo resultados erróneos desde hace mucho tiempo, pero hay encuestadoras que se han desmoronado últimamente; es el caso de Aresco, de Julio Aurelio, que supo tener un enorme prestigio de seriedad.
Lo complicado del deshielo de estas construcciones dialécticas es que, además de desestructurar el discurso exitista, dejan de manifiesto la necesidad de la mentira. Atención: el fracaso no tiene herederos, ni amigos.
A favor del Gobierno se puede decir que esta victoria tampoco tiene claros acreedores en el orden nacional. Ideológicamente, los triunfos de Macri y Juan Manuel de la Sota, como el acomodamiento de Miguel del Sel, en Capital, Córdoba y Santa fe, respectivamente, deberían favorecer a Eduardo Duhalde. Pero tanto Macri como Francisco de Narvaez, anque el propio Duhalde, saben que el techo de Ricardo Alfonsín es más alto que el de Duhalde. Un empate entre Duhalde y Alfonsín complicaría la suerte de una oposición naturalmente dispersa, ya que Alfonsín podría plantear una mejor pelea a Cristina Fernández que Duhalde. Para colmo, Macri no ha ofrendado generosamente su éxito a nadie.
No obstante, hay unos cuantos agentes de la destrucción que andan detrás de quitarle votos al oficialismo nacional: Sergio Schocklender, los obreros de la Fundación Madres de Plaza de Mayo y los excluidos de las listas del kirchnerismo. Esto sin contar las multitudes de obreros y empresarios de la obra pública que desde hace meses que, como las Madres, no cobran por sus trabajos.+)

sábado, 9 de julio de 2011

Cariño en el Jardín Japonés
Como venimos diciendo, el camino electoral puede depararle más de un dolor de cabeza al oficialismo.
Vale aclarar que tras el triunfo de Bertone en la primera vuelta fuegina y Maurice Closs en Misiones todo salía como parecía estar pervisto. Hasta que, en el repechaje, cuando nadie pagaba un peso por la candidata socialista, terminó ganando Fabiana Ríos.
Además, el cierre de listas dejó numerosas víctimas, deseadas y no tanto. Hemos hablado ya de la situación de los aliados sindicalistas, sin embargo nadie esperaba la Decisión de Verna, de renunciar a la candidatura pampeana y que vino a recordar un sinnúmero de dirigentes que son oficialistas ma non troppo. Empezando por el cordobés José Manuel de la Sota y pasando por la actitud díscola de Juan Manuel Urtubey.
Entrando en lo electoral, si juzgamos más o menos exacta la encuesta que encargó el diario La Nación a Poliarquía podríamos aventurar que mañana Mauricio Macri le propinará una paliza a Daniel Filmus, aunque tendrán que ir a una segunda vuelta de difícil resolución para el kirchnerismo. De no renunciar de inmediato a ese nuevo escarmiento, los dos precandidatos que más miden en la oposición, Ricardo Alfonsín y Eduardo Duhalde, podrían usar ese ballotage como una medición entre ellos y Cristina Fernandez y de final cantado.
Inmediatamente tendremos la elección satafecina, en la que el Frente para la Victoria pelea por un segundo o tercer puesto.
Luego vendría el ballotage porteño y, finalmente, la elección cordobesa, en la que el kirchnerismo solamente lleva candidatos legislativos. Por más que el probable ganador, el exgobernador de la Sota, le dedique a Cristina su triunfo, a nadie se le pasará desapercibido que es amor de primavera.
Así se ingresará en las primarias abiertas y simultáneas, en la que la oposición podrá lucir a su mejor candidato y el oficialismo medirá sus fuerzas frente a él.
Por otra parte, la situación parlamentaria se ha vuelto difícil para el kirchnerismo y nadie sabe si estas cosas están calculadas o no. El peronismo parece haber ingresado en una especie de estado deliberativo.+)

sábado, 25 de junio de 2011

De rulos y de amados

Fundación PROA, Vuelta de Rocha, la Boca
Si, le creímos, ¿qué culpa tenemos? En su momento merecimos el repudio de algunos lectores muy fieles, que ahora quizás nos hayan terminado de abandonar para siempre. Tal vez debimos ser más rigurosos en nuestro análisis, pero en las reuniones de la redacción se habló una y mil veces acerca de las razones por las que creíamos que ella no se presentaría a un nuevo mandato.
Se mencionó, por ejemplo, la falta de decisiones de fondo en materia económica. Con una inflación claramente más alta que en el resto de la región y del mundo y con un dólar planchado, hay sectores de la economía que empiezan a sufrir la falta de la competitividad, y los famosos superávit gemelos a sufrir un progresivo y peligroso deterioro. Sin contar, obviamente, a sectores como los de las empresas de servicios públicos que tienen las tarifas congeladas, tal el caso de la distribución de gas, desde hace doce años. Se ingresa en una etapa de subsidios cruzados y crecientes, muy difíciles de desentrañar cuando se quiera sincerar la economía.
Para ese momento se requerirá un sólido y poderoso soporte. Sin embargo, se percibe una deconstrucción del esquema de poder que montó Néstor Kirchner. Se despega de Hugo Moyano, lo que puede ser electoralmente positivo pero complicado para cuando tenga que tomar decisiones odiosas. Se podrá decir que el nombramiento del ministro de Economía como candidato a Vicepresidente de la Nación es una concesión al líder gremial. Difícilmente el camionero reconozca como un pago la designación del exdirigente liberal de la Ucedé. Los cegetistas deberán sopesar detenidamente la escasa nominación de sindicalistas en las listas para legisladores.
O puede ser que el ascenso del economista sirva para sacarlo de esa cartera y cambiar el rumbo.
Lo cierto es que peleados con el sindicalismo, con los medios, con los empresarios y distanciados de la Iglesia y del progresismo moderado, lo que menos se podía esperar era la designación de Gabriel Mariotto, que pone a los caciques del Conurbano en una incomodísima situación.
Algunos de nuestros redactores todavía recuerdan los días de Raúl Alfonsín, plenos en popularidad y en conflictos con los factores de poder, así como también el indeseado final abrupto que sufrió. Basta reemplazar a la Coordinadora con la Cámpora para que la analogía sea completa.
Nos podrán decir: "a los políticos les encantan esa clase de desafíos...", a lo que responderemos: "a los animales políticos, si, pero hasta ahora no habíamos incluido a esta política de raza en ese zoológico".
Habrá que ver el temple de la Presidenta cuando enfrente los próximos cuatro examenes complicados.
En la Ciudad de Buenos Aires había hecho una gran concesión al pragmatismo al postular a Daniel Filmus, pero nadie podía prever el tsunami de acusaciones de corrupción que enfrenta Sergio Shocklender y que aparentemente impacta en la imagen de las Madres de Plaza de Mayo, ícono del Gobierno Nacional. Hoy nadie duda en el triunfo macrista.
En Córdoba ayudaron a José Manuel de la Sota a encumbrarse y aquel se despegó nombrando una candidata a la Vicegobernación que obligó al kirchnerismo a quitar el apoyo. Sea de la Sota, Oscar Aguad o Luis Juez el ganador mediterráneo, no será un triunfo cristinista.
En Santa fe Agustín Rossi podría hacer más fuerza, pero el novedoso Miguel del Sel está cambiando todos los paradigmas polítcos litoraleños.
Finalmente, habrá que ver cómo juega esa elección anticipada que serán las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).
Si bien hoy son pocos los sociólogos que no garantizan un triunfo cristinista en octubre, hay motivos para dudar de eso. Problemas de Gobierno, por un lado, e inconvenientes electorales, por otro, no parecían ser el mejor menú para la viuda.
Pero un día se cambió el vestidito negro, que tanto resultado le había brindado hasta el momento.
Habrá que ver si logra imponerse, merced a una atomización de la oposición, o si alguno de sus oponentes logra interpretar a las mayorías disconformes.
Las realidades pueden ser lineales, o cambiar de un momento a otro.+)

domingo, 12 de junio de 2011

El progresismo

Con el lanzamiento de Hermes Binner a la presidencia prácticamente quedó establecida la temporada electoral. La periodista Norma Morandini será su vice. Fue una entusiasta alfonsista en su momento, pero hoy no debe registrar mucho reconocimiento público, excepto en Córdoba o en segmentos infromados.
La aparición de Víctor de Genaro (CTA) representa un kircherismo crítico y  la de Victoria Donda (Libres del Sur), exkirchnerismo explícito.
Excepto en Santa fe, en donde puede competir con todas las posibilidades de éxito, y tal vez en Córdoba, con Luis Juez, las candidaturas de Pino Solanas en Capital y Margarita Stolbizer en provincia de Buenos Aires, son algo más que testimoniales y son previas a las elecciones nacionales.
No está claro el negocio de Binner, ya que corre mucho riesgo de hacer sapo. Hay quienes creen que su candidatura es una maniobra del oficialismo, pero no queda claro. Pino puede restarle más a Daniel Filmus que a Mauricio Macri. Margarita, en cambio, perjudica a Francisco de Narvaez antes que a Daniel Scioli.
Queda declarado un polo progresista y falta aún saberse si habrá o no un polo conservador, o si éste sería retenido por la fórmula Ricardo Alfonsín - Javier Gonzalez Fraga. Una candidatura por derecha, ya sea Alberto Rodríguez Saa o Eduardo Duhalde o ambos, debilitaría a Alfonsín, atomizaría a la oposición y favorecería al oficialismo.
Desde ese lado, habrá que ver los alcances del caso Schocklender. A primera vista se puede suponer que puede ser más personal que político, sin despreciar esta última variante. Es probable que el ánimo presidencial quede más resentido que su imagen, ya que ella apoyó gran parte de su capital político en este costado. Verlo corrompido puede ser una señal de alerta de los tumultuosos tiempos venideros.+)

domingo, 29 de mayo de 2011

Al centro

Amanecer campero, en la ruta ocho
Tal vez Ricardo Alfonsín no sea Ricardito, ni mucho menos lo que nos han querido pintar los medios o concretamente aquellos que lo han tratado. De Daniel Scioli se dijeron cosas muy parecidas, y aún las sostienen los que lo tratan políticamente; pero a Scioli no le ha ido mal en términos electorales. Ese, y no otro, debe ser el foco de los próximos meses.
Alfonsín es un dirigente moderado, que contrasta claramente con el estilo gubernamental. No se diferencia mucho con los postulados oficiales que hoy son bendecidos por la opinión pública, sino del estilo confrontativo del kirchnerismo.
A diferencia de Scioli, se lo ve operando sus propias alianzas y relaciones.  Además, tiene ideas -anticuadas o no- y se apoya en ellas y en sus principios para realizar su acción política. Pero no se sofoca con ellas. Al contrario, como abanderado de la progresía se permite acordar con Francisco de Narvaez, elector clave del 23 de octubre, y de pulsear con el gobernador Hermes Binner. En esta disputa, aparece como un conciliador, un sujeto de consensos. Binner, desconocido por el gran público, quedó como atrapado por un ideologismo opuesto al clamor de unidad que se percibe en la gente que no se siente representada por el Gobierno.
Para aquellos que temen a la hiperinflación -karma que heredó de su padre, como Keiko Fujimori eln autoritarismo que le legó el suyo- manifestó su deseo de nombrar a Alfonso Prat Gay como ministro de Economìa. La Coalición Cívica puso el grito en el cielo, pero el aludido cayó prudentemente. ¿Un guiño para Lilita Carrio, con miras al ballotage?
Para las internas del 14 de agosto ya habrán pasado las elecciones de Capital, Santa fe y Córdoba, y Alfonsín no tendrá que pensar en Binner o Del Sel, Mauricio Macri o Pino Solanas, ni en Luis Juez u Oscar Aguad, y podrá dedicarse de lleno a las primarias abiertas y simultáneas y, a partir de allí, sumergirse en las nacionales.
Extrañamente, en un radical, parece deseoso de acceder al poder.+)

domingo, 22 de mayo de 2011

Vista en altura de la Av. de los Italianos y la Reserva Ecológica
En su columna de hoy, en Página 12, Horacio Verbitsky evidencia lo que el observatorio periodístico del Grupo Consenso (www.diariosobrediarios.com.ar) viene profetizando desde hace un tiempo: el rediseño de Clarín no fue otra cosa que la excusa que le permitió al diario salir del cotidiano combate contra el Gobierno, y que le costó negocios y lectores. Sacó de la página 3 -la llamada segunda tapa- a la política, si esta no fuera el tema del día, y eliminó los editoriales. De a poco fue bajando el voltaje. Concentró sus ataques en Hugo Moyano, tal vez para evitar aparecer amansado.
Verbitsky dice que esta semana llegará a Buenos Aires un socio que plasmará este acuerdo mediante la incorporación de Paka Paka -junto con las demás señales oficialistas- a la grilla de Fibertel. Es probable que ese financista tenga alguna otra recompensa por su alineamiento político.
Jorge Fontevecchia, en la contratapa de Perfil, lo ilustra claramente. "... Moyano y Héctor Magnetto comparten un destino común. Los dos pasaron de ser aliados tácticos del kirchnerismo a ser los principales enemigos estratégicos del Gobierno. Juntos fueron usados contra Duhalde en 2005. Derrotado Duhalde, Moyano fue usado contra Magnetto a partir de 2009. Acorralado Magnetto, ahoraq le tocó el turno de Moyano. La táctica se repite: aliarse temporalmente al adversario del adversario aunque se lo desprecie, total ya le llegará su turno".
De esa manera, todos juegan finalmente para el oficialismo.
No obstante, estas maniobras no alcanzar para medir la suerte electoral de Cristina Fernández si es que finalmente se candidatea a un nuevo período. Recordemos que, en este espacio, siempre creímos que no lo será. Pero, en caso de serlo, habrá que revisar la evolución de la economía doméstica y el calendario electoral.
Para concentrarnos en lo que mejor conocemos, vale apuntar que este proceso tendrá una serie de hitos que se sumarán a los hechos que naturalmente puedan incidir en las respectivas campañas.
Las internas abiertas de Santa fe de hoy son importantes porque pueden impactar en la política de alianzas del principal candidato opositor, Ricardo Alfonsín.
El 10 de julio será la primera vuelta en Capital, que suele incidir sensiblemente en el escenario nacional. En este sentido, es destacable la pragmática decisión presidencial de apoyar al candidato más popular antes que al preferido. Juega a su favor el posible efecto retroceso que pueda sufrir Mauricio Macri al haberse bajado de la candidatura presidencial y su falta de alianzas significativas.
El 24 de julio serán las elecciones para gobernador santafecino. Si Macri ganara en Capital y Del Sel hiciera una buena elección, habría un interesante fenómeno para estudiar.
El 7 de agosto se vota en la influyente provincia mediterránea. Para el radicalismo sería clave un triunfo que hasta ahora nadie anticipa.
El 14 de agosto serían las internas nacionales abiertas y simultáneas. Poco es lo que se puede anticipar, dado que desconocemos datos elementales como la conformaciones de las principales alianzas, fórmulas y candidaturas presidenciales.
Finalmente, el 28 de agosto se vota en Tucumán, que será una plataforma que seguramente aprovechará la Presidente.
El 23 de octubre, junto con las nacionales, se votará también las autoridades provincias de Buenos Aires, Mendoza, Entre Ríos y Santa Cruz, entre otras.
Pocas veces llegamos con tantas incertidumbres a esta altura de los acontecimientos en el derrotero electoral.+)

viernes, 13 de mayo de 2011

No se hagan los rulos



En este blog siempre consideramos que la hipótesis más probable es que la Presidenta no se presente a la reelección. Hay razones o especulaciones que son difíciles de expresar. Pero que ella lo plasma en este discurso con mucha claridad.
En este blog siempre pensamos que Cristina Fernandez de Kirchner no miente. Puede decir cosas que no se quieren oir o cambiar la forma de expresarlo. Pero no miente.
Hay que ver la manera que se expresa respecto de quienes dicen quererla, pero no respetan sus decisiones más íntimas... como puede serlo el no presentarse a la reelección.
Ciertamente, el discurso es largo, pero vale la pena escucharlo. Hay definiciones muy fuertes que pasaron desapercibidas. Como su posición contra el aborto.
Por otra parte, habíamos anticipado el conflicto entre la Presidente y Hugo Moyano en noviembre de 2010. Con mayor habilidad que el propio Néstor Kirchner, esperó al camionero hasta el momento en que ella estuvo más fuerte y en el que aquel tiene menos para ofrecer: el período preelectoral.
Por otra parte, ya en febrero advertíamos que la Presidente estaba procurando interpretar a la gente al pedir que cuando se cortaban las calles no lo hagan en forma total y que dejen un espacio para la circulación. Muchos lectores comentaron que eso tenía que ver con un matiz discursivo. Para este blog ella estaba intentando evitar que la oposición conquiste una bandera de importancia para la gente, según advertían las encuestas post Parque Indoamericano y estallido en Constitución.
Ella logró colocarse en el punto de hipótesis que manejábamos post fallecimiento de Néstor Kirchner: como los presidentes chilenos que se retiran con alta popularidad al finalizar un período presidencial, aplaudidos en el Palacio del Congreso.+)

viernes, 29 de abril de 2011

Relativa Dualidad

Pareciera que Cristina Fernández de Kirchner y Ricardo Alfonsín han quedado como los que compitirán en las elecciones de octubre. Eso ratificaría lo expresado en este mismo espacio hace cosa de una semana.
Sin embargo, no parece ser un planteo estable:
+ ¿Dónde quedarán Hermes Binner, Pino Solanas y Luis Juez? Podrían sumarse a la candidatura de Ricardo Alfonsín, pero en tal caso...
+ ¿A quiénes votarían los seguidores de Mauricio Macri y de Francisco de Narvaez, que nunca serán asimilables al radicalismo? ¿A Alfonsín Binner? Para ese segmento nada diferencia a Alfonsín de los Kirchner, salvo los valores republicanos que es algo bastante elemental.
+ ¿Habrá llegado la hora de Lilita Carrio? ¿Se posicionará en el centro derecha de cara al ballotage?
+ Este es el espacio que buscará Alberto Rodríguez Saa para existir en el firmamento político? ¿Podrá ubicarse allí, una vez vencido a Eduardo Duhalde? Es cierto que Saa es igual a los Kirchner en materia de valores republicanos, pero se diferencia en su planteo discursivo. ¿Le alcanzará eso para absorver al PROperonismo?
Puede ser que Cristina y alfonsín se dividan el grueso, pero habrá que ver quién es el tercero en discordia, ahora que Macri y de Narvaez parecen absorvidos por la propuesta radical.+)

miércoles, 27 de abril de 2011

¿Qué es el relato?

Carlos Fara disertando en una jornada de CADAL
En ocasión del 20° aniversario de Carlos Fara y Asociados, transcribimos una columna publicada por su director homónimo y que, a pesar de haber sido publicada el 9 de marzo último, es muy vigente:

Luego de la crisis del campo, y de cara a la madre de las todas las batallas por la ley de medios, la presidenta se impuso sistemáticamente hablar de “el relato”, haciendo referencia al guión que cada parte interesada en la política argentina trataba de esgrimir, sea un actor político, social o económico. Pero ¿qué es el relato del oficialismo? ¿cuánto de los conceptos centrales del gobierno tienen eco en la sociedad?
A fines del año pasado, nuestra consultora midió el grado de aprobación de 11 enunciados discursivos del gobierno nacional, para ver su grado de aceptación, y cómo se correlacionaba con el voto a presidente. Los enunciados y su grado de aprobación fueron (de mayor a menor):
- El Mercosur es fundamental para el desarrollo de América Latina: 86%
- La política de DDHH es fundamental para esclarecer los crímenes de los 70’: 70%
- La Argentina está mejor ahora que en época de Menem: 65%
- Ahora, en la Argentina, hay más industrias que en la década del 90’: 60%
- Los medios de comunicación actúan como partidos políticos: 60%
- En la Argentina se está aplicando un modelo productivo: 59%
- Ahora hay un gobierno que se ocupa de los que menos tienen: 56%
- Si ganan los radicales no van a poder terminar su gobierno: 41%
- Los únicos que pueden gobernar en la Argentina son los peronistas: 34 %;
- Hubo un mismo proyecto económico desde Martínez de Hoz hasta Cavallo: 33 % (un tercio no opinó)
- En la Argentina se acabó con el neoliberalismo: 31 % (con un tercio que no emite opinión).
Como puede apreciarse, varios de los ítems centrales, concitan el apoyo de la mayoría. El relato se debilita cuando se hace referencia a los ítems de gobernabilidad, muy probablemente porque la gente no desea pensar que no haya una alternativa al peronismo (aunque en el fondo lo crea). Por último, las dos referencias más ideológicas tiene alto nivel de no respuesta –como era de esperarse– y sus afirmaciones están muy divididas. En todo caso, son las que menos penetración masiva poseen.
Es decir: hay un relato del oficialismo que coincide con percepciones populares. De ahí que la intención de voto de la presidenta (hoy podría ser reelegida sin 2º vuelta) sea sólida, más allá de la muerte de su esposo, y de la fuerza de la reactivación económica.
Estos 11 enunciados tienen su mayor nivel de adhesión entre los votantes de Cristina, lo cual certifica que estas creencias son altamente identificatorias del kirchnerismo. Lo interesante es observar el grado de penetración entre opositores.
El segmento opositor más pro kirchnerista es el de Pino Solanas, cuyos votantes participan bastante ampliamente de la mayoría de este relato (adhieren a 9 de 11). En el otro extremo se ubican los electores de Julio Cobos que sólo comparten en alguna medida 4 de los 11. En el medio, los que votarían por Carrió coinciden parcialmente con 6 sobre 11, y los de Macri con 5.
Se deja de lado la enunciación sobre el Mercosur, ya que es una de las pocas grandes coincidencias nacionales. Las frases sobre la política de derechos humanos y sobre los medios de comunicación logran un consenso bastante amplio en los 5 segmentos electorales considerados:
n El 65 % de los votantes de Cobos y el 61 % de los de Macri creen que la política de DDHH es fundamental para esclarecer los crímenes de los 70’; lo comparte el 42 % de los de Carrió;
n El 55 % de los de Carrió, el 46 % de Macri y el 42 % de Cobos están de acuerdo con que los medios de comunicación actúan como partidos políticos (es decir, la mitad de sus respectivos electorados);
n El 44 % de Macri y el 43 % de Carrió coinciden en que la Argentina está mejor ahora que en la época de Menem;
n El 43 % de Carrió y el 38 % de Macri estiman que ahora hay un gobierno que se ocupa de los que menos tienen.
La penetración en la sociedad del relato del gobierno es mucho más intensa de lo que se podía suponer a priori. Varias de las cosas que la presidenta dice no caen en saco roto en los oídos de los opositores. El tema es que los votantes no kirchneristas tienen fuertes dificultades para identificarse con un relato opositor. En definitiva, lo que está sucediendo es que, por el momento, para la sociedad existe un solo relato al cual prestarle atención.

Laberíntico

Este es un espacio de análisis político. Pero así como los economistas hurgaron en los últimos años en estos terrenos para arrojar sus proyecciones, debemos otear ese horizonte para considerar eventuales coindicionamientos a la decisión presidencial de ir por un nuevo período, o no, y las condiciones que deberá enfrentar el próximo gobierno, sea del signo que sea.
No será una proyección, sino la lectura de los cuatro informes recibidos en esta redacción y que llamaron la atención de los editores.
Tal vez lo más evidente, periodísticamente hablando, es la amplitud creciente de la brecha entre dólar oficial y marginal. Para los conocedores del mercado esto refleja una fuga de capitales ante el temor por lo venidero.
Pero, por otra parte, vemos que el índice general de expectativas económicas que elaboran la UCA y tns
gallup alcanzó este año el nivel más alto desde que inició sus pesquisas, en 2004. La evaluación de la situación general mejoró casi un diez por ciento en ese lapso de tiempo; la futura, un 4,1, y la capacidad de compra prácticamente un 30 por ciento.
Desde la óptica gremial, el newsletter sobre la situación laboral y social de la Argentina que distribuye SEL Consultores refleja que las demandas salariales en empresas líderes promedian un 30 por ciento. Este nivel, dice, se explica por la ausencia de indicadores confiables para las partes que tienden a confundir el índice de precios al consumidor con el específico de los alimentos, que suele ser más alto. Estos reclamos superan en un cinco por ciento lo presupuestado por las compañías consultadas.
En su edición de marzo, SEL afirmaba que entre 2007 y 2010 el salario obrereo real tuvo una ganancia del siete por ciento respecto de la inflación. Crecieron 2,3 por ciento por arriba de la productividad del trabajo "lo que plantea un interrogante sobre la sustentabilidad de la tendencia salarial en un horizonte no muy lejano", afirma el boletín de la consultora que conduce Ernesto Kritz.Para colmo, el costo laboral real que deben asumir las empresas crece mucho más. Esta situación se agrava por la pérdida de competitividad que genera el estancamiento cambiario.
Por último, el informe de actividad económica de Estarteco explica que, aún en las cifras oficiales, el crecimiento del primer bimestre se desaceleró.
Sencillamente, se comprende el entusiasmo popular -que se desprende de los segumentos poblacionales que respondieron a la encuesta de la UCA tns gallup- por la actual administración; el desinterés por las propuestas de la oposición y, al mismo tiempo, el nerviosismo de los mercados, que ve que muchas veces los problemas de la economía se emparchan o se arreglan con forceps.+

viernes, 22 de abril de 2011

Alineamientos

La falta de un candidato presidencial por la llamada centro derecha esconde una realidad que no siempre se presenta claramente: el bipartidismo argentino.
En rigor, no es un bipartidismo sino dos grandes espacios políticos:
+ uno, origiundo del liberalismo político y que de una extraña manera llegó al estatismo colectivizante, que es el progresismo; allí podemos encontrar desde el radicalismo hasta el socialismo, y
+ otro, de raíz popular, que consecuentemente tiene fundamentos cristianos y más nacionales que universales, dominado por el peronismo y el nacionalismo.
+ Recién en tercer término podemos encontrar a los partidos de cuadros, más ideologizados, los movimientos territoriales y los sectoriales.
El escenario actual así lo demuestra; en la medida en que el justicialismo tiene una candidata fuerte, el PRO y el Peronismo Disidente tienen candidatos débiles. Si no fuera Cristina y fuera daniel Scioli, ese sector sería absorbido por el PJ.
Lo mismo sucede con el radicalismo, alrededor del cual aparecen algunas flores de jardines vecinos tales como Hermes Binner, Luis Juez o Pino Solanas. Pero la fuerza fundamental es de signo socialdemócrata.
El peronismo tiene un carácter más o menos estatista, pero siempre reconoce la importancia de la propiedad privada. El progresismo lo considera un mal necesario.
Estos son los alineamientos doctrinarios o ideológicos. Los nombres están por verse.+)

miércoles, 13 de abril de 2011

Se quiebra pero no se dobla

El anuncio de Mauricio Macri de condicionar su postulación presidencial a la búsqueda de un amplio acuerdo electoral plantó una grieta dentro del radicalismo.
El sector identificado con Ricardo Alfonsín y con el Frente Progresista (el socialismo, Proyecto Sur, Partido Nuevo, GEN) rechazó la idea, en tanto que los que se sintieron excluidos por la nominación anticipada de Alfonsín la vieron como una salida posible. Muchos de ellos descreen en las posibilidades de éxito del hijo del restaurador de la democracia y se autodenominaron en su momento Radicalismo que Gobierna, porque aglutina a intendentes y gobernadores, además de legisladores nacionales, provinciales y municipales. Una partida de ellos debilitaría a Alfonsín al punto de favorecer las chances de Hermes Binner de encabezar el binomio progresista.
Esto podría ser el ocaso definitivo del radicalismo que conocimos, pero su transformación en savia de una nueva planta política.
Estas opciones pueden llegar a polarizar entre sí y, en algunos casos -como Capital-, minimizar al tercer puesto al kirchnerismo.
Ese anuncio tan apresurado y aparentemente despojado de estrategia pued ser un hito del presente proceso electoral, ya que Macri también se puso en una situación inestable de la que puede salir para arriba o para abajo.+)

domingo, 10 de abril de 2011

Un cambio

De a poco, se va aclarando el panorama electoral para octubre. Lamentablemente, eso no siempre está en línea con nuestras expectativas. Pero hay variables que no están firmes y que pueden modificar completamente la situación.
"Todo el mundo" -es decir, la dirigencia poloítica- afirma que Cristina Fernández será candidata. Como si la presión que ejercen sus subordinados fuera mayor a la los poderes que supo enfrentar.
Hagamos de cuenta de que se presenta. Bajo esa hipótesis, no parece haber candidatos o alianzas en condiciones de ganarle. En tal caso, la provincia de Buenos Aires es la Madre de todas las Elecciones. Allí el retador Frasncisco de Narvaez -que ya ganó las elecciones en ese distrito contra los candidatos testimoniales a diputados nacionales Néstor Kirchner y Daniel Scioli- tendrá la oportunidad de volver a vencer al oficialismo y de acceder a la Gobernación. Si a Scioli lo debilitan con una o dos colectoras y de Narvaez se presenta como candidato único por las fórmulas que puedan presentar a Presidente tanto del radical socialismo como del PRO peronismo, podría darse el extraño fenómeno de que gane Cristina a la Presiudencia y que el Colorado se siente en el sillón de Dardo Rocha. Más aún si, como se dice, el popular Hugo Moyano encabezara la lista única para diputados nacionales por ese mismo distrito.


(ver minuto 16 en adelante, sobre la temporalidad de su mandato presidencial)

En el caso de que la Presidenta opte por zafar del ajuste -o como se lo vaya a llamar- que en algún momento habrá que hacer en materia económica, quiera deshacerse de tanto parásito que vive de ella y permanecer en el bronce, se impondrá su renuncia a los honores -pero no a la lucha, como dijo Evita-; en tal caso, es probable que cualquiera pueda superar a un Scioli que ha sido desgastado y que será objeto de ataque de los sectores hiperkirchneristas.
Hasta el momento se ve a un radicalismo convergiendo sobre el socialismo en una alianza comun. Los sucesivos renunciamientos de una figura públicamente reconocida como la del vicepresidente Julio Cobos y del as en la manga que pudo ser Ernesto Sanz, dejó sin gandidatos ganadores al partido centenario. Por eso es que el santafecino Hermes Binner habría empezado a pensar en postularse él para la Presidencia. Tiene a su favor una figura poco pero postivamente conocida y dos aliados muy interesantes: en Capital, Pino Solanas, y éste, en Córdoba, a Luis Juez. Con lo que suma en esos tres distritos y, eventualmente, el bonarense con Margarita Stolbizer deja a los radicales en terapia intensiva.
El PRO peronismo, en cambio, se las vería de figurillas en el caso de que Cristina no se presente porque a Mauricio Macri le convendría polarizar con ella. Igualmente, el escalonamiento eleccionario puede generarle un dolor de cabeza si él no va como candidato en la Ciudad. El beneficiario de una zofrenada macrista es el Peronismo Federal, cualquiera sea el que gane.
Un Eduardo Duhalde puede no resultar un candidato ganador, pero es muy representativo de su electorado. Pero atención a un Alberto Rodríguez Saa, que pueda polarizar aún más que Macri si corre desde una derecha más forzada que la que manifiesta el jefe de gobierno porteño. ¿O acaso no le ganó Marine Le Pen en Francia a Nicolás Sarkozy y el Tea Party pone en apuros a los republicanos en los Estados Unidos? La derecha europea no confía en representantes blandos ante tanto deterioro de valores en vigencia y busca pegar más duro. Algo así puede suceder aquí, dada la situación de permisivismo y ganatismo sin límites que se está viviendo y frente a lo cual casi no hay reacción pública.
Lo que saben los encuestadores es que más o menos el 70 por ciento de los argentinos quieren el cambio. Pero lo que muchos no entienden es que el cambio a veces lo propone el mismo poder establecido. En Salta, Juan Manuel Urtubey y el candidato del PRO Olmedo, sumaron alrededor del 80 por ciento. El candidato hiperkircherista, Wayar, obtuvo menos del diez por ciento. El voto al gobernador no fue un voto cristinista o anticristinista. Aunque el voto puramente cristinista fue para Wayar y resultó magro.
La gente se presentó masivamente en la interna federal. En Capital y en el NEA ganó Duhalde. Pero más allá del resultado, lo que está claro es el deseo de muchos independientes de que aparezca alguien que desafíe esete unicato que, para muchos, tornará en chavismo en caso de volver a triunfar en los comicios.+)

miércoles, 30 de marzo de 2011

Perdedores

Ciertamente, era medio nuevo en esto. Pagará un alto costo Ernesto Sanz por envalentonarse contra el dueño de los corazones radicales, ridiculizar al popular Julio Cobos y terminar bajándose abruptamente de esa temprana interna partidaria.
Al final, dirigentes como Cobos o Elisa Carrio, tenían sus razones al mantenerse "sueltos". Tal vez comprendían mejor la veleidosa conducta de la dirigencia empresarial y de los medios, y la falta de compromiso de las grandes masas.
El empresariado va siempre a la delantera, anticipándose a los acontecimientos, y no toma posiciones que no sean de corto plazo. No es posible construir un proyecto con base tan inestable.
La gran masa no se interesa por nada y, en la medida que su supervivencia no esté urgentemente en juego, no se preocupa por nada que no sean sus cosas.
Los medios no kircheristas intentan seguir los vaivenes de la gente que, a su vez, reacciona de acuerdo a lo que le presentan los medios. Un circulo vicioso.
La prensa no contribuyó con la difusión de estas internas anticipadas y la gente no se interesó por ellas. Radicales y federales temían por la baja participación. Los primeros ya se bajaron; veremos cómo actúan los disidentes.
Así, Ricardo Alfonsín y Mauricio Macri seguirán siendo precandidatos sin ser formalizados; o, tal vez, haya que buscar una fórmula superadora de estas facciones.
Hasta tanto, la góndola continuará dominada por un solo producto.+)

domingo, 27 de marzo de 2011

Desequilibrios

La reacción del oficialismo de dejar trascender la visita del presidente colombiano y el relanzamiento de la relación con Italia, en el contexto de una visita que en junio hará la Presidente a Roma son digos de consideración política. Corren por izquierda y por derecha, procurando evitar caer exclusivamente en la progresía. "No se traguen lo de (Hugo) Chavez", parecerían decir.
Pero el bloqueo que impidió por primera vez desde la restauración democrática la salida de un periódico los equipara con el bolivariano. Más aún, la nota de Perfil de ayer en la que trascendió que la Argentina dejará de investigar el atentado a la AMIA -como si la Justicia fuera un mecanismo del ejecutivo- a cambio de potenciar las relaciones comerciales con Irán los sitúa en medio del Eje del Mal, en la terminología de Gerge W. Bush. No es una cal y otra de arena.
¿Es que no controlan sus fuerzas?
¿A quién le puede convenir impedir la distribución que se lee más en internet que en su versión papel? ¿O es que hicieron enojar a la bestia, pensando que lo podían controlar, y ahora cuando rompe todo nadie puede detenerlo? Porque ha trascendido que habría sido el intendente de Lomas de Zamora, martín Insaurralde, quien promovió la acción de los suizos. ¿Lo hizo como yerno de Hugo Toledo, hombre de Eduardo Duhalde, o lo hizo como intendente K?
Es reiterativo pero válido insistir en que este año será tan agitado como imprevisible.+)

miércoles, 23 de marzo de 2011

Buscapié

Para un lado y para el otro va la fuerza de Hugo Moyano.
Cuando se peleó con el Gobierno por la cuestión del exhorto suizo y llamó a inmovilizar el país le generó un problema al Gobierno, ciertamente, porque es un incordio para la gente y porque el efecto del triunfo catamarqueño quedaba diluido.
Pero también le hacía un favor. En un año electoral, una pelea con Moyano le venía de perillas a la Presidente.
Probablemente, el camionero se dio cuenta y buscó el abrazo del oso. Levantó el paro (hay quienesn dicen que no tuvo apoyo para mantenerlo) y criticó a dirigentes de la oposición, que no podían haber elegido un mejor jefe de campaña.
En el éxtasis de la ilusión, el oficialismo depositó sus esperanzas en Chubut. Es una realidad contundente que los dos candidatos que apoyó la Rosada han tenido un significativo aumento del caudal electoral. Sin embargo, el lamento y la queja por la realización de un eventual fraude aguaron lo que había sido un logro en sí mismo: el empate técnico. Pero el que se queja del réferi por el resultado adverso suele ser el perdedor, y el Gobierno emitió esa imagen al hacer tanta alaraca en el fraude más que en el resultado.
Ahora volvió Macri de su gira internacional y se revitalizó su campaña, al mismo tiempo que los radicales apagan motores y hasta se habla de la no realización de las preinternas radical y del peronismo federal.
Si Macri nombrara en estos días a su sucesor, su postulación sería más creíble y podría empezar a encolumnar dirigentes y a mejorar en las mediciones.
En cambio, si el radicalismo sorprendiera con Lilita Carrio como candidata a jefa de Gobierno como punta de un acuerdo con la Coalición Cívica y con el GEN, se constituiría como el contendiente del Frente Para la Victoria, que ha logrado pararse en el medio del ring.+)

viernes, 18 de marzo de 2011

No sabemos

Tal como se ve en la foto, el martes atardeció con corderitos. Esas nubes indican lluvia próxima. "No llega al jueves, como está pronosticado", pensé. Así fue, esa madrugada se anticipó la precipitación de agua.
Hay otros signos que llaman la atención del analista:
+ Se dice que la Presidente puede ganar en primera vuelta. Para eso tiene que conseguir 40 por ciento de los votos y una diferencia de diez puntos del segundo, u obtener 45 por ciento, como en 2007.
Pasaron muchas cosas desde 2007. El oficialismo perdió las elecciones legislativas y es muy difícil creer que recuperará el nivel de las elecciones en las que fue votada hasta por el campo.
Es cierto que pegó un salto de imagen tras la muerte de su marido, pero también que lo bajó y que su intención de voto sumaba 33 por ciento en los meses del verano, según algunos consultores. Es extraño que algunos dejen trascender guarismos cercanos al 40, unas semanas después. ¿Qué pasó en ese lapso de tiempo? Nada que significativo que justifique semejante variación. Resulta increíble.
Insistimos en que los tres meses que restan para la presentación de listas pueden deparar muchas sorpresas para el electorado y modificar esta sensación de invencibilidad gubernamental, aún cuando lograra ganar este domingo en Chubut.
+ La economía aguanta.
El comportamiento de los commodities que favoreció a nuestra economía durante estos últimos años indica, principalmente, la inquietud de los mercados. La inestabilidad en el magreb y en oriente medio, sumada a los estragos producidos por el movimiento sísimico nipón, pueden desestabilizar a la economía mundial.
Nadie sabe cómo puede impactar esos cambios en nuestra economía, básicamente porque nadie sabe cómo reaccionarán los mercados centrales.
+ Variables fijas. Todo estará como ahora.
La inflación es una bestia desbocada; la inseguridad, una amenaza, y la paz mundial, una incógnita. Son muchos los interrogantes. No tiene sentido seguir enumerándolos. Por el momento, falta mucho para las elecciones. Afortunadamente, la Presidente consigue un objetivo de mínima: la gobernabilidad.+)

martes, 8 de marzo de 2011

Monitorear la divisa

Los últimos días se empezaron a escuchar reiteradas manifestaciones de preocupación sobre el rumbo de la economía argentina e internacional.
Tal vez la más interesante la leí el 24 de febrero último en el blog de Alejandro Colle, que está consignado en la sección Bloguerío de este sitio. Otro que también escribió sobre la muerte del modelo K en La Nación fue Carlos Pagni, replicando algunas de estas cuestiones.
Es evidente que la puja distributiva y la alta inflación son malos condimentos para el oficialismo, que debe enfrentar un disputado escenario electoral. La negativa del Club de Paris a la propuesta argentina, tal vez derivada del enquistamiento de los Estados Unidos con el kirchnerismo como consecuencia del episodio del avión, y el llamado efecto Cisne Negro, que se asoma sobre la economía mundial desde el balcón magrebí, son ingredientes venenosos para cualquier menú de paz social.
Habrá que empezar a seguir esta variable, así como el comportamiento del dólar en el mercado porteño, para ir adivinando la suerte que pueda tener la candidatura de Cristina Fernández.+)

miércoles, 23 de febrero de 2011

Giro a la Izquierda

La detención de José Pedraza (Unión Ferroviaria) es una inequívoca continuidad de un proceso que reconoce sus inicios en el apresamiento de Juan José Zanola (Bancarios) y que continuó con el fugaz arresto de Gerónimo "Momo" Venegas (Peones Rurales).
El desfile de encumbrados referentes sindicalistas por la pasarela mediática tras los barrotes, institucionalmente, no podría responder a una lógica política. Es la Justicia la que actuó en los tres casos, a través de dos jueces diferentes. Sin embargo, uno podría leer como que alguien "dio la voz de ahura".
Lo cierto es que estos episodios son coincidentes con ciertos cambios en el estilo gubernamental. Por mencionar algunos:
+ Las desventuras del malogrado avión norteamericano, con Héctor Timmerman como bastonero.
+ Las denuncias del propio canciller respecto de la impartición de poco democráticos cursos norteamericanos que inclusive enseñarían métodos de tortura.
+ La insistente diferenciación de la Presidente y de su entorno respecto del gobernador Daniel Scioli y de los barones del conurbano, en favor de la figura de Martín Sabatella.
+ La arremetida de Nilda Garré en las fuerzas de seguridad y la insistencia del Gobierno Nacional para que en la Provincia de Buenos Aires se siga en esta línea de confrontación con las policías. Por llamar de alguna manera al duro estilo correctivo que aplica la ex ministra de Defensa a cargo de la Seguridad Nacional.
Se percibe un regreso al discurso de la transversalidad, que brillaba a inicios del gobierno de Néstor Kirchner. Una vuelta a la lógica frepasista. Un reencuentro con los dirigentes sociales.
No se debe desatender que hay un extremado cuidado de no permitir nuevas intrusiones de tierras (como el desalojo que se realizó ayer en Transradio, en el predio lindante con la Autopista Ricchieri, en tierras de Esteban Echeverría) y la solicitud presidencial de que no se corten más calles, ni vías, son parte de esta variación discursiva.
Esto no aclara la probabilidad de la declamada reelección presidencial. De ser efectiva la posibilidad de esa postulación, no se entiende que la estrategia sea extremar el discurso; es expulsivo más que inclusivo, resta en lugar de sumar. En el caso de que Cristina no quisiera ir por un segundo (o tercer) turno, ¿para qué desautoriza y humilla al principal potencial sucesor que tiene el peronismo, Daniel Scioli?

martes, 22 de febrero de 2011

Clarea

Se empiezan a despejar algunas dudas.

Parecería ser que Mauricio Macri será el candidato del espacio conservador popular, con apoyo del Peronismo Federal, lo que supone a Francisco de Narvaez en la Provincia de Buenos Aires. Si consigue el apoyo de los Demócratas en Mendoza, un buen candidato peronista en Córdoba y se consolida lo que está armando en Santa fe, tienen buenas chances. Más aún si Juan Carlos Romero, Ramón Puerta, Das Neves y Rodríguez Saa, aparecen con mayor protagonismo en sus respectivas regiones. Para conformar la oferta electoral será clave la figura del vicepresidente.

En el radicalismo son pocos los que creen que Ernesto Sanz pueda ganar a Ricardo Alfonsín en las próximas internas. En ese caso, no parecería probable que Julio Cobos lo pueda enfrentar exitosamente en las internas abiertas y obligatorias de agosto. De ser así, el radicalismo perdería la posibilidad de ofrecer algo nuevo a la sociedad y se conformaría con un logro no menor: la reconstrucción partidaria.

Aunque parezca lo contrario, es el oficialismo el que está más complicado. No son pocos los que descreen de los rumores respecto de la presentación de la Presidente a una nueva postulación. El año es largo y comenzó bastante picado, como para que esté asegurada su performance electoral. No obstante, el desgaste que está sufriendo el gobernador puede colaborar con las posibilidades de De Narvaez a nivel provincial y contra sus chances de ser elegido, en caso de que tuviera que salir a competir en el lugar de Cristina Fernández.

Si bien se mantiene la incertidumbre, hay algunas claves que se empiezan a despejar.+)

jueves, 10 de febrero de 2011

Incertidumbre Electoral

El año electoral se presenta con un enorme grado de incertidumbre. Mucho mayor que las últimas oportunidades

El Gobierno muestra sus mejores índices de popularidad, ahora que no empezó la campaña de lleno; de hecho, ya perdió un paquete importante de puntos desde la muerte de Néstor Kirchner hasta estos días por exclusivo mérito propio (por el episodio del Parque Indoamericano, principalmente).

De acá en más, con el surgir de los candidatos concretos y únicos por partido, el oficialismo entraría en caída o, cuanto menos, en un amesetamiento. Si actualmente no le alcanzaría para llegar sin ballotage, sus chances se alejarían; y los encuestadores dicen que ella pierde en casi todos los escenarios de segunda vuelta.

El resultado electoral será una incógnita hasta el final. Hay una serie de variables que son claves de este proceso y que hay que monitorear:

+ El pendulo. La gente se cansó de muchas cosas que encarnó este Gobierno (piquetes, sindicalismo desmadrado, violencia callejera, inseguridad, el populismo), pero -según se desprende de las entrevistas a presidenciales que publicó La Nación- parecería que el único que las está interpretando de alguna forma estas sensaciones es el propio oficialismo; al menos en lo verbal, cuando la Presidente pide que no corten calles y llama a la mesura a los sindicalistas. Por el momento, hasta tanto no se diriman las candidaturas, no se puede juzgar a la oposición; pero el margen de maniobra será para ellos cada vez más escaso.

+ Daniel Scioli. Este chisporroteo entre caudillejos del Conurbano y el kirchnerismo por la cuestión de las colectoras es muy serio para las posibilidades electorales del partido de gobierno. Lo lógico sería que terminen acordando dejarlo a Martín Sabatella afuera, y arreglen. De no ser así, la fuga de algunos dirigentes peronistas, aunque más no sea del propio Grupo de los Ocho versión Siglo XXI, complicaría el resultado de los comicios.

+ Ni qué decir si Carlos Reutemann se define en favor de Mauricio Macri. Si Macri suma, además del Lole, a Juan Schiarretti, a los gansos mendocinos y a los intendentes díscolos, crece mucho en sus posibilidades de éxito.

+ Finalmente hay que analizar la eventualidad de que el radicalismo consagre a Ernesto Sanz. El senador mendocino es un desconocido para el gran público y, por esa misma razón, con el baño de fama que ofrece la campaña se puede catapultar al sillón de Hipólito Yrigoyen.
 
Como decíamos al principio, no hay nada dicho. Recién en marzo o abril se comenzarán a clarificar algunas dudas.+)

viernes, 7 de enero de 2011

La Góndola

Las críticas a la oposición son prácticamente un lugar comun. Por lo pronto porque no existe tal genérico, sino varias oposiciones. Además, son demasiado tremendistas en cuanto a su potencialidad electoral.
Se podría criticar algunas cuestiones del trabajo parlamentario. Aunque son partidos muy distintos los que tienen que coordinar acciones generalmente obstruccionistas, poco simpáticas para la opinión pública. Pero es el límite que permiten los acuerdos existentes. En las cuestiones propositivas difieren.
Las posibilidades electorales son muy difícil de evaluar hasta tanto no haya candidatos concretos y que estos sean exclusivamente los habilitados para competir. Una vez que los principales partidos definan a sus postulantes, recién ahí se podrá juzgar cómo compiten entre sí y por el apoyo de la gente.
En el oficialismo algunos presumen la reelección de Cristina Fernández, pero muchos creemos que finalmente correrá Daniel Scioli para la Presidencia. El Peronismo Federal y el PRO están convergiendo en algo. El principal oponente, el radicalismo, ya anunció internas para el 24 de abril.
Recién cuando estén todos los productos y precios presentados en forma análoga en la góndola, recién ahí se verá cuál acapara el mercado.+)