domingo, 29 de mayo de 2011

Al centro

Amanecer campero, en la ruta ocho
Tal vez Ricardo Alfonsín no sea Ricardito, ni mucho menos lo que nos han querido pintar los medios o concretamente aquellos que lo han tratado. De Daniel Scioli se dijeron cosas muy parecidas, y aún las sostienen los que lo tratan políticamente; pero a Scioli no le ha ido mal en términos electorales. Ese, y no otro, debe ser el foco de los próximos meses.
Alfonsín es un dirigente moderado, que contrasta claramente con el estilo gubernamental. No se diferencia mucho con los postulados oficiales que hoy son bendecidos por la opinión pública, sino del estilo confrontativo del kirchnerismo.
A diferencia de Scioli, se lo ve operando sus propias alianzas y relaciones.  Además, tiene ideas -anticuadas o no- y se apoya en ellas y en sus principios para realizar su acción política. Pero no se sofoca con ellas. Al contrario, como abanderado de la progresía se permite acordar con Francisco de Narvaez, elector clave del 23 de octubre, y de pulsear con el gobernador Hermes Binner. En esta disputa, aparece como un conciliador, un sujeto de consensos. Binner, desconocido por el gran público, quedó como atrapado por un ideologismo opuesto al clamor de unidad que se percibe en la gente que no se siente representada por el Gobierno.
Para aquellos que temen a la hiperinflación -karma que heredó de su padre, como Keiko Fujimori eln autoritarismo que le legó el suyo- manifestó su deseo de nombrar a Alfonso Prat Gay como ministro de Economìa. La Coalición Cívica puso el grito en el cielo, pero el aludido cayó prudentemente. ¿Un guiño para Lilita Carrio, con miras al ballotage?
Para las internas del 14 de agosto ya habrán pasado las elecciones de Capital, Santa fe y Córdoba, y Alfonsín no tendrá que pensar en Binner o Del Sel, Mauricio Macri o Pino Solanas, ni en Luis Juez u Oscar Aguad, y podrá dedicarse de lleno a las primarias abiertas y simultáneas y, a partir de allí, sumergirse en las nacionales.
Extrañamente, en un radical, parece deseoso de acceder al poder.+)

domingo, 22 de mayo de 2011

Vista en altura de la Av. de los Italianos y la Reserva Ecológica
En su columna de hoy, en Página 12, Horacio Verbitsky evidencia lo que el observatorio periodístico del Grupo Consenso (www.diariosobrediarios.com.ar) viene profetizando desde hace un tiempo: el rediseño de Clarín no fue otra cosa que la excusa que le permitió al diario salir del cotidiano combate contra el Gobierno, y que le costó negocios y lectores. Sacó de la página 3 -la llamada segunda tapa- a la política, si esta no fuera el tema del día, y eliminó los editoriales. De a poco fue bajando el voltaje. Concentró sus ataques en Hugo Moyano, tal vez para evitar aparecer amansado.
Verbitsky dice que esta semana llegará a Buenos Aires un socio que plasmará este acuerdo mediante la incorporación de Paka Paka -junto con las demás señales oficialistas- a la grilla de Fibertel. Es probable que ese financista tenga alguna otra recompensa por su alineamiento político.
Jorge Fontevecchia, en la contratapa de Perfil, lo ilustra claramente. "... Moyano y Héctor Magnetto comparten un destino común. Los dos pasaron de ser aliados tácticos del kirchnerismo a ser los principales enemigos estratégicos del Gobierno. Juntos fueron usados contra Duhalde en 2005. Derrotado Duhalde, Moyano fue usado contra Magnetto a partir de 2009. Acorralado Magnetto, ahoraq le tocó el turno de Moyano. La táctica se repite: aliarse temporalmente al adversario del adversario aunque se lo desprecie, total ya le llegará su turno".
De esa manera, todos juegan finalmente para el oficialismo.
No obstante, estas maniobras no alcanzar para medir la suerte electoral de Cristina Fernández si es que finalmente se candidatea a un nuevo período. Recordemos que, en este espacio, siempre creímos que no lo será. Pero, en caso de serlo, habrá que revisar la evolución de la economía doméstica y el calendario electoral.
Para concentrarnos en lo que mejor conocemos, vale apuntar que este proceso tendrá una serie de hitos que se sumarán a los hechos que naturalmente puedan incidir en las respectivas campañas.
Las internas abiertas de Santa fe de hoy son importantes porque pueden impactar en la política de alianzas del principal candidato opositor, Ricardo Alfonsín.
El 10 de julio será la primera vuelta en Capital, que suele incidir sensiblemente en el escenario nacional. En este sentido, es destacable la pragmática decisión presidencial de apoyar al candidato más popular antes que al preferido. Juega a su favor el posible efecto retroceso que pueda sufrir Mauricio Macri al haberse bajado de la candidatura presidencial y su falta de alianzas significativas.
El 24 de julio serán las elecciones para gobernador santafecino. Si Macri ganara en Capital y Del Sel hiciera una buena elección, habría un interesante fenómeno para estudiar.
El 7 de agosto se vota en la influyente provincia mediterránea. Para el radicalismo sería clave un triunfo que hasta ahora nadie anticipa.
El 14 de agosto serían las internas nacionales abiertas y simultáneas. Poco es lo que se puede anticipar, dado que desconocemos datos elementales como la conformaciones de las principales alianzas, fórmulas y candidaturas presidenciales.
Finalmente, el 28 de agosto se vota en Tucumán, que será una plataforma que seguramente aprovechará la Presidente.
El 23 de octubre, junto con las nacionales, se votará también las autoridades provincias de Buenos Aires, Mendoza, Entre Ríos y Santa Cruz, entre otras.
Pocas veces llegamos con tantas incertidumbres a esta altura de los acontecimientos en el derrotero electoral.+)

viernes, 13 de mayo de 2011

No se hagan los rulos



En este blog siempre consideramos que la hipótesis más probable es que la Presidenta no se presente a la reelección. Hay razones o especulaciones que son difíciles de expresar. Pero que ella lo plasma en este discurso con mucha claridad.
En este blog siempre pensamos que Cristina Fernandez de Kirchner no miente. Puede decir cosas que no se quieren oir o cambiar la forma de expresarlo. Pero no miente.
Hay que ver la manera que se expresa respecto de quienes dicen quererla, pero no respetan sus decisiones más íntimas... como puede serlo el no presentarse a la reelección.
Ciertamente, el discurso es largo, pero vale la pena escucharlo. Hay definiciones muy fuertes que pasaron desapercibidas. Como su posición contra el aborto.
Por otra parte, habíamos anticipado el conflicto entre la Presidente y Hugo Moyano en noviembre de 2010. Con mayor habilidad que el propio Néstor Kirchner, esperó al camionero hasta el momento en que ella estuvo más fuerte y en el que aquel tiene menos para ofrecer: el período preelectoral.
Por otra parte, ya en febrero advertíamos que la Presidente estaba procurando interpretar a la gente al pedir que cuando se cortaban las calles no lo hagan en forma total y que dejen un espacio para la circulación. Muchos lectores comentaron que eso tenía que ver con un matiz discursivo. Para este blog ella estaba intentando evitar que la oposición conquiste una bandera de importancia para la gente, según advertían las encuestas post Parque Indoamericano y estallido en Constitución.
Ella logró colocarse en el punto de hipótesis que manejábamos post fallecimiento de Néstor Kirchner: como los presidentes chilenos que se retiran con alta popularidad al finalizar un período presidencial, aplaudidos en el Palacio del Congreso.+)