domingo, 23 de octubre de 2011

Tiempo Nuevo

Hoy termina el largo proceso iniciado hace una década y que hizo eclosión el 20 de diciembre de 2001.
El espacio nacional y popular, que emergió de aquella revuelta, vino para quedarse por largo tiempo. Primero fueron Eduardo Duhalde y Roberto Lavagna, luego Néstor y Cristina Kirchner.
Tres de cada cuatro argentinos optaron por candidatos de ese perfil (Cristina Fernandez de Kirchner, Eduardo Duhalde y Alberto Rodríguez Saa), que tienen un proyecto latinoamericano con base en las clases bajas, con distintos grados de republicanismo, mientras que uno de cada tres eligieron a progresistas y liberales (Hermes Binner, Ricardo Alfonsín y Lilita Carrio), que tienen proyectos de carácter global y de clases medias. Como en Europa, el mapa político quedó claramente configurado entre democristianos y socialistas, pero con proporciones muy diferenciadas.
La oposición se dispersó tanto que se quedó sin figuras referenciales. Tendrá que reinventarse.
Los principales oponentes al proyecto oficial serán internos. Son más atractivos los gobernadores que se perfilan para la sucesión presidencial que el másdelomismismo que ofrecen los que pasaron por la vereda de enfrente en 2011.
Lo cierto es que las dificultades gubernamentales que pueden significar la falta de una oposición articulada lo van a ofrecer los desafíos que presente la crisis económicas que se gesta en Europa y el nuevo escenario del poder mundial, con un liderazgo norteamericano en cuestión; uno, chino, que se presenta como novedoso, y con una Sudamérica extrañamente protagónica.
Habrá que hacer tabla rasa para comprender la lógica de este tiempo nuevo.+)

sábado, 1 de octubre de 2011

Alfiles

Villa 31 desde la Au. Illia. 
El primer gabinete de Néstor Kirchner contó con muchos ministros capitalinos. No parecía casualidad, sino más bien una estrategia para conquistar un distrito tradicionalmente díscolo para el peronismo.
El gabinete de Cristina Fernandez de Kirchner sumó muchos bonaerenses. Desplazado Eduardo Duhalde, los Kirchner le apuntaron a la Provincia de Buenos Aires. Hasta con la candidatura a diputado nacional del consorte presidencial en 2009.
Los últimos tres gobernadores fueron caciques sin indios propios en ese territorio: Carlos Ruckauf y Daniel Scioli eran dirigentes porteños, mientras que Felipe Solá fue un Secretario de Agricultura que escaló a la vicegobernación y, desde allí, al sillón que Ruckauf abandonó para asumir la Cancillería. De hecho, no tiene tropa propia.
En ninguno de los más importantes distritos electorales pudieron los Kirchner imponer pinguinos ni fundamentalistas K.
Ahora Mauricio Macri, Hermes Binner, José Manuel de la Sota, Juan Manuel Urtubey, Ernesto Sanz y Scioli, se pelean por la sucesión en 2015. Algunos con más chances que otros, pero estos son los dirigentes que mejor se perfilan en el corto plazo para disputar el poder.+)