sábado, 21 de julio de 2012

Tensiones y distensiones

Los analistas se desvelan por entender qué fue lo que hizo retroceder a la Presidenta al conceder asistencia financiera a la provincia de Buenos Aires, cuando lo único que había estado haciendo era castigar a Daniel Scioli en público y en privado.
Uno puede suponer que:
a) Más probablemente, haya percibido que este enfrentamiento -en plena situación de enfriamiento económico- le estaba dejando un pésimo rédito político y público;
b) Menos probablemente, que se haya percatado de que la crisis social, como consecuencia de la falta de fondos, avance desde el Conurbano a la Plaza de Mayo.
También uno podría pensar que la solidaridad expresada por el gobernador mediterráneo José Manuel de la Sota haya encendido una señal de alarma en la Rosada. Nadie habla de recrear una Liga de Gobernadores, como en tiempos de las presidencias de Carlos Menem y Eduardo Duhalde, pero sí se empieza a especular respecto de reuniones y concilios entre estos caudillejos que día tras día temen ser el próximo en la lista negra.
No parece ser ésta la razón, ya que su construcción política se ha verticalizado al punto del desequilibrio y el proceso de toma de decisiones está cada vez más cerrado.
Mientras tanto, en el equipo económico recalientan cerebros tratando de pensar en cómo contener las variables sin apagar el ritmo económico. Las culpas de la actual situación se emiten al portador.+

domingo, 15 de julio de 2012

Doble decapitación


Fiel a la audacia y al estilo confrontativo que caracterizó al gobierno de los Kirchner, la Presidente encaró con decisión sendos combates contra el gobernador Daniel Scioli y del sindicalista Hugo Moyano.
Se trata de cabezas visibles de problemas más profundos.
La humillación que sufrió Scioli esta semana en el acto de Gral. Rodríguez -que se ilustra arriba con foto- fue una muestra de lo que todos los intendentes y gobernadores pueden sufrir en caso de aparecer involucrados en conciliábulos destituyentes. No sólo lo comparó con Hermes Binner -es decir, con un opositor- sino que lo abofeteó en frente a la Nación toda por cadena nacional.
Pero la falta de fondos y, más aùn, de un proyecto superador de la actual coyuntura pone a todos los caudillejos justicialistas cerca de la deliberación. Hay gobernadores que ya tienen emitidos bonos provinciales por cualquier eventualidad.
La situación de Moyano también se parece a la descuartización de la lombriz que, como se sabe, no se muere sino que se multiplica. Y la multiplicación del gremialismo en competencia es más peligroso que seccionar a una lombriz.
Ciertamente, Cristina hace gala de decisión y de carácter, pero uno supone que sus oficiales ruegan para que no se le acaben la caja ni la buena imagen.+)

domingo, 8 de julio de 2012

De estrecheces y paradigmas

Palacio presidencial azerí

La situación política, económica y social ha cobrado una acelerada dinámica.
La discusión entre la Presidenta y el gobernador bonaerense dejó varias cosas de manifiesto:
+ que la gobernabilidad del kirchnerismo se basa en la caja y en la imagen,
+ que la caja se achicó,
+ que la imagen se vio deteriorada,
+ que la economía sólo puede ir debilitándose,
+ que eso afectará la situación política, porque la estrechez enfrentará a la Presidente con los gobernadores,
+ que el enfriamiento económico impactará aún más en las encuestas,
+ que el recalentamiento social generará contradicciones en el modelo,
En el momento de mayor debilidad económica, Cristina Fernandez decide enfrentar a Hugo Moyano y a Daniel Scioli.
El peronismo ve en Scioli un eventual sucesor. Pero el kircherismo no. Eso divide las aguas entre ambas parcialidades y debilita aún más al Gobierno.
Por otra parte, habrá que ver con qué cuenta el Gobierno para enfrentar una situación de mayor conflictividad social.
Es evidente que la desaparición de Néstor Kirchner abrió una nueva etapa de gestión presidencial. O cambia el paradigma o el paradigma se impone con toda su violencia.+)