sábado, 12 de octubre de 2013

 

Discreto giro de 45 grados

Dos muy buenas notas de LaPoliticaOnline.com, que vendrían a anunciar cierto giro al pragmatismo que este blog espera desde hace meses.+)

Exclusivo: la nueva estrategia de Cristina en el juicio con los holdouts

La presidenta obedeció un pedido que Obama le hizo en dos oportunidades para que regularice la situación con el Ciadi. A cambio, el gobierno de EEUU presentaría un pedido a la Corte Suprema para que tome el juicio con los fondos buitre, una carta que aseguraría que el Supremo Tribunal acepte el caso. Rumores de cambios en el equipo de abogados de Argentina en Nueva York.

SERA CINCO DIAS DESPUES DE LA ELECCION  

Se define el 1º de noviembre el futuro judicial de Boudou

  • Por Emilia Delfino | 12/10/2013 | 00:20
0
 Comentarios 
| Este artículo fue leído 
115
 veces
Jueces. Gemigniani, Hornos y Borinsky son los camaristas que decidirán el destino de la causa.
Jueces. Gemigniani, Hornos y Borinsky son los camaristas que decidirán el destino de la causa. | Foto: Cedoc Perfil
Cinco días después de las elecciones, se definirá lo que le espera al vicepresidente Amado Boudou en la Justicia. El 1º de noviembre, la Cámara de Casación, máximo tribunal penal del país, dará a conocer su fallo sobre el destino de la causa Ciccone, emparentada con la investigación por presunto enriquecimiento ilícito que encabeza el juez federal Ariel Lijo. Esta decisión mantiene en vilo la causa, ya que podría ser utilizada por las defensas para hacer caer la acusación.
La Sala IV de Casación, integrada por Juan Carlos Gemigniani, Gustavo Hornos y Mariano Borinsky, debe anunciar ese día si decide declarar o no nulo el testimonio de Laura Muñoz contra su ex marido, Alejandro Vandenbroele. La mujer dijo que el abogado es el “testaferro de Boudou” y activó así las denuncias contra el vice en la Justicia.
Fuentes judiciales aseguraron a PERFIL que los tres jueces están estudiando el caso y que la decisión se dará a conocer el viernes siguiente a las elecciones legislativas. También informaron que el fallo sería perjudicial para el vicepresidente. 
Hasta hace semanas, las fuentes indicaban que Boudou tenía chances de que Casación fallara a su favor y declarara nulo el testimonio. Sólo uno de los miembros de la Sala, Gemigniani, se había opuesto a que se analizara nuevamente si el testimonio es o no nulo. Fuentes judiciales sostienen que se analizó para “evitar que tenga que ser tratado otra vez en el caso de que haya un juicio oral en el futuro”.
Lo importante de la decisión de esta instancia es qué alcance decidirán los jueces que tiene la nulidad. Es decir, no sólo si se declara nulo el testimonio o no, sino también, en el caso de que se anule, si además se dejan sin efecto los allanamientos y pruebas posteriores que pueden probar la relación entre el vice y Vandenbroele, titular de la nueva dueña de Ciccone. En el allanamiento que encabezó en 2012 el fiscal Carlos Rívolo en la casa de Mendoza del abogado, la Justicia se llevó dos computadoras clave que usaba Vandenbroele y que las defensas de los imputados estarían especialmente interesadas en que no fueran peritadas.
Sin embargo, en los últimos días, la información dio un giro. Altas fuentes de la Casación indicaron a PERFIL que los tres jueces están llegando a una visión común que no afectaría el destino de la causa Ciccone. 
Una pieza clave es el dictamen del fiscal Javier De Luca, miembro de Justicia Legítima, que se pronunció en contra de anular el testimonio de Muñoz. “Cada vez más, tenemos en cuenta los dictámenes del fiscal”, aseguraron a PERFIL muy cerca de los camaristas. La línea que planteó De Luca sería un adelanto de lo que fallarían los jueces o al menos la mayoría de la sala.
El Código Penal establece que el cónyuge no pueden declarar en contra de su pareja, salvo que el delito que le imputen lo afecte a sí mismo. El caso de Laura Muñoz presenta la contradicción de que sigue casada legalmente pero el divorcio está en trámite, tiene una hija en común con Vandenbroele y denunció estar amenazada por su ex pareja.
- - - - - -

Las negociaciones con Estados Unidos reposicionan a Boudou frente a Zannini y Moreno

El giro pro mercado del Gobierno, evidenciado en el acuerdo con el Banco Mundial, fue ideado por el vice para el segundo mandato de Cristina. Pero se impuso el criterio de Zannini y Moreno de “vivir con lo nuestro”, que incluyó el cepo al dólar y el cierre de importaciones. Las negociaciones con los holdouts, el FMI y el Club de París. 
El ninguneo político que sufre por estas horas Amado Boudou de parte del secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini, y el núcleo duro del kirchnerismo se contrapone con la imposición de su postura en materia de política económica. El giro pro mercado que quedó evidenciado con el acuerdo con los Estados Unidos es obra del vicepresidente, aunque llevado a cabo con más de dos años de demora.

El reposicionamiento de Boudou queda evidenciado en que el enviado a llevar adelante las negociaciones fue el ministro Hernán Lorenzino, el único integrante del equipo económico con quien tiene contacto. 

El préstamo de 3.000 millones de dólares del Banco Mundial que dejó trascender ayer Lorenzino desde Washington, tiene como telón de fondo un acuerdo del Gobierno con cinco empresas norteamericanas para resolver los litigios que tenían pendientes en el Ciadi. A cambio, Argentina deberá desembolsar unos 500 millones de dólares, que se pagarían en bonos y un 10 por ciento reingresaría al país vía los famosos Baade , los bonos energéticos del fracasado blanqueo de Guillermo Moreno.

El arreglo con las empresas era una de las exigencias del Gobierno de Estados Unidos para destrabar los fondos con el BM, del cual Washington es el principal accionista. Como reveló LPO, el hermano del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, era uno de los principales operadores de este acuerdo, junto al ex ministro menemista José Luis Manzano.

El diputado y economista Alfonso Prat Gay explicó que "los últimos dos años los créditos nuevos estaban trabados por la postura de los Estados Unidos, que argumentaba que no se podían refinanciar a un país que no cumplía con sus compromisos". "Es posible que este guiño al Banco Mundial, la Argentina esté tratando de utilizarlo para que el gobierno americano se solidarice en su derrotero por las Cortes de Nueva York", opinó.

La negociación con los fondos buitres es otra pata de este giro del Gobierno. La intervención de la administración Obama podría ser determinante para el curso del juicio. En este tipo de caso, la opinión del Gobierno es clave y hasta ahora se ha negado a intervenir. Además, Washington bloqueó una presentación del FMI como amicus curiae. 

Según pudo saber LPO, las negociaciones que el Gobierno llevó a cabo con el BM y el FMI también incluyen conversaciones secretas con los holdouts. Esto ha sido un reiterado pedido de la Justicia y del Gobierno norteamericano, y también parte de la estrategia de los buitres. "Que la Argentina entre en suspensión de pagos no tiene sentido, es hora de sentarse a negociar", reconoció días atrás Jay Newman, gerente de Elliot Management y mano derecha de Paul Singer. En realidad, lo que estaría reclamando es que estas negociaciones empiecen a reconocerse públicamente, para generar compromisos en el Gobierno argentino.

Lo que está claro es que con márgenes económicos mucho más reducidos, Cristina Kirchner inició un profundo viraje al centro y está tratando de llegar a una solución por todos los flancos en el juicio con los buitres que amenaza con drenar fuerte las reservas del país o provocar un nuevo default. En el plano judicial, se está buscando el guiño de Estados Unidos. Y en el extrajudicial comenzando a tender lazos con los tenedores de bonos en default. 

El resurgir de Boudou

Este cambio radical de la postura del Gobierno fue ideado por Boudou para el segundo mandato de Cristina. El giro propuesto por el vicepresidente incluía arreglar con el Ciadi, el Club de París y regresar a los mercados internacionales, para tomar créditos y recomponer reservas. 

Esto se completaba con un ajuste a los subsidios, la famosa “sintonía fina”, la corrección del Indec y un la normalización de las relaciones con el FMI. Pero apenas se comenzó a desarmar los subsidios ocurrió la tragedia de Once y Cristina entendió que no había margen social para encima recortar los subsidios.

El abandono de la “sintonía fina” y el descarte del regreso a los mercados fue además una imposición de Guillermo Moreno y Carlos Zannini, quienes convencieron a Cristina que se podía seguir viviendo “con lo nuestro”. El secretario de Comercio lo llevó a la práctica con dos medidas fundamentales: el cepo cambiario y el cierre de las importaciones. El resultado más elocuente del fracaso de esta postura es el derrumbe de las reservas del Banco Central.

Pero ahora el escenario se ha complicado con las constantes malas noticias que manda la Justicia estadounidense y el Gobierno debió cambiar de rumbo obligado por las urgencias. 

"Lo que le empieza a pasar al Gobierno es muy contradictorio, porque ante la necesidad de divisas tiene que empezar a tirar banderas que enarboló durante mucho tiempo, absurdamente" como la del desendeudamiento, analizó Prat Gay. 

Con una mirada más positiva, Manuel Solanet elogió el entendimiento con el Banco Mundial: “Es un paso adelante en la racionalidad en el tratamiento con los organismos y con el cumplimiento de los compromisos internacionales”, evaluó el economista y agregó que “si bien es todavía muy incipiente para saber si se profundizará un cambio, si no es ahora, en 2015 va a haber un giro hacia políticas mas racionales”, concluyó.

Comentarios: Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]