Ir al contenido principal

Retoque

La Presidente de la Nación volvió de sus 42 días de licencia con ánimo de renovación y con pautas de constatación de que leyó el resultado de las elecciones.
Primero, ensayó un mensaje algo exageradamente desestructurado y pacifista, pero sin modificar en nada sus lineamientos políticos. Al estilo del apaga Francisco. Evidentemente, comprendió que la gente no quiere más peleas. Y que la economía pasó la factura. Porque -ya no ella, si no su vocero- anunció un nuevo equipo económico, que viene a ser un enroque del anterior. Aunque marca una diferencia, porque viene a profundizar el rumbo del tenue giro al pragmatismo de las últimas semanas.
Nombró a un jefe de gabinete como para delegar funciones políticas y económicas, el gobernador chaqueño Jorge Capitanich. Su sólo nombramiento marca una línea en ambos sentidos, moderada y peronista.
Ascendió a un marxista heterodoxo y poco Market friendly en Economía, el joven Axel Kiciloff. Pero con capacidad de decisión y criterio propio.
Al único desplazado que salvó fue al ministro de Economía, Hernán Lorenzino, a quién lo mantuvo en la negociación de la deuda externa y embajador ante la Unión Europea. Un premio. 
Nombró a un técnico respetado en economías regionales en Agricultura, el presidente del INTA Carlos Casamiquela, que reemplazó al derrotado candidato a diputado por Chubut Norberto Yahuar.
Y le puso a los banqueros a un embajador personal muy cercano y querido por ellos, Juan carlos Fábregas. Sospecha por dónde pueden venir los tiros.
Pero no nombró a sus subalternos. ¿Quedarán a cargo de los nombrados? ¿Qué será de la suerte de Guillermo Moreno? ¿Quedara en manos de Kiciloff? Toda una novedad.
¿Qué será de la suerte de Juan Manuel Abal Medina (hijo) o de Mercedes Marco del Pont. ¿Quién sabe? ¿Qué pasará en Salud cuando asuma como diputado el ministro Juan Manzur?
Hay dos señales en estas medidas: 1) un ajuste del motor para llegar al final del mandato y 2) por primera vez, una aparente delegación de funciones.+)

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Bye, bye, Adam Smith!

El jueves negro de Wall Street sólo fue el puntapié inicial de un ciclo de crisis recurrentes.

Por estos días los argentinos estamos concentrados en elegir a quien pueda ayudarnos a resolver los problemas económicos de nuestro país, hay suficientes síntomas como para advertir que el capitalismo sufre males cada vez mayores desde aquel Jueves Negro del 24 de octubre de 1929 cuando se derrumbaron las cotizaciones en la Bolsa de Valores neoyorquina. Desde entonces se fue incrementando sensiblemente la intervención estatal en las economías capitalistas hasta desfigurar su propia identidad como sistema.  La de 1929 fue la primera de las llamadas “burbujas especulativas” desde la Revolución Industrial. El sistema de producción creado por el capitalismo, apoyado en los conceptos de la propiedad privada y asociado al valor de la libertad, desarrolló una economía pujante y poderosa. Pero, como todas las monedas, tienen dos caras. La otra es la de las flaquezas sociales derivadas del imperio del m…

La opción por los ricos

Analicemos el origen de algunos de los más prestigiosos colegios de Buenos Aires, tales como el Champagnat, el Newman, el Michael, el Sagrado Corazón, el Marín, el La Salle. Es notable cómo de estas congregaciones tan orientadas en sus orígenes a la pobreza y mendicidad, se convirtieron finalmente en educadores de las élites. Luego del Concilio Vaticano II, muchas de estas órdenes decidieron retomar su carisma fundacional y retomaron la opción por los pobres. Las hermanas del Sagrado Corazón, los maristas y los pasionistas, entre tantos, dedicaron a sus religiosos a retomar la senda fundacional pero sin abandonar la responsabilidad en la educación de las élites, que pasaron a financiar sus obras de caridad. Este divorcio seguramente produjo un efecto muy concreto en aquella oferta educativa, que tuvo que seguir brindando un aporte por medio de laicos que no habían dedicado su vida a esa misión.
Los precursores El pasado 6 de junio recordamos los 230 años del nacimiento de san Marcelin…

Ni pingüino, ni pingüina

La nominación de Alberto Fernández fue la clave para el triunfo opositor.

El anuncio de la fórmula presidencial del ex jefe de Gabinete de los Kirchner, Alberto Fernández, seguido de Cristina Fernández, logró causar conmoción en una campaña electoral que parecía apagada.
Evidentemente Cristina tiene más recursos que Mauricio Macri. Alberto no tiene procesos judiciales, fue crítico de su gobierno y está mejor preparado para presentarse ante los mercados.
Mauricio se aseguraba el triunfo de una para Cambiemos con tan sólo dar una PASO con Vidal, Larreta y Lousteau, o si la nominaba directamente a María Eugenia en su lugar.
El Presidente venía cayendo en las encuestas. Se esperaba un gesto suyo antes que de Cristina, el engendro que ellos mismos crearon al utilizarla de espantapájaros de los independientes. Pero la mezquindad o la ceguera pudieron más.
Con esta fórmula, podrán alinear a todo el peronismo y hasta perforar la desconfianza de algunos independientes de modo de ganar en prime…