martes, 28 de enero de 2014

De luces y de sombras


Gran Sujeto















BUENAS NOTICIAS. Habla como si todo estuviera bien.
BUENAS NOTICIAS. Habla como si todo estuviera bien. | Foto: AFP
Contratapa de Perfil
El discurso kirchnerista logró establecer un Gran Sujeto. Durante la presidencia de Néstor y, probablemente hasta el año 2012, cuando las cosas comenzaron a variar aunque el cambio no fuera inmediatamente perceptible, no había dudas sobre quién ocupaba la tarima, propiedad exclusiva de ese Sujeto. Si hay poder en el discurso, nunca la Argentina estuvo más lejos de un vacío, ni siquiera de una debilidad. Por el contrario, hubo momentos pletóricos de poder, incluso en las derrotas ocasionales (como la de la Resolución 125). Pese a la anécdota de que Kirchner quiso irse la noche en que perdió la votación, estuvimos lejos de la figura de la acefalía. No me refiero a la acefalía sólo en términos constitucionales sino al borramiento o la flojedad de una jefatura.
Lo que logró el Gobierno en estos años es que se lo considerara mal o bien, pero siempre pleno. Bastaba decir Néstor o Cristina para que se iluminara un lugar central del escenario que ni él ni ella cedían a nadie (salvo el intercambio matrimonial de lugares que inventó Néstor y desbarató su muerte). Fueron amados o aborrecidos precisamente por esta plenitud como Sujetos, que era arrolladora y omnívora. La política se representaba en un teatro donde la cabeza de la compañía devoraba el cartel de los demás actores. Se trata no sólo de hiperpresidencialismo, sino de hiperpersonalismo. Un día murió Néstor y se produjeron dos reacciones concurrentes: Cristina supo ascender a protagonista de un monodrama ahora sin supporting actor; y la mayoría ciudadana pensó que eso era lo que más convenía a sus intereses o representaba sus sentimientos.
De repente, todo comienza a desmoronarse. No se trata de que Cristina habló poco en los últimos meses. No se trata simplemente de que la oposición no se conforma con nada y se irrita tanto con la cadena nacional como con su intermitencia. Se trata de que el silencio o los discursos impropios, con utilería de perrito y pingüinito o con la más amenazante utilería de un general del proyecto, indica que el Gran Sujeto ha perdido algo de la sustancia que lo hacía compacto y, para muchos, lo volvía indestructible y eterno. El discurso no ha cesado. Lo que ha disminuido es la presencia de quien lo enunciaba. El discurso sigue siendo el mismo, con argumentos para el dólar, los Precios Cuidados o los inversionistas de YPF. Pero el Sujeto es distinto: ha perdido masa muscular, ha envejecido.
De pronto, todo se volvió borroso porque el Sujeto buscó la media luz. La luz plena era imprescindible para oficialistas y opositores. Cristina, auxiliada por un temperamento autocentrado, estaba presente todo el tiempo. Su retiro (a reponerse, a descansar, a cuidarse por miedo o por indicación médica) no es una acefalía presidencial sino una acefalía simbólica.
Donde ella estaba están quienes la representan, ya porque ella los ha puesto allí, como Capitanich, ya porque, en su ausencia, se cree que son los que llegan más directamente a ella, como Zannini. Pero téngase en cuenta que no son sino un ersatz. Quien se dice que está más cerca de ella, su hijo Máximo, ni siquiera se muestra como dirigente de La Cámpora. Es un consejero en las sombras y, por otra parte, institucionalmente no es nada. No puede firmar ni una orden de vuelo del avión presidencial. Nada puede delegarse en él de modo abierto porque la Argentina pasaría de un régimen presidencial a una malformación nepotista.
La Presidenta habló el bendito miércoles pasado como si estuviera en el mejor de los mundos. Acunada por cánticos juveniles, anunció una medida, por fin atinada, que establece planes sociales para los jóvenes pobres que ella misma contribuyó a mantener en ese horrible limbo del desempleo, el subempleo, la explotación laboral (por patrones dentro y fuera de la ley) y, sobre todo, fuera de la escuela sobre la que este gobierno habla como si el ministro de Educación encarnara la versión nac & pop de Sarmiento. La Presidenta, emocionada con su propio discurso casi tanto como su público, sonreía como si todas sus preocupaciones acabaran de ser bendecidas por una tregua.
Pero, ¿para qué quiere una tregua, si tampoco reconoce esas preocupaciones? Y ¿por qué dice que “ella sola no puede”? ¿Qué es lo que usted no puede, señora? No nos deje la duda ni abra espacio a esas  especulaciones que luego la molestan tanto.
Todo suena a hueco. Hace apenas veinte días, la mañana en que Capitanich anunció un número inverosímil de medidas de corto y mediano plazo, una enumeración caótica de objetivos cumplidos, por cumplir, posibles, imposibles o probables, esa mañana (aparte de que los inclinados al azar debieron jugar el número en todas las timbas de la Ciudad) muchos recordamos las planificaciones ilusorias que algunos regímenes daban como señal de control total sobre las difíciles peripecias de la realidad.
El cementerio político del siglo XX está empedrado con lápidas que repiten las carátulas de planes sólo formulados para llenar un espacio mientras se piensa algo más adecuado a una situación cuya gravedad no quiere reconocerse en público. Dice Tiempo Argentino el 3 de enero de 2014: “Estas medidas –que incluyen una franja de segmentos tan heterogénea que comprenden desde la educación y la salud hasta la seguridad pasando por la vivienda, la energía y el transporte, la producción y el turismo, el trabajo, los derechos humanos e incluso la política antinarcotráfico– forman parte de un paquete más ambicioso que comprende unos 204 objetivos y 272 metas”.
Parece un plan quinquenal. Tal abundancia, que no fue muy recordada ni siquiera al día siguiente ni mucho menos hoy después de los anuncios sobre el dólar, se adapta de modo insuperable a una frase de Karl Kraus sobre el ocaso del imperio austrohúngaro: “En Viena, la situación era desesperada pero no seria”.

La vieja historia de los argentinos y el dólar

lunes, 27 de enero de 2014

La Sucesión en la mira de la Justicia

Pruebas

Reactiva la Justicia la investigación sobre Boudou

El fiscal prepara una batería de medidas en el caso Ciccone y en otra causa
Por   | LA NACION

Apenas termine la feria judicial, dentro de una semana, la situación de Amado Boudousaldrá del limbo veraniego. El fiscal federal Jorge Di Lello prepara una solicitud con una batería de medidas de prueba para avanzar en las causas en las que el vicepresidente -hoy en ejercicio del Poder Ejecutivo por el viaje de la presidentaCristina Kirchner a Cuba- es investigado por su incremento patrimonial y porque supuestamente intentó quedarse con la imprenta Ciccone, a través de testaferros.
Fuentes cercanas al expediente dijeron a LA NACION que la fiscalía impulsará un pedido con decenas de declaraciones testimoniales. Di Lello intenta precisar con ellas la ruta del dinero que llegó a las arcas de la ex imprenta Ciccone, con el propósito de sanearla y evitar su quiebra.
Además, la fiscalía prepara otra medida para relanzar el caso en el que se investiga a Boudou por enriquecimiento ilícito. El juez federal Ariel Lijo ha recabado ya centenares de documentos sobre los bienes del vicepresidente, sus declaraciones juradas y las de sus familiares cercanos, además de la información fiscal de su novia, Agustina Kämpfer.
A fines del año pasado, el juez Lijo ordenó en el expediente hacer un peritaje, pero nunca lo puso en marcha. Di Lello quiere motorizar esa parte de la causa, por lo que pedirá la designación de un perito contador con la intención de iniciar el análisis de las cuentas de Boudou, sin perjuicio de la documentación pedida por el juzgado mediante centenares de exhortos enviados a fines del año pasado. Las respuestas a esos exhortos aún no llegaron a los tribunales.
En silencio, durante las vacaciones de verano y cuando casi no hay gente en los pasillos de los tribunales federales de Retiro, hay una actividad inusual en la fiscalía. En el quinto piso, cerca de la ventana que da sobre el Río de la Plata, secretarios que usualmente no están en enero en tribunales caminan con pilas de papeles de un despacho a otro. El fiscal se tomó los primeros días del año, pero ya volvió al trabajo y mantiene el secreto sobre lo que prepara. Un funcionario judicial que sigue cuerpo a cuerpo la causa dejó de lado el verano para pulir el escrito que prepara la fiscalía.
Entre los testigos que el fiscal quiere escuchar se cuentan los titulares de las mutuales y cooperativas de crédito que aparecen aportando los fondos que le permitieron a la ex Ciccone zafar de la quiebra y mantener su giro comercial, pagando sueldos y sin despedir empleados.
Se trataría, al menos, de $ 50 millones. Esos fondos, según Alejandro Vandenbroele, abogado monotributista y ex director de la ex Ciccone hasta su estatización, provino de la Cooperativa de Crédito Marítima del Sur, Federalia Sociedad de Finanzas y Maxifarm. Todos esos aportes de dinero están unificados en cabeza de Mayer Business Corporation, propiedad del banquero Raúl Moneta y la misma sociedad que realizó el primer aporte de capital en The Old Fund, a través de la accionista uruguaya Dusbel, en octubre de 2010.
Otra alternativa que se investiga es si los fondos no fueron aportados por el banquero Jorge Brito, del Banco Macro, cuya declaración testimonial también pidió el fiscal Di Lello. En esta hipótesis, Moneta sólo habría hecho el fronting para que Brito aportara el dinero. El Banco Macro acumula vínculos con el caso Ciccone. Entre otros, allí operan las cuentas de The Old Fund y de su ex socio minorista Sergio Martínez, quien estuvo prófugo de la justicia de Estados Unidos y pagó dos camionetas Kia para la precandidatura porteña de Boudou con cheques de ese banco. Además, el ex alto ejecutivo del Banco Macro Máximo Lanusse ingresó a la nueva Ciccone como su número dos.
El fiscal quiere, además, que desfilen por tribunales los titulares de las cooperativas de crédito y mutuales que aparecen en el pase de manos del dinero que aterrizó en la ex Ciccone. Quiere que expliquen cómo fue la asistencia financiera a la empresa y de quién era la plata.
The Old Fund es la misteriosa firma que aportó dinero para evitar la quiebra de la ex Ciccone. Detrás de ella aparecieron el fondo holandés Tierras International Investments CV y, luego, la firma uruguaya Dusbel SA, con acciones al portador.
Ciccone estaba en problemas con la AFIP por una deuda impositiva impagable que la ponía al borde de la quiebra. Según declaró Nicolás Ciccone, uno de los fundadores de la imprenta, a la Justicia, buscaron acercarse a Boudou para evitar la quiebra de la firma. Dijo que a través de Guillermo Reinwick, un intermediario, yerno de los Ciccone, lo cruzaron en Telefé, cuando el vicepresidente daba una entrevista.
Reinwick, Ciccone y su hija Olga Beatriz afirmaron que Boudou deslindó en su socio y amigo, el marplatense José María Núñez Carmona, las negociaciones y dijeron que lo que les proponían era salvar la empresa a cambio de quedarse con el 70% de las acciones.
El primer paso para sanear la empresa fue un aporte de The Old Fund, que se quedó con el control de la ex Ciccone hasta su estatización. Esa firma, presidida por Vandenbroele, colocó al menos $ 50 millones que permitieron darle oxígeno, empezar a pagar a la AFIP y operar.
Simultáneamente, la ex Ciccone dirigida por Vandenbroele obtuvo un plan de facilidades inédito para afrontar la deuda. En el expediente de la AFIP en el que se tramitó el beneficio, suscripto por Ricardo Echegaray, el vicepresidente Boudou fue convocado por el titular del organismo recaudador para que dictamine si correspondía beneficiar a la imprenta.
Vandenbroele y Boudou juran que no se conocen, a pesar de que el abogado vivió en el departamento de Puerto Madero del vicepresidente, pagó el cable y las expensas. La ex mujer de Vandenbroele, Laura Muñoz, declaró que para ella su ex esposo era testaferro de Boudou. La Justicia confirmó la validez de ese testimonio. Tras la feria de verano podría quedar más claro cuál era en realidad el vínculo entre ambos..

jueves, 23 de enero de 2014

Rol castrense en revisión en la región

Preocupación en Brasil por marchas contra el Mundial

POR ELEONORA GOSMAN, Clarín.com

Fuerte debate sobre la posible acción militar para evitar disturbios.

0

0

SAN PABLO. CORRESPONSAL - 23/01/14
El escenario más temido por el gobierno de Dilma Rousseff, en relación a la Copa del Mundo, es el que está por ocurrir este fin de semana. Jóvenes de los 12 estados que serán sede de los partidos convocaron a través de redes sociales a protestas contra el mega evento futbolístico. Según dijeron, miles de muchachos ya decidieron plegarse a la iniciativa prevista para este sábado a las 17. El tema mereció especial atención por parte de Brasilia y del oficialista Partido de los Trabajadores. El miedo es que una acción policial derive ya, bastante antes del Mundial, en violentos enfrentamientos.
Eso podría derivar en una reacción semejante a la vivida en junio del año pasado. Según algunos dirigentes del PT, estarían embarcados detrás de esas manifestaciones sectores de la oposición política, que buscarían enturbiar el posterior proceso electoral, en vistas a las presidenciales de octubre. De acuerdo con la prensa brasileña, el gobierno ya admite que habrá marchas antes y durante el Mundial de fútbol, que se inicia el 12 de junio. Pero una cosa son movilizaciones puntuales y otra es que la protesta adquiera dimensiones nacionales. Para evitar desmanes y obligar a los gobernadores de los 12 estados brasileños a comprometerse en una política de contención sin furia represiva, el ministro de Justicia Eduardo Cardozo se dispone a firmar los primeros días de febrero un acuerdo específico con los secretarios provinciales de Seguridad. También establecerá un diálogo con movimientos sociales como los Comités Populares de la Copa, que han cuestionado la forma en que se llevó adelante el evento y el dinero gastado en estadios.
Pero hay un segundo tema conflictivo para Brasilia en la organización de la seguridad en las ciudades donde tendrán lugar los partidos. El año pasado, el ministro de Defensa Celso Amorim firmó una resolución normativa del accionar de las Fuerzas Armadas frente a lo que definieron como “grave crisis de seguridad”. Tanto la Marina como el Ejército y la Aeronáutica podrán intervenir directamente en la represión, por un tiempo limitado y un espacio físico definido, con el fin de “preservar el orden público y la seguridad de las personas y del patrimonio” en situaciones en que se agoten los “instrumentos” constitucionales. Esto significa que deberán actuar si las fuerzas policiales fueran desbordadas. La medida, editada con el nombre de Operación de Garantía de la Ley y del Orden, menciona como actores de situaciones de eventual desestabilización a “fuerzas opositoras”, que son “personas, grupos u organizaciones cuya actuación comprometa la preservación del orden público”.
Esta disposición, que fue publicada oficialmente el 20 de diciembre pasado, podría implicar la militarización de las ciudades del Mundial como forma de prevenir posibles disturbios. En Brasil hay sobrada experiencia de la participación de las fuerzas militares en acontecimientos que han involucrado la presencia de jefes de Estado. En Río de Janeiro, por ejemplo, fueron las FA las que garantizaron dos grandes eventos. Uno en 1997, cuando el Papa Juan Pablo II visitó Brasil. Otra fue durante una cumbre que reunió a 49 presidentes y jefes de gobierno de América Latina y Europa, también en Río.
El director de Amnistía Internacional reveló al diario Estado de São Paulo preocupación por el hecho de que militantes contrarios a la realización del Mundial puedan ser objeto de persecución.

Rearme militar

El Gobierno negocia comprar 18 aviones de combate a Israel

POR NATASHA NIEBIESKIKWIAT, Clarín.com

Son los Kfir. Londres teme que se usen para disuadir a las petroleras que operan en Malvinas. Y pidió detalles.



23/01/14

Caída la negociación con Madrid para la compra de una flota de Mirage españoles, el Gobierno negocia con Israel la adquisición de 18 aviones de combate multipropósito Kfir Block 60. La operación, trascendió, inquieta enormemente a los británicos por sus posibles usos para vigilancia y disuasión en el Atlántico Sur, en torno a las Malvinas y las otras islas en disputa. Israel fue aliado militar importante de Argentina durante el conflicto malvinense. Influyentes sitios militares dan hasta detalles de las conversaciones que lleva adelante Defensa con la empresa Industria Aeroespacial de Israel (IAI), fabricante de los Kfir. En Defensa no confirmaron pero tampoco desmintieron la información ante una consulta ayer deClarín. El asunto además tiene otra lectura. Porque el acuerdo de Argentina con Irán sobre la causa AMIA había generado molestias en Israel, que se opone al mismo.

Los contactos empezaron en medio de esas mismas diferencias. Por ejemplo, el sitio Defensa.com, indica que las negociaciones empezaron en setiembre, y que la IAI ofreció que cuando se firme un acuerdo las aeronaves empiecen a entregarse un año después.

“Aunque se trata de aviones con más de 40 años, se ofrecerían actualizados, con el motor estadounidense J-79 de General Electric totalmente revisado, el radar de barrido electrónico EL/M-2032 de Elta Systems, filial de la IAI”, indica el sitio, para luego remarcar que los sistemas electrónicos y el armamento están totalmente actualizados. En la actualidad operan los Kfir (cachorro de león, en hebreo), lasfuerzas aéreas de Colombia, Ecuador y Sri Lanka.

Según trascendidos, la oferta de los israelíes implica un desembolso mayor al de los Mirage.

Unos US$ 500 millones por los Kfir contra US$ 217 millones, lo que se justificaría por el equipamiento de los aviones israelíes. Se indicó que si se firma el acuerdo, llegarían 6 KFIR con “células repasadas a 0 horas” y con “la última tecnología y listos para volar”, mientras que el resto se ensamblaría aquí, “con línea de montaje y técnicos israelíes”.

Al mismo tiempo, el periodista brasileño Roberto Lopes, especializado en asuntos militares, reveló que las negociaciones entre Argentina e Israel han causado indignación en el gobierno de David Cameron, y que representantes diplomáticos y del ministerio de Defensa británicos pidieron a sus contrapartes israelíes “una descripción pormenorizada de los sistemas electrónicos y de motorización” de los 18 Kfir. Señaló Lopes que en Londres impera el temor de que las aeronaves sean empleadas para localizar e intimidar a las embarcaciones de las compañías petrolíferas, de Inglaterra y EE.UU. que exploran desde 2010 en aguas de Malvinas. En las islas esperan extraer crudo a partir de 2017. Pero Argentina endureció los controles y amenazó a las empresas que operen allí. “El asunto viene siendo monitoreado desde fines de 2013 por Itamaraty y por el Ministerio de Defensa en Brasilia”, señaló Lopez.

Desde el año pasado el Gobierno argentino intenta algún reaprovisionamiento para la Fuerza Aérea, que en la última década no ha hecho sino contraer más aún su menguada flota. En ese tren, no son pocos los funcionarios que promueven la idea de montar un esquema de disuasión militar a los británicos en el Atlántico Sur.

Reapareció para salir de escena


Después de 34 días de ausencia pública,Cristina Kirchner volvió ayer al escenario político con un plan para la inclusión social de los jóvenes que ni estudian ni trabajan. En línea con la estrategia de guardarse para los anuncios positivos, eludió toda mención a la devaluación de ayer (la mayor desde 2002), la caída de reservas y la inflación, e intentó desterrar las dudas respecto de su salud.
"Creo que lo que quieren hacer es asustar a la sociedad", se quejó la Presidenta durante un duro discurso de media hora por cadena nacional, en referencia a las especulaciones por su larga ausencia. Al salir al cruce de esos rumores, confirmó que mañana viajará a Cuba, tal como estaba previsto.
El acto tuvo lugar en el Salón Mujeres del Bicentenario, que quedó chico. Asistieron todas las principales figuras del Gobierno y del kirchnerismo en el Congreso, pero llamó la atención la ausencia de gobernadores.
Una vez más, los pasillos y patios de la Casa Rosada se colmaron de militantes para aclamar el regreso de la Presidenta, que usó un vestido blanco con flores negras. Después de hablar en el acto volvió a hacerlo desde dos balcones internos, a distintos grupos de militantes, en un estilo entre eufórico y descontracturado.
En una frase altamente polémica, sostuvo: "Yo leía esta mañana en los diarios y decían: «reaparece Cristina». Hebe [de Bonafini], Estela [Carlotto], ¿qué es lo contrario de reaparece? Desaparece. Creo que hay en el fondo, como lo llaman los psicólogos, algo subliminal, un acto fallido. Algunos, no todos, están muy vinculados con esto de las desapariciones como método para lo que no les gusta".
Tal como dejaban trascender en el Gobierno, Cristina decidió como estrategia correrse públicamente del día a día de los problemas de la gestión y mostrarse sólo para los grandes anuncios.
Ayer, efectivamente, reestrenó esa impronta con la creación del plan Progresar para la contención de los llamados "ni-ni", jóvenes que ni estudian ni trabajan.
El programa dará 600 pesos mensuales a aquellos chicos de entre 18 y 24 años para incentivarlos a estudiar. Deberán, a cambio, presentar certificado de alumno regular de escuelas públicas y chequeo médico anual para poder cobrar el valor pleno de la ayuda estatal. Como sucede con la asignación por hijo, con este programa el Estado retendrá un 20% de los $ 600 para que los jóvenes cumplan con los requisitos.
La gran diferencia con otras ayudas estatales es que esta vez quien lo financiará será el Tesoro nacional y no la Anses, como sucede con el resto de los programas. "Quiero que quede muy claro para evitar el titular de mañana que lo hacemos con plata de los jubilados, como si los jóvenes no fueran parte del país", argumentó.
Según los datos que mostró la Presidenta, el universo de chicos que quedarán incluidos será de 1.555.817 y dijo que en esa franja de menores recursos es donde se detectó la mayor desocupación del total de desempleo. Se beneficiarán quienes, en caso de trabajar, lo hagan en la economía informal o cobren un sueldo por debajo del salario mínimo, vital y móvil.
El impacto económico para las complicadas arcas estatales no es menor: serán 11.202 millones de pesos, según la estimación que realizó la Anses, que a pesar de que no pagará, será la que organice la inscripción y puesta en marcha del plan. En paralelo, el Ministerio de Trabajo instrumentará cursos de capacitación laboral, otro de los requisitos del programa.

HIJOS DEL NEOLIBERALISMO

"Estos chicos son los hijos del neoliberalismo. Son los hijos de padres que no tenían trabajo, no les inculcaron la cultura del trabajo y necesitan la presencia del Estado", argumentó la Presidenta.
En primera fila escuchaba el titular de la CGT cercana a la Casa Rosada, Antonio Caló, a quien Cristina le pidió colaboración y le prometió una futura reunión. La señal se da en medio del creciente malestar sindical por la falta de un mensaje claro respecto de la inflación y las paritarias por parte del Gobierno.
"Yo sola no puedo", descargó la Presidenta y pidió colaboración tanto a los partidos políticos, los movimientos sociales, los gremios y los representantes de los distintos credos que ayer ocuparon las sillas más cercanas al atril presidencial.
En defensa de la militancia, que ayer le regaló una Casa Rosada repleta, Cristina criticó la agresión a integrantes de la agrupación La Cámpora en San Isidro y con ironía se preguntó: "¿Para eso quería la policía comunal?", en clara alusión al Frente Renovador de Sergio Massa. "El que hable de futuro y les pegue a los jóvenes y los rechace en la política, los estigmatice, como suelo escucharlo a diario, es un cínico y un mentiroso", asestó, sin identificar el destinatario de las críticas.
Con el estilo de siempre, apelando a la ironía, repasó los temas de la agenda mediática, aunque sin reparar en el dólar o la inflación. Tuvo su tiempo incluso para defender las estampillas que diseñó el Correo Argentino bajo el nombre de la "Década ganada", que había despertado críticas del director de cine Juan José Campanela. "Hoy leía a algunos que estaban enojados por las estampillitas hermosas. No las había visto y dije: ¿Habrán puesto alguna foto con la cara mía, de Néstor o de Máximo o de Florencia o de alguno de La Cámpora?", se preguntó. Sobre el final, Cristina defendió el conflicto como un requisito natural en una sociedad. "El que les venda un proyecto de país donde no hay conflicto les está mintiendo. Eso no es realidad", apuntó y pidió dejar "un poquito atrás" las diferencias.
Cada vez que pudo volvió sobre las especulaciones en torno a su ausencia y hasta se rió del uso de la cadena nacional. "Recuerdo cuando publicaban encuestas donde decían que la gente cambiaba de canal, no quería escucharme hablar, bajaba el rating, y ahora, las encuestas son al revés, la mayoría de la gente quiere que hable". Y se despidió con un clásico de su discurso: "O mentían antes o mentían ahora. No, mienten siempre".
Del editor: qué significa.
La aversión de la Presidenta a hablar de los problemas de la economía y la decisión de sólo dar buenas noticias quedaron en evidencia ayer una vez más.
Debido al tenor de los comentarios, la nota fue cerrada a la participación de los usuarios.

Devaluación del peso

Por Francisco Galizia (ambito.com).- Por segundo día consecutivo el Banco Central volvió a sorprender cambiando su rutina de acción sobre el billete verde. En los últimos diez minutos de la jornada, la autoridad monetaria observó sin intervenir cómo las órdenes de compra dispararon 23 centavos y medio la cotización del dólar oficial a $ 7,125, lo que representó una devaluación del 3,5%, la mayor intradiaria de los últimos doce años. Esos diez minutos desconcertaron a los operadores, que esperaron en vano que el Central saliera a vender para contener la escalada, la que inclusive dejó al dólar pedido para la jornada cambiaria de hoy. El último registro que existe de un salto de esta magnitud data del 18 de abril de 2002, cuando el tipo de cambio saltó 25 centavos en los bancos, a $ 3,15.

En el incipiente 2014, el Gobierno aceleró la tasa de devaluación, que en lo que va del año ya alcanza un 9,2% con un incremento de 60 centavos. "Durante el transcurso de la rueda la tendencia siempre fue al alza aunque sobre los últimos diez minutos las órdenes de ventas se incrementaron de golpe", comentaron desde la mesa de dinero de un importante banco internacional en diálogo con Ámbito Financiero.

El Central se mantuvo al margen de las operaciones en el mercado mayorista y los operadores sostienen que la decisión se debe a una nueva estrategia oficial para quitarle previsibilidad a quienes negocian con el billete estadounidense. Es que durante 2013 las alzas del dólar oficial eran en promedio de un centavo diario pero luego de la asunción de Juan Carlos Fábrega los avances se aceleraron a más de dos centavos diarios. 

Tendencia

Con esta fuerte suba se rompió con esa tendencia y ahora los operadores están atentos a lo que sucederá en las próximas ruedas. En la misma línea que el oficial, el dólar mayorista finalizó a $ 7,123 vendedor. Los exportadores siguieron ausentes en la rueda cambiaria como lo vienen haciendo en las últimas semanas, comentaron en el mercado. Esto provoca que la autoridad monetaria sea el único actor de peso, junto con los bancos públicos, para calmar la demanda de importadores y bancos. 

"Más de uno quedó sorprendido, no entendemos qué pasó pero algunos se quedaron dormidos", admitió otro cambista. "Para hoy se espera que se incrementen las compras debido a que muchos se quedaron afuera, porque fue a último momento", explicaron atónitos desde una casa de cambio. En el mercado informal, el dólar también evidenció una jornada frenética, debido a que el "blue" escaló 29 centavos a $ 12,15, marcando un nuevo récord. El alza fue impulsada principalmente por compras especulativas, sostuvieron cambistas consultados. "La demanda de turistas no desaparece pero prevalece la de los que pretenden hacer negocios con los precios del billete", comentó un operador. El martes, el mercado paralelo también pegó un salto luego de que el dólar oficial subiera con fuerza en la primera mitad de la rueda sin la intervención del Banco Central, que sobre el cierre vendió u$s 120 millones para aplacar al demanda.

La Bolsa porteña no fue ajena a la trepada de ambos dólares, lo que impactó en acciones y bonos por igual. Sobre el comienzo de las negociaciones, el panel líder operó en alza pero a media rueda revirtió la tendencia y pasó a terreno negativo. Esto duró hasta pasadas las 16 cuando después de que el dólar oficial cerró en récord los inversores comenzaron a hacer compras especulativas de acciones y bonos. El Merval ascendió un 1%, a 5.896,67 unidades, y en lo que va del año acumula una mejora del 9%. Las acciones con mayores alzas fueron las de Tenaris con un 5,1%; Petrobrás Brasil con un 2,9%; Banco Macro con un 2,1% y Pampa Energía con un 1,5%. "Hasta el comienzo de la rueda estaba todo calmo pero sobre el cierre de la rueda se logró volver a tendencia ascendente", comentó un operador. En el mercado resaltan que en las últimas jornadas el humor que se vive en el mercado de divisas de traslada a la Bolsa porteña y es uno de los temas que más impacta en la cotización de los bonos y acciones. "Salvo que salgan noticias de mucha trascendencia el dólar es el tema por excelencia por estos días", se sinceró otro operador. Sobre el final de la rueda muchos inversores extranjeros comenzaron con las órdenes de venta de títulos públicos lo que afectó la paridad de algunos bonos como el Boden 2015. Este instrumento ascendió un 2,7% y en la serie D bajó el 0,7%. Por su parte, el Bonar 2017 avanzó un 3,2% y el Discount en dólares el 2,4%. Los cupones treparon hasta el 1,9%.

Volver a endeudarse

El Club de París le dará ahora a la Argentina tiempo hasta el 25 de marzo para que conteste una pregunta clave para que la renegociación por la deuda en default de unos u$s 10.000 millones tenga éxito: si acepta o no la participación del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el acuerdo. 

Para cinco países a los que se le debe dinero (Alemania, Japón, Holanda, Gran Bretaña y Austria) este capítulo es indispensable y sólo estarían dispuestos a aceptar, como mínimo, unarevisión "light" asimilable al artículo IV del estatuto del organismo que manejaChristine Lagarde. Fuera de este punto, al menos por lo que se escuchó ayer en la reunión de directorio donde se avaló, tal como adelantó este diario, el comienzo de un período para abrir las negociaciones; el resto de la propuesta presentada el lunes por el ministro de Economía Axel Kicillof no tendría problemas en ser avalada. Esto es, un pago al contado de u$s 2.000 millones (en un plazo de unos 12 meses a partir de la firma del acuerdo) más un plan de pagos en cuotas de hasta 15 años (según el propio estatuto del Club de Paris) más la posibilidad de canjear pagos por inversiones directas de empresas que reciban créditos del Banco de Desarrollo Europeo. 

El equipo de Kicillof, más la intervención del embajador ante la Unión Europea (UE) Hernán Lorenzino y el coordinador de la Unidad de Reestructuración de la Deuda Externa, Adrián Cosentino, tendrán ahora 60 días hasta la nueva reunión del Club de París para terminar de cerrar la propuesta y contestar si se acepta o no la intervención del FMI. Si esto último se rechaza, el 25 de marzo, cuando se vuelva a reunir el directorio del organismo acreedor, su titular Ramón Fernández y la secretaria general Clotilde L'Angevinle expondrán a los 19 Estados miembros (16 de ellos son acreedores de la Argentina) si aceptan evitar al Fondo. Luego serán los representantes de los países los que darán su aval o rechazo a continuar las negociaciones. Como se supone que la posición será negativa, salvo que la Argentina proponga pagar al contado en un plazo menor a 18 meses, lo que se esperaría es una discusión entre las partes para que el país deudor acepte al menos aplicar en las normas del ar-tículo IV. Según fuentes de los negociadores argentinos, para que esto suceda habrá que esperar hasta el 13 de febrero. Ese día se conocerá el primer dato del IPCNu, el índice de inflación nacional que reemplazará al IPC diseñado gráficamente por Guillermo Moreno y que llevó a la "moción de censura" del Fondo. 

La especulación oficial desde Buenos Aires es que si el indicador es positivo, y si los técnicos del organismo que maneja Christine Lagarde dan un aval aunque sea indirecto, se aceptará hacia marzo u abril la intervención del FMI en las negociaciones con el Club de Paris. A su vez, fuentes de este organismo, afirmaban ayer que sólo con este capítulo se podrían dar por cerradas las negociaciones. 

Ayer, L'Angevin dijo que aún "es muy pronto para dar alguna respuesta o reacción a Argentina sobre esta propuesta que apenas fue transmitida a los acreedores ayer (martes) por la tarde". Por su parte, el Club de París emitió un comunicado afirmando que ayer "discutió la propuesta oficial dejada por la Argentina" y que ahora comenzarán las "negociaciones formales con la Argentina". 

Aclaró además que en la próxima reunión del Club de París, la del 25 de marzo, el tema deberá tener avances por parte de ambos interlocutores. Ahora será tarea de Lorenzino y Cosentino mantener los encuentros con los negociadores del organismo, que probablemente estén representados por Anthony Requin, secretario para las negociaciones multilaterales del Club de Paris. Luego, si la cosa avanza, se sumará L´ Ángevin y finalmente Fernández. 

Ayer se confirmó que Alemania y Japón, Estados tradicionalmente conservadores, son los que más presionarán para que el FMI intervenga. Como además la aprobación o rechazo de un plan de pagos es por consenso (esto es, todos los países miembros deben votar a favor), saltar esta cláusula será difícil. Más bien imposible. Al explicar el Club de París sus "principios y compromisos" para considerar los casos de cada país, aclara que "el deudor debe tener un programa en curso con el FMI" y que "el nivel de tratamiento de la deuda se basa en la necesidad de financiación identificada en el programa del FMI". Más adelante insiste en que para otorgar préstamos o renegociar deudas se tiene en cuenta "el período durante el cual el acuerdo con el FMI muestra una necesidad de financiación". 

El FMI intervendrá desde el primer momento de las negociaciones en su calidad de "representante de una institución internacional", con el mismo estatus que, por ejemplo, el Banco Mundial o la OCDE. Esta intervención directa incluyó la reunión de ayer.

Fuente: ámbito.com