martes, 21 de enero de 2014

Cambio geopolítico en Medio Oriente


Histórico acuerdo / Un nuevo paso hacia el deshielo

Irán limita su plan nuclear y Occidente ya empieza a levantar las sanciones

Entró ayer en vigor el pacto entre Teherán y seis potencias mundiales para alcanzar una solución atómica definitiva; las concesiones se mantendrán por seis meses


TEHERÁN.- El principio del fin delcontrovertido programa nuclear iraní que desvela a Occidente desde hace más de una década comenzó ayer, con la entrada en vigor del histórico acuerdo firmado entre Teherán y seis potencias mundiales a fines del año pasado. En un intercambio sin precedente que podría disminuir la amenaza de una nueva guerra en Medio Oriente, Irán detuvo ayer sus actividades nucleares más delicadas, lo que fue seguido del alivio de algunas sanciones económicas de la Unión Europea (UE) y Estados Unidos que pesaban sobre el país.

Éste fue el puntapié inicial de un período de seis meses para llegar a un compromiso definitivo entre Irán y las seis potencias -Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña y Alemania-, que podría poner fin a más de una década de crisis atómica.

Según confirmó el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), el régimen iraní redujo sus reservas de uranio enriquecido al 20%, suspendió su procesamiento por encima del 5% en las plantas de Natanz y Fordo, y congeló la construcción del reactor de agua pesada en Arak, capaz de producir plutonio.

Asimismo, canceló cualquier experimento nuclear en Natanz y Arak, y se comprometió a permitir más inspecciones por parte de la agencia nuclear de la ONU, cuyos inspectores llegaron el sábado pasado al país.

Poco después de recibir la confirmación del OIEA de que Irán había cumplido con su parte del acuerdo alcanzado el 24 de noviembre pasado, los ministros del Exterior de la UE, reunidos en Bruselas, así como la Casa Blanca, decidieron levantar algunas de las sanciones económicas impuestas a Irán.

"Hoy [por ayer], decidimos comenzar la implementación de la fase de seis meses de medidas iniciales de construcción de confianza, con el objetivo de hacer frente a las preocupaciones internacionales sobre las actividades nucleares de Irán", dijo en un comunicado la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton.

"Éste es un primer paso importante, pero se necesitará más trabajo para abordar por completo las preocupaciones de la comunidad internacional sobre la naturaleza pacífica del programa nuclear de Irán", agregó.

En concreto, la UE dejó sin efecto la prohibición al país de transportar su petróleo, la de comerciar con oro y metales preciosos, las restricciones a los productos petroquímicos y el veto a las transacciones financieras con bancos iraníes que no hubiesen sido autorizados previamente.

Aun así, el bloque mantuvo las medidas restrictivas como el embargo de armas o las listas de personas y entidades a las que se les congelaron sus bienes y se les prohíbe viajar al territorio comunitario.

En "reciprocidad" hacia las medidas adoptadas por Irán para suspender temporalmente parte de su programa nuclear, también Estados Unidos aprobó iniciar un "modesto alivio" de las sanciones, según anunció ayer el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney.

Según precisó el Departamento del Tesoro, dado que Irán cumplió con sus compromisos iniciales previstos en el acuerdo, "la administración tomó los pasos necesarios para hacer una pausa en los esfuerzos por reducir más las exportaciones petroleras de Irán".

"Al mismo tiempo, continuaremos con la aplicación agresiva de las sanciones que se mantendrán en pie a lo largo de este período de seis meses", advirtió, no obstante, el vocero del presidente Barack Obama.

Según Carney, Estados Unidos "sigue comprometido con el uso de una diplomacia fuerte y disciplinada para alcanzar una solución pacífica que evite que Irán obtenga un arma nuclear". Pese a ello, destacó que se trata de la primera vez "en casi una década" que Irán toma "medidas verificables para limitar sus operaciones nucleares", que dice que no tienen fines militares.

Esas medidas no convencieron, en cambio, al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que aseguró ayer que Irán "continúa con sus esfuerzos por equiparse con el arma nuclear".

Gracias al alivio de las sanciones que estrangulan a la economía iraní desde hace un par de años, Teherán espera poder recuperar 4200 millones de dólares en ingresos provenientes del petróleo bloqueados en el extranjero y reanudar sus operaciones comerciales con petroquímicos, oro y otros metales preciosos.

Si bien el paso inicial de ayer es mesurado, el objetivo final es ambicioso: poner fin a diez años de tensión entre Irán y las grandes potencias acerca del programa nuclear de Teherán. El camino por recorrer en los próximos seis meses, sin embargo, estará sembrado de obstáculos y las negociaciones sobre el acuerdo final prometen ser complejas. En la próxima fase, los iraníes probablemente exigirán el levantamiento de todas las sanciones que han generalizado el descontento social. El obstáculo vendrá entonces de Estados Unidos, donde el actual Congreso desconfía del acuerdo y sigue intentando ampliar las medidas de castigo, aun a riesgo de arruinar la vía diplomática..

La Nacion

No hay comentarios: