viernes, 5 de junio de 2015

Morón española será la base africana de los EE. UU.

Kerry firmará en Madrid el pacto que
hará de Morón la gran base para África


Washington y Madrid acelaran la reforma para que se aprueba antes de las elecciones

La negociación con Washington en tinieblas, por Miguel Ángel Aguilar.
In English: US and Spain to sign deal making Morón main base for Africa operations
MIGUEL GONZÁLEZ Madrid 26 MAY 2015 - 21:56 CEST
elpais.es



Marines estadounidenses en unos ejercicios en Morón. / ROBERT L. FISHE

Washington y Madrid están ultimando el protocolo de enmienda al convenio bilateral de Defensa de 1988 que hará de Morón de la Frontera (Sevilla) la principal base del Mando de los EE UU para África (USAFRICOM). El objetivo es que el acuerdo se firme durante la visita que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, tiene previsto hacer a España los próximos domingo y lunes. Aunque el Gobierno prorrogó por un año, el pasado 17 de abril, la presencia en Morón de 850 marines, quiere que la reforma del convenio, que hará esta presencia indefinida, sea aprobada por el Parlamento antes de su disolución.

La incertidumbre sobre la composición del Parlamento que salga de las próximas elecciones generales —en el que, según todas las encuestas, el PP no dispondrá ya de mayoría absoluta, por lo que su aprobación podría no estar garantizada— ha llevado a Madrid y Washington a acelerar las negociaciones sobre la reforma del convenio bilateral de Defensa que convertirá a Morón de la Frontera (Sevilla) en la principal base de la fuerza de Estados Unidos para África, capaz de acoger en caso de crisis hasta 3.500 marines, frente a los 850 que tiene ahora con carácter temporal.

El primer paso, antes de remitir la reforma al Parlamento, será la firma del protocolo de enmienda entre los dos Gobiernos, que está previsto se realice durante la primera visita a España del secretario de Estado estadounidense, John Kerry. A falta del anuncio oficial, está previsto que el jefe de la diplomacia estadounidense esté los próximos domingo y lunes en Madrid, donde será recibido en audiencia por el Rey y se reunirá con el presidente, Mariano Rajoy, y con su homólogo, José Manuel García-Margallo. No es la primera vez que se prepara una visita de Kerry a España. Ya estuvo a punto de hacerla en noviembre pasado, con motivo de una conferencia internacional de paz sobre Libia que finalmente se frustró, al igual que la visita.

Esta vez, sin embargo, su agenda es marcadamente bilateral. Aunque Kerry abordará con sus interlocutores la guerra civil en Libia —cuyo efecto colateral son las decenas de miles de refugiados que intentan cruzar el Mediterráneo—; el estancamiento del proceso de paz en Oriente Próximo; el avance del Estado Islámico en Siria e Irak; o la inestabilidad del Sahel, la firma del protocolo de enmienda elevará aún más el carácter de España como socio privilegiado de EE UU en materia de seguridad.

El pasado 30 de abril llegó a Rota el USS Porter, el tercero de los cuatro destructores de la clase Arleigh Burke que convertirán la base gaditana en la principal instalación naval de Estados Unidos en el Mediterráneo. Lo mismo sucederá con Morón: una vez que se autorice el despliegue permanente de hasta un máximo de 3.500 marines, será la mayor base de la fuerza del Mando de Estados Unidos para África (USAFRICOM), con sede en Stuttgart (Alemania).

Según fuentes diplomáticas, EE UU se ha comprometido a invertir 24 millones de dólares (22 millones de euros) en la base sevillana, aunque ello no forma parte del tratado, sino de un acuerdo adjunto. Washington ha accedido también, según las mismas fuentes, a dar una solución al contencioso de las tierras contaminadas de Palomares, un problema que se arrastra desde que en 1966 el choque de dos B-52 estadounidenses provocó la caída de cuatro bombas atómicas en la pedanía almeriense. España viene insistiendo sin éxito en que EE UU pague parte de la limpieza y se lleve las tierras contraminadas por plutonio, a lo que Washington siempre se ha negado para no crear precedentes que den pie a reclamaciones de otros países.

Respecto a la base de Morón, el Gobierno ya autorizó en abril de 2013 el despliegue por un año de la denominada Fuerza Especial de Respuesta de Crisis del Cuerpo de Marines (SP MAGTF Crisis Response), con 500 efectivos y ocho aviones de despegue vertical MV-22 Osprey, a raíz del asalto al consulado estadounidense de Bengasi (Libia), en septiembre de 2012.

En 2014 el Consejo de Ministros prorrogó la autorización por un año más y aumentó el contingente autorizado hasta 850 marines (1.100 durante los relevos) y 17 aeronaves.

En diciembre pasado el Pentágono pidió que la presencia de los marines se hiciera permanente y que la cifra máxima pudiera llegar a 3.500 en caso de crisis, aunque habitualmente se mantuviera en 850. Esta petición obligaba a modificar el convenio bilateral, lo que requería la aprobación del Congreso y no una mera autorización gubernamental, como las anteriores.

Pese a ello, el Gobierno renovó el pasado 17 de abril la autorización temporal por un año más, para dar tiempo a que Exteriores y Defensa negociaran con Washington la reforma que hará permanente la presencia de los marines en Morón.

No hay comentarios: