lunes, 16 de mayo de 2016

 

PROgres

La entrevista del filósofo presidencial, Alejandro Rozitchner, termina de poner en letras de molde algo que venía percibiendo de muchas maneras. El Gobierno no es de derecha, es de centro; pero, de caerse para un lado, es hacia la izquierda.
De alguna manera es cierto lo que dice Jorge Asís permanentemente en su blog respecto de que este es un gobierno de línea radical. Lo es por su proveniencia social (clases medias y medias altas), sus condimentos políticos y su orientación socialdemócrata.
Otro miembro de la intelligentzia macrista, Hernán Iglesias Illia, en el libro que plasma un diario de campaña que llevó a Mauricio Macri al sillón de Rivadavia, titulado Cambiamos, lo expresa permanentemente, de una y otra forma. Ratifica que ese es la principal coincidencia que tiene con el Jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña. Como anécdota, es muy enfático al explicar que la instauración del matrimonio homosexual en la Ciudad de Buenos Aires como consecuencia de la no apelación de un fallo judicial fue la demostración fáctica. Peña no hace otra cosa que manifestarse más progresista que conservador, en todo.
Económicamente tampoco es un gobierno neoliberal, sino neodesarrollista, que reconoce un considerable rol del Estado.
Por otra parte, si el objetivo manifiesto es exclusivamente la gestión y no hay otro aditamento o preocupación que gestionar correctamente, se evidencian dos aspectos: que no importa el signo político, lo que huele al liberalismo político propio de las izquierdas, y que su política se centra en el manejo del Estado. Para más, saben escuchar a las mayorías para la toma de decisiones, lo que es un indicador más demócrata que republicano.
Hay elementos más conservadores dentro del PRO, tales como Gabriela Michetti -sector perdidoso en la interna y opuesto a Macri-, Esteban Bullrich o María Eugenia Vidal. Pero está última terminó de confundirme con su ambigüa postura de libre conciencia partidaria respecto del aborto.
Por oposición, el peronismo se mantiene del centro a la derecha. Tuvo que hacer seguidismo en el matrimonio igualitario -lo que costó sangre en gran parte del partido-, pero nunca avanzó con a desenalización del aborto y su base es una alianza conservadora de clases altas y bajas o media bajas, por mencionar dos de los puntos antes referidos. Su origen fascista se evidencia en la concepción de poder, por otra parte.
El Papa Francisco ha tomado un rol político que parece bendecir más al peronismo que al gobierno PROgre.
A modo de ilustración, transcribo la entrevista que Perfil le hace ayer a Rozitchner.+


“Cambiemos toma y realiza las banderas de la izquierda”
Tiene oficina en la Rosada. Dice que el gobierno es “revolucionario” y que el Presidente “no les tiene simpatía a los empresarios”.

Por Andres Fidanza | 15/05/2016 | 13:50

 Guionista. El filósofo ayuda a pensar y a hablar al Presidente. Sus frases de cabecera decoran su despacho, un piso arriba de Macri.
Guionista. El filósofo ayuda a pensar y a hablar al Presidente. Sus frases de cabecera decoran su despacho, un piso arriba de Macri. | Foto: Nestor Grassi
Contenido relacionado

Filosofía Macri
Arman un gabinete paralelo para cuidar la imagen de Macri y los mensajes del Gobierno
Macri presentó a su "Carta Abierta": "Mundo de Ideas"
Amenazan con cerrar la cátedra Rozitchner
A sus 55 años, Alejandro Rozitchner nunca había entrado a Casa Rosada. Para este filósofo de barba, ojeras y perfil rockero, ese edificio representaba algo lejano e impenetrable. Ahora, a cinco meses de asumido el PRO, se le desmitificó: “Es un lugar de trabajo normal”. Desde su oficina en el segundo piso, llama con familiaridad al bar para pedirse un ristretto. Amigo de Mauricio Macri y ghostwriter presidencial, está muy a gusto en su rol y da por hecho que tiene conchabo estatal para rato: unos siete años y medio más.

—¿Cómo te hiciste amigo de Macri?
—Empecé sospechando. Yo vengo de un lado más intelectual, rockero y neohippie. Y él es un ingeniero deportista.

—Y millonario.
—Sí, olvidaba ese detalle. Por eso me sorprendió la facilidad de nuestro trato. Lo conocí por un amigo en común y tuvimos afinidad. Y ahora me sorprende ser parte de esta aventura en un gobierno democrático-revolucionario.

—¿Revolucionario?
—Sí, está cambiando las coordenadas de la política: su insistencia de ir contra la corrupción; un equipo sano; un trato directo con la gente; darle valor y sentido a ser buena persona. Es una revolución apacible y tranquila. Vidal le ganó a los antiguos machos prepotentes.

—Mencionás cambios de estilo y no tanto de prácticas.
—De prácticas, ni hablar. Los ministros han sido nombrados en función de su capacidad y conocimiento, y no como cargos políticos.

—Sergio Bergman, ministro de Ambiente, no tenía ninguna experiencia.
—La capacidad no está ligada siempre al manejo de un tema. En general fueron elegidos por capacidad.

—En muchos casos el vínculo es con la función privada. ¿Hay una Ceocracia?
—Fue dicho con mala intención. Está perfecto que la gente venga teniendo experiencia en el sector privado. Y que hayan dejado sus carreras exitosas para aportar a lo público.

—¿No hay riesgo de afinidad con sus empresas por inercia?
—En el Estado, el riesgo es la inercia de la burocracia: la simulación de gestión. Hacemos como que nos ocupamos de las cosas. Ahí también hay un factor revolucionario. Parece la izquierda. Cambiemos es quien toma y realiza las banderas de izquierda.

—¿Qué banderas?
—Básicamente, la lucha contra la pobreza.

—¿Macri busca traicionar a su clase social?
—No diría que la traicionó: la idea de lucha de clases debe ser revisada. Pero lo veo muy enfrentado con los empresarios, a los que conoce muy bien. No les tiene simpatía.

—¿No hubo muchas medidas a favor de los poderosos?
—Para nada. La quita de retenciones no tiene que ver con darle plata a los que más tienen: es dar trabajo. Para distribuir la riqueza primero hay que crearla. Es un capitalismo sano e inteligente.

—¿Cómo explicás los Panamá Papers?
—Cuando salió quise saber de qué se trataba. Pero no hay nada. Aparte Mauricio fue a la justicia para que se aclare.

—¿Armó las sociedades para pagar menos impuestos?
—No tengo la más puta idea de ese mundo. Da la impresión de que es una práctica habitual. No manejo temas financieros, por desgracia.

—¿Es cierto que Macri no lee los diarios?
—Bastante cierto. Conoce los temas, si bien delega y deja hacer. Pero los diarios son campos de pasiones. Además, alguien tiene que estar pendiente de la realidad. Así que es sano que no los lea.

“La marihuana me fue útil”
Paria en el ámbito académico (sus muy requeridos cursos sobre “Positividad inteligente” suelen ser motivo de burla), ahora Rozitchner también se consolida como un bicho raro en la política. “En la academia no se me toma en serio. Soy distinto, pero no es intencional. No me siento formado por la filosofía: sí más por Led Zeppelin que por Platón. Me enseñó más la marihuana que algunos autores”.
—¿Qué te enseñó la marihuana?
—Voy a ser cuidadoso. Te revela verdades de la sensibilidad. Y la posibilidad de entender al otro. Influye sobre cada personalidad: potencia la sensualidad, la paranoia, sirve para escribir o componer.
—¿A vos te sirve en tu trabajo?
—Sí, en algún momento de mi vida.
—¿Y ahora?
—En algún momento de mi vida me fue útil.
—¿Es un tema tabú?
—No es tabú, pero no es un tema principal de la agenda. En un país con el nivel de pobreza y bancarrota de este, hay otros temas para debatir antes la legalización.

Comentarios: Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]