domingo, 21 de agosto de 2016

Tendencias Políticas del Siglo XXI

El jueves pasado estuve en el pináculo de la oficina de la financiera de los Cohen (el Edificio Mihanovich, Lavalle y Mitre) para dar una charla sobre riesgo político, organizada por el Centro de Riesgo del IAE, con su director Lorenzo Preve y otro disertante, Franco Bronzini (http://www.informeescaleno.com.ar/).
Franco se explayó sobre las grandes tendencias demográficas internacionales y los fenómenos críticos, como las migraciones. Por mi lado, presenté los grandes ejes de análisis de la situación política. Me detuve sobre los elementos permanentes. Tomé algunos apuntes para exponer, que transcribo a continuación.
Como dice Francisco, vivimos en un período de cambio de época. Pasamos de la era de moderna e industrial, signada por los medios de producción de la Revolución Industrial, y pasamos a otra cuya centralidad pasa por la información y la comunicación.
La natural globalización producida por el fenómeno comunicacional derivó en una reacción nacionalista. ´Las ideologías siempre son respuestas a aquellas irrupciones que modifican la cultura del hombre. Se delinean dos grandes líneas de respuesta a los nuevos interrogantes epocales: el reaccionario y el progresista.
Son reaccionarios quienes creen que:
+ la globalización es negativa y que el Estado debe actuar practivamente contra esta clase de aperturas indiscriminadas;
+ hay que cerrar las fronteras contra la invasión inmigrante;
+ proteger el trabajo y la producción agrícola e industrial;
+ hay que fortalecer la identidad cultural, religiosa y racial del pueblo;
+ la culpa de esta situación la tienen el establisment político y mediático, ya que
+ la corrección política es la causa de todos nuestros males.
El pensamiento reaccionario tiene mayor arraigo en las clases bajas y altas.
Los progresistas suelen ser de clase media. Ellos:
+ creen que el aporte inmigratorio enriquece a la cultura;
+ son garantistas en materia de derechos individuales, por lo que no admiten los dramáticos remedios que suelen recomendar los reaccionarios;
+ tienen un pensamiento netamente urbano;
+ son techies;
+ tienen un pensamiento relativista y mayoritariamente liberal, no trascendente,
+ por lo que rechaza al pensamiento tradicional.
Estas tendencias se producen en un contexto en el cual se producen grandes cambios en la política, tales como
+ el fortalecimiento de la democracia directa y plebiscitaria, por sobre la representativa y republicana;
+ la desaparición del equilibrio territorial que reclamaba el federalismo con la aparición de las megalópolis;
+ la desertificación rural, y
+ la corporativización organizativa.+)


sábado, 6 de agosto de 2016

Invierno extendido

El invierno de 2015 empezó antes que lo habitual, es el más frío en décadas, se está extendiendo y ni siquiera.regala una simpática nevada.
Esta analogía climática es la que usa el gran Carlos Fara para una nueva columna de opinión. Evita el clásico aforismo de Alvaro Alsogaray y apela al ochentoso Riff.+)

DURO INVIERNO
Por Carlos Fara

 “El asfalto está cada vez más duro, pero yo camino igual”. Así reza la frase final de este tema del grupo metalero Riff, creado por el legendario Pappo. Quizá sea una buena sentencia de cómo está la opinión pública nacional a 8 meses del inicio de gobierno de Mauricio Macri.

Veamos algunos indicadores claves:

·         el 45 % aprueba la gestión presidencial, mientras que el 49 % la desaprueba; implica una estabilización de la tendencia, pero con déficit de imagen positiva;

·         incremento de los sentimientos negativos sobre el país: los que sienten bronca pasaron del 39 al 47 % en un mes; los que están confiados o esperanzados cayeron 40 puntos en 8 meses: hoy representan solo el 22 %;

·         caída del optimismo sobre el futuro del país;

·         la desocupación se ubica en primer lugar como preocupación;

·         la evaluación de las principales políticas del gobierno nacional se estabilizan en niveles bastante negativas;

·         se acentúa la percepción de que Macri gobierna para los ricos: estaba en 51 % y pasó a 55 %, el punto máximo desde marzo;

·         alta insatisfacción con el tema tarifazos: de hecho el 68 % se manifiesta de acuerdo con el cacerolazo realizado por ese tema;

·         Massa y Macri siguen siendo las 2 principales figuras: Massa mantiene su estándar, mientras que el presidente baja la imagen positiva.

En síntesis: un panorama estable pero negativo, con varios indicadores en deterioro como el humor social y las expectativas a futuro. Visto este escenario tampoco parece aplicable la conocida sentencia de Menem “estamos mal pero vamos bien”. Acá debería ser “estamos mal y no sabemos cómo sigue”.

Más allá de todo lo comentado sobre si el segundo semestre iba a ser o no el punto de inflexión para la recuperación económica, lo cierto es que ya se consumió el aguinaldo y la primera cuota de incremento salarial según los convenios colectivos, y la máquina no termina de arrancar. Eso se refleja claramente en este diagnóstico.

Desde el punto de vista psicosocial, cuando la gente se asusta no consume, y a partir de ahí nada encaja. Esto va acompañado de varios consensos entre los economistas: 1) la inflación no va a bajar rápido, 2) las inversiones que movilizan van a tardar, 3) los dólares no van a llover, y 4) las obras públicas tienen mucha mora.

Ya no se puede decir que es un gobierno de expectativas. El tarifazo del gas todavía no se aplicó, pero el costo político pasó la factura al contado con todo lo que eso implica en materia de expectativas. Eso hace que el sambenito de gobernar “para los ricos” se haya acentuado.

Nadie dijo que iba a ser fácil. La herencia recibida no era precisamente para festejar. Ese no es el punto. El gobierno seguirá teniendo la paciencia de la mayoría de su lado hasta fin de año.

2017 será otro cantar. ¿Seguirán siendo válidas las estrofas de Riff?

Publicado originalmente en 7 Miradas:http://www.7miradas.com/?p=29160