domingo, 14 de mayo de 2017

Macri reloaded

Tema eternamente pendiente. En textos anteriores dijimos que la estrategia electoral de Cambiemos era tratar de torcer el eje de discusión económica a cuestiones políticas.
Pero es más fácil decir que hacer. Desde hace diez días que el Gobierno se encuentra entrampado en una rarísima discusión en torno de los derechos humanos de los acusados por crímenes de lesa humanidad, en la que no parece tener una posición clara ni siquiera por oportunismo. Da la sensación de que se trata de una discusión tan lejana a sus preocupaciones que no tiene postura tomada ni medidos los riesgos u oportunidades de cada una de las opciones a seguir.
Más allá de las posturas que se puedan tener, en la política argentina hay temas que no se pueden ignorar, como éste o Malvinas.
Un día, volvió la inseguridad a la tapa de los diarios. El rapto de un joven en Beccar puso en el tapete una seguidilla de una treintena de secuestros, sin que se le pueda poner coto a la situación.
Relacionado al hecho o no, en este mismo lapso de tiempo se produjo la salida de los jefes de las policías porteña y bonaerense.
Previamente, se presentó una extraña situación en la que el fiscal que investiga la corrupción policial platense apareció amedrentado en dos oportunidades en episodios que generaron más sospecha que escándalo en la opinión pública.
En cuanto al comisario Potocar, fue apresado y renunció desde la prisión, en una denuncia liderada por un fiscal muy cercano a la dirigente oficialista Lilita Carrió. Otra rareza.
Hablando de Carrió, esta semana tuvo la de cal y la de arena con el fallo de la Corte Suprema por el 2x1 y la declaración del "dolleiro" Leonardo Meirelles, que volvió a involucrar a Gustavo Arribas en la causa Odebrecht por el soterramiento del FFCC Sarmiento; hace rato que Carrió apunta contra el titular de la AFI.
El Presidente, que necesita empezar a trabajar más intensamente para la campaña, pedía la toalla y le llegó en forma de viaje a Emiratos Arabes, China y Japón.
La Ruta de la Seda ofrece oportunidades en forma de venta de carne y de inversiones en infraestructura local, sin contar con el baño de bronce que le ofrecerá una cobertura de prensa que lo mostrará con Xi Jinping y Vladimir Putin, entre otros 30 altos dignatarios del mundo.
El que lo miró por TV es Donald Trump, quien no descansa buscando novedades en torno del llamado Rusiagate, que se cobró en los útimos días al jefe del FBI (como dice Willy Kohan, el mundo se parece cada vez más a la Argentina), James Comey, por incompetencia; la oposición asegura que Comey investigaba la profundidad del vínculo entre Trump y Rusia.
En pleno revuelo, un ciberataque se abatió sobre cientos de miles de computadoras en todo el mundo. Es muy difícil saber de dónde vienen y a dónde van esos misiles virtuales.
Volviendo a la gira asiática, podríamos sospechar que Mauricio Macri tal vez partió distraído por los problemas que dejaba en la Argentina. De lo contrario, no se explica cómo permitió que la Primera Dama llegara con ese sensual vestidito de fiesta que hacía tanto contraste con su par china, vestida de gala para recibirlos. Son detalles, nomás.
Lo que no parece ser un detalle es la manera en la que van cambiando las autoridades de las cámaras empresariales argentinas. En la semana que se fue, Charly Blaquier, Alejandro Bulgheroni, Eduardo Costantini, Marcos Galperín, Martín Migoya y Luis Perez Companc ingresaron o regresaron a AEA. El oficialismo insiste en renovar la dirigencia empresarial vernácula, esperemos que sea para una mayor gobernabilidad.
Macri reloaded. Como podemos observar, el mundo empezó a girar con tan aceleradamente que logró aterrar a los electorados. No tanto como para girar a la derecha, pero sí para llamar la atención de los líderes mundiales.
Trump fue la sangre que llegó al río, flujo que se cortó en Holanda y en Francia, en donde dos a uno eligieron la opción liberal.
Parecería que estamos presenciando la fase final del sistema capitalista y que ingresamos vertiginosamente en una espiral que descarta a los trabajadores primarios y secundarios, pero que empieza a ser mezquino con los terciarios, puesto que se imponen formas de trabajo y de transacción desconocidas hasta el momento.
Uno supone que las expresiones de derecha lo que piden es ralentizar este proceso. Lo hacen al clamar contra la inmigración que compite laboralmente; rogar por sus industrias y por la manera en que su desaparición modificó su cultura, y al protestar contra la burocracia acomodada y contra la prensa, preocupada por otros menesteres como las que plantean las nuevas e influyentes expresiones minoritarias.
La asunción de Emmanuel Macron, una especie de Macri reloaded, a mi juicio, lejos de demorar podría acelerar el proceso de cambios que vive el mundo. Curiosa coincidencia con el centenario de la Revolución Rusa cuyo líder, Vladimir Lenin, proclamó a modo de lema que "cuanto peor, mejor".+)

jueves, 4 de mayo de 2017

Caza mayor

Como venimos comentando, los temas de actualidad van abandonando la economía y centrándose en la institucionalidad, seguramente por impulso del Gobierno.
Aunque es difícil pensar que haya sido el oficialismo quien haya motivado a la Iglesia, en su Asamblea Plenaria, a pedir el diálogo para cerrar las heridas derivadas de la guerra fraticida de los 70 que antecedió por horas al fallo sanador de la corte Suprema de Justicia por el cual se aplica el 2x1 también a los crímenes de lesa humanidad, con lo que pone fin a quince años de revolver la herida de las desapariciones y los crímenes del terrorismo.
Tampoco parece un acto oficial el ataque al fiscal Fernando Cartasegna, que investiga la corrupción policial bonaerense en La Plata (vaya coincidencia), ni la denuncia de Campagnoli contra el comisario capitalino Potocar.
Sin embargo es probable que el principal instalador de temas, que es el Gobierno, apunte sus cañones a la guerra contra las mafias sobra la que piensa apoyar el peso de la campaña electoral de este año.
Tal vez por eso se anticiparon a producir el enroque en la Procuración General del Tesoro.
Es que hay muy poco para ofrecer en materia económica. El presidente Macri lo reconoció ayer en Santa fe, al inaugurar un Metrobus: "no es sostenible" el déficit fiscal sin corregir la coparticipación federal. Mientras que el ministro Dujovne aportó que tampoco puede hacerse una reforma fiscal que no sea gradual. Ergo, la oferta económica es de ajuste más o menos abrupto.
La ciudadanía puede conformarse con salir a cazar corruptos.+)