lunes, 26 de junio de 2017

RIPeronismo


En principio, todo apunta a que el resultado de la elección bonaerense será consecuencia de la consagración o derrota de la elección nacional.
En ese sentido, la jugada divisoria de Cristina Fernandez de Kirchner parece hecha a la medida de los deseos de Mauricio Macri, porque parte en tercios al peronismo. Pero, ¿qué es el peronismo?
¿Es un corpus ideológico? De alguna medida, las raíces fascistas del peronismo caracterizan al movimiento, pero no es algo exclusivo del partido justicialista ni de sus herederos naturales; de hecho, el cristinismo abreva en fuentes progresistas que nunca convergerían con un partido con tales principios. Tampoco se puede pensar que Florencio Randazzo o el ex ucedeísta Sergio Massa sean principalmente fascistas. Lo que tienen en común con el movimiento creado por el Duce es la primacía del pragmatismo en la persecución y ejercicio del poder. Pero, ¿eso solo es el patrimonio del justicialismo?
¿Será entonces un partido? Queda claro que no.
¿Un movimiento? Es un concepto tan laxo que sirve para definir cualquier cosa.
¿Un legado? ¿de quién, de Perón? Cristina no lo reivindica, como sí hace con Evita. Como los setentistas.
¿Porqué toda esta disquisición? Para concluir que hace rato que el peronismo no significa nada concreto; que es sinónimo de populismo, nomás, y que si algo quedaba del peronismo, terminará por desaparecer este 2017. Una crisis que empezó en 2013, con la presentación simultánea de Carlos Menem, Adolfo Rodríguez Saa y Néstor Kirchner, y que concluyó sin defensores reales este año.
Cristina logrará cumplió su sueño de ser ella quien terminó por destruir los últimos despojos de poder real que allí permanecían.+)

viernes, 23 de junio de 2017

Las razones del dólar


No soy muy ducho en cuestiones económicas, pero creo que hay que escuchar a la gente que sabe y a los que están más informados para sacar una conclusión.
Uno que sabe es Eduardo Costantini. Destacado y criterioso empresario, de fuerte perfil financiero, dio definiciones hace unos 20 días en el programa de Juan Pablo Varsky acerca del atraso del dólar. Dijo que era producto del gran endeudamiento que, para sobrellevar el déficit, llenaba de dólares el mercado.
El manejo de información económica es casi un monopolio de Willy Kohan, que en su columna habitual en El Cronista señaló a este endeudamiento como el culpable de la baja de calificación impuesta por Morgan Stanley a nuestro país: "El problema para la inversión no es solo el supuesto regreso de Cristina y lo que significa en términos de dificultades para profundizar la modernización de la Argentina. Aun ganando el Gobierno las parlamentarias de octubre, subsisten severas dificultades macroeconómicas que dificultan las inversiones y el repunte de la actividad, y que no está muy claro cómo serán abordadas por la administración Macri con el tono del gradualismo que ha caracterizado hasta ahora su mandato.
"Financiar el déficit fiscal que no baja y para muchos analistas sigue subiendo con dólares del mercado financiero genera atraso cambiario y altas tasas de interés en pesos. Argentina es cara para invertir y tiene un régimen impositivo y laboral asfixiante para el que trabaja y produce. Tampoco repunta el consumo porque la inflación no cede del todo y cada tanto los aumentos de tarifas y transporte para eliminar subsidios barren con el poder adquisitivo. Para peor, los argentinos que tienen capacidad de consumo lo hacen, pero en Chile, Uruguay, Asunción o Miami, donde todo cuesta un tercio o la mitad que en el país".+)