martes, 19 de junio de 2018

Aniversario simbólico

Foto: La Gaceta Salta
El 20 de junio de 1820 se recuerda el fallecimiento de Manuel Belgrano.Su vida refleja dos aspectos muy valiosos: su adhesión a una causa contrapuesta a sus intereses profesionales, ya que él no era un marginal del sistema; y el otro, su ductilidad, dado que era abogado y no dudó en asumir la responsabilidad militar de encabezar el Ejército del Norte. Era un profesional que supo convertirse en revolucionario y también conducir un ejército.
Como hombre de negocios que era, supo dar paso a la austeridad de la función pública y de morir pobre luego de haber dado todos sus bienes a un proyecto de nación aún incipiente.
Y lo recordamos por algo tan valioso hoy como entonces: la creación de un símbolo visible para guiar a las fuerzas en el campo de batalla; la institución de un emblema que trasmitiera por sí sólo los valores y el coraje de un pueblo: la bandera.
En estos tiempos líquidos podemos verla e identificarnos con ella en un estadio y emocionarnos cuando se la viste en forma de casaca deportiva.+)

viernes, 15 de junio de 2018

Un siglo de traformaciones traumáticas


El 15 de junio de 1918 estallaba la Reforma Universitaria en Córdoba que abría el gobierno universitario a una mayor participación de los estudiantes y que pregonaba la autonomía universitaria, el cogobierno, la extensión universitaria, la periodicidad de las cátedras y los concursos de oposición.
Paralelamente, la Universidad de Buenos Aires introducía modificaciones en forma silenciosa.
A un siglo de producidas tales modificaciones habría que analizar el resultado de la participación de los estudiantes en el gobierno universitario, ya sea en el armado del plan de estudios como en la selección de profesores, por ejemplo.
Esta clase de protestas tienen efectos catárticos y muchas veces sirven para calmar los espíritus y emprender nuevos caminos. Pero medio siglo después se produjo el Mayo Francés y un año más tarde sucedió la versión argentina, el Cordobazo.
Está claro que lo que ha perdido fuerza durante este siglo es la autoridad académica. En los colegios se puede ver con ve nitidez el trato que los alumnos y sus padres dan a los docentes. Estos, por su parte, ya no viven en forma honorable; son humildes proletarios de la educación y sus agremiaciones son elocuentes al respecto.
Aquella célebre Reforma Universitaria de 1918 suele ser identificada como uno de los efectos producidos por la Ley Saenz Peña de Voto Universal, Secreto y Obligatorio, sancionada cuatro años antes y que permitió el acceso de las grandes masas y sectores populares al poder, personificado en la presidencia radical de Hipólito Yrigoyen.
En el mundo sucedían hace un siglo la Revolución Rusa y, poquito después, la Primera Guerra Mundial, con la consecuente modificación del poder mundial que derivó un cuarto de siglo después en la Segunda Guerra Mundial, de cuya posguerra emergieron la Guerra Fría; su reacción, los afiebrados 60; la Carrera Espacial, y una serie de invenciones tecnológicas que transformaron la cultura, la economía y las instituciones políticas y sociales.
Pasaron 50 años del Mayo Francés y las transformaciones culturales siguen estando a la orden del día, como si fuera algo novedoso y positivo.
¿No bastó un siglo de enormes transformaciones para que el mundo empezara a despertar a una nueva era? ¿Cuánto más debemos esperear? ¿Qué más sucederá?

Recomiendo leer "Del mito de la reforma de 1918 a la necesidad de un nuevo cambio", por Rogelio López Guillemain, La Prensa 27.06.2018

jueves, 14 de junio de 2018

Matador

Foto: Cronista.com
Hoy comienza a disputarse la Copa del Mundo en Rusia.
Un 14 de junio hace 40 años Mario Alberto Kempes, “el Matador”, hacía los dos goles a Polonia en Rosario -nos habían ganado en la edición anterior- y nos proyectaba hacia la primer conquista argentina en la historia de los mundiales.
Para quienes éramos chicos, esos recuerdos son imborrables. Gritamos, sufrimos y reímos y, por un momento, todos tiramos para el mismo lado, a pesar de que para muchos el término "Matador" significara algo terrible por esos días.
El deporte, como las bellas artes, pueden construir puentes hacia donde parece imposible llegar; y, entre los deportes, el fútbol es pasión de multitudes.
Que esto sirva para matizar los sentimientos de los muchos que hoy quedamos desgarrados por el resultado de la votación en Diputados en favor de la Legalización del Aborto y para quienes eso del "Matador" cobra nuevamente otro significado.
Aprendamos a perdonar, a dar vuelta la página y a amar a nuestros hermanos por sobre todas las cosas.
Que el fútbol no sea solamente un divertimento, una distracción, sino el motivo para encontrarnos con nuestro prójimo y, más allá de las diferencias, dejarnos confundir en un abrazo.
Dios quiera que, en los próximos días, podamos volver a gritar todos juntos "¡Vamos, Argentina!"

lunes, 11 de junio de 2018

G7: esta imagen lo dice todo

Bundesregierung/AFP / Jesco DENZELFoto tomada por un fotógrafo oficial para el gobierno alemán, el 9 de junio de 2018 en La Malbaie, en Quebec, del presidente estadounidense Donald Trump, sentado, frente a la canciller alemana Angela Merkel y los otros participantes del G7

¿Una fotografía para la historia? La imagen viral difundida en el G7, donde Donald Trump parece enfrentado al resto del mundo, resume las nuevas fracturas occidentales pero da lugar a todo tipo de interpretaciones.
"Occidente conmocionado", titulaba el lunes el diario alemán Tagesspiegel junto a la imagen, tomada por un fotógrafo oficial que trabaja para el gobierno alemán y difundida en las redes sociales por el portavoz de la canciller Angela Merkel.
El presidente estadounidense "agrede a los socios de Estados Unidos ¿el G7 está acabado?", se preguntaba el diario berlinés.
Esta imagen, digna de una composición pictórica, fue una de las más compartidas, comentadas y parodiadas en las redes sociales. Parece sintetizar más que todos los discursos el estado del mundo tras el fiasco de la cumbre de países industrializados en Canadá.
Fue tomada por un fotógrafo alemán premiado con el World Press Photo, Jesco Denzel, especialista en fotos y retratos oficiales.
Su amplia difusión por el gobierno alemán responde a un claro objetivo de comunicación: mostrar la firmeza de Merkel, a la que se ve rodeada por los otros dirigentes del G7. Inclinada hacia adelante, con la manos sobre la mesa, parece encararse a Donald Trump, o incluso reprender al jefe de Estado norteamericano sentado frente a ella.
"Donald, la próxima vez que tuitees una tontería te vamos a confiscar el teléfono ¿lo entiendes?", ironizaba en Twitter el ex primer ministro belga, Guy Verhofstadt.
Para el semanario alemán Der Spiegel, es "una gran victoria de relaciones públicas para Alemania". "En política, no sólo los contenidos son importantes, las imágenes también lo son", agregaba.

- 1-0 a favor de Trump -
Sin embargo, las interpretaciones de esta escena divergen según los analistas, muchos de los cuales ven a Donald Trump como el vencedor en esta imagen.
"1-0 a favor del presidente estadounidense", considera en Twitter Elisabeth Wehling, especialista en Ciencias Políticas y Lenguaje de la universidad de Berkeley, en California.
Trump "permanece sentado mientras los otros presentes están de pie", subraya la experta, como un modo de "afirmar su propia autoridad".
Además, en la imagen Trump parece ignorar a Merkel, que se dirige a él, y escuchar en su lugar al presidente francés Emmanuel Macron, situado a la derecha de la canciller.
Para el entorno del presidente estadounidense, la imagen de Trump impasible, con los brazos cruzados, demuestra su firmeza.
"Otro de esos G7 en los que los otros países esperan que Estados Unidos sea eternamente su banquero. El presidente les dice claramente que se ha acabado", tuiteó John Bolton, consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca.
El sentimiento que predomina en Alemania tras este G7 dramático es el del fin de una época, el de un corte en las relaciones transatláticas, el paradigma sobre el que el país se había reconstruido tras la Segunda Guerra Mundial.
El jefe de la diplomacia alemana, Heiko Maas, consideró que Trump, al retirar su apoyo al comunicado final de la cumbre, destruyó "muy rápidamente una cantidad increíble de confianza" mutua.
Pese a rechazar la idea de un fin de las relaciones con Estados Unidos, Merkel, hasta ahora una gran defensora de la Alianza transatlántica, dijo el domingo por la noche que el presidente norteamericano dio "un paso decisivo".
Poco a poco, la canciller se acerca cada vez más a la visión de una Europa poderosa y soberana: acaba de aceptar la idea de una fuerza de intervención común europea y el domingo por la noche llamó a Europa a defender mejor sus intereses, "so pena de ser aplastada en un mundo donde dominan los polos muy fuertes".+)

domingo, 3 de junio de 2018

El Papa que fue bueno



El 3 de junio de 1963 moría Juan XXIII, llamado el Papa Bueno.
Ignoro si esto de llamar Papa Bueno al Santo Padre resultó exclusivamente de la visible bonomía de Pontífice o si del contraste que su simpatía producía respecto de sus antecesores.
Giuseppe Roncalli fue elegido el 28 de octubre de 1958. Al año inició la preparación del Concilio Vaticano II, en cuyo discurso de apertura se puede advertir las intenciones de adecuación de las formas de expresión del mensaje de la Iglesia a los nuevos tiempos.
Durante sus casi cinco años de papado, "el mundo entero pudo ver en él una imagen auténtica del Buen Pastor. Humilde y atento, decidido y valiente, sencillo y activo, practicó los gestos cristianos de las obras de misericordia corporales y espirituales, visitando a los encarcelados y a los enfermos, acogiendo a personas de cualquier nación y credo, comportándose con todos con un admirable sentido de paternidad. Su magisterio social está contenido en las Encíclicas Mater et magistra (1961) y Pacem in terris (1963)", dice de él su perfil biográfico en la página oficial del Vaticano.
El estilo de Juan XXIII en su momento fue tan revolucionario como lo es ahora el de Francisco. Desde entonces, la Iglesia procuró lograr una mayor sintonía con el mundo contemporáneo. Paulo VI también buscó quitarse la imagen de monarca y de mostrarse cercano de los más necesitados. Juan Pablo II fe, además de un inmenso líder mundial, un gran comunicador social, sin ceder en la ortodoxia de su mensaje religioso. Benedicto XVI privilegió el vigor del mensaje cristiano por sobre las formas, como eximio teólogo que es, pero sus decisiones en materia de reforma de la curia fueron decisivas para ponerse a la burocracia vaticana en contra -que, tal vez, motivaron su temprana renuncia-, y denunció y quitó cualquier tipo de protección para los sacerdotes y religiosos abusadores. Francisco hizo más hincapié en adecuar sus gestos y palabras a las demandas de la población mundial, aunque mantuvo la firme decisión de reformar la estructura del poder papal al colegiar la conducción cardenalicia y de depurar a la Iglesia de actitudes contrarias a la corrección política.
Se podría decir que desde hace unos 60 años que la Iglesia emprendió un camino de aggiornamiento permanente. Los papas se volvieron viajeros y se acaercaron mucho a la gente comun, al punto de tener una opción preferencial por los pobres. 
La transformación eclesiástica es continua, al punto de que parecería que todavía seguirá experimentando grandes cambios institucionales.+)